Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Migración y remesas
Miércoles 2 de Diciembre de 2015
A- A A+

Un reciente reporte del Pew Research Center, un think tank estadounidense, afirma, con cautela, que la migración mexicana a Estados Unidos ha llegado a tal punto de inflexión que se ha revertido. Son más los mexicanos que están retornando que los que se están yendo. La noticia tiene varias aristas que no pueden ser simplificadas.
Igualmente, el último informe del BBVA-Bancomer, basado en las cifras del Banco de México, revela una tendencia al alza en los envíos de remesas, tanto en volumen como en número de remisiones. Los datos llaman la atención porque después de la crisis de las hipotecas la recuperación del empleo migrante ha tenido altas y bajas.
Comparativamente, ambos reportes, reversión de la migración y aumento de las remesas, ofrecen un panorama contradictorio que lleva a suspicacias. Las ideas vertidas por el Pew Research Center, migración en reversa y retorno de migrantes, no pueden ser tomadas literalmente pues su contexto es mucho más complejo que las estadísticas.
El Pew Research Center sugiere tomar sus estadísticas con cuidado pues la falta de datos sobre la migración, tanto en México como en Estados Unidos, no permite hacer afirmaciones contundentes. Pero la difusión del reporte ya tuvo su efecto, tanto político como mediático. En algunos círculos dudan, en otros celebran, en unos más revisan el contexto.
Sin duda el contexto de la migración México-Estados Unidos es fundamental para entender tanto el retorno migrante como el alza de las remesas. Muchos de los migrantes que regresan lo están haciendo involuntariamente. Más de dos millones han sido deportados en lo que va de la administración de Obama. Dos tercios del total son mexicanos.
También hay migrantes mexicanos que regresan porque después de la crisis de las hipotecas (2008-2009) no han podido incorporarse al mercado laboral como en los años previos. El boom de la construcción fue crucial para muchos migrantes que ingresaron sin documentos a Estados Unidos después de 2001. En los últimos años la situación no ha mejorado.
No se trata solamente de migración masculina de retorno o deportada, también hay un creciente número de familias que están regresando debido a la deportación de uno de los miembros por ser indocumentado, o ambos, pero que tienen hijos o hijas nacidos en Estados Unidos y en México. El problema es más complejo que las estadísticas.
En el caso de las remesas, después de la crisis de las hipotecas que marcó la caída del boom de los pasados años, las fluctuaciones se han incrementado más allá de los conocidos factores estacionales. Los ingresos dependen de un mercado laboral que, como en el caso de la construcción, no ha recuperado su ritmo anterior.
Otros nichos de mercado se han estado expandiendo, como es el caso de las visas H2-A y H2-B, un mercado de trabajadores huéspedes regulado, acorde con investigaciones de El Colegio de Michoacán. Igualmente la dispersión geográfica de los mexicanos en territorio estadounidense ha abierto novedosos mercados laborales.
Los registros por ingresos de remesas del Banco de México no necesariamente muestran estas fluctuaciones de los mercados laborales. Es importante afirmar, de nuevo, que las estadísticas oficiales distorsionan las remisiones reales por remesas familiares pues la metodología no permite diferenciar los envíos. No sabemos qué es remesa migrante y qué no.
Asimismo, el volumen de remesas que llega a cada entidad federativa es ilusorio pues un determinado monto, nunca el promedio registrado por el Banco de México, llega a los hogares con migrantes. En el caso de Michoacán, actualmente el diez por ciento del total de los hogares recibe regularmente remesas, dato que cayó de cerca del doce por ciento entre 2000 y 2010.
Las remesas en muchos casos representan el único ingreso de las familias de origen de los migrantes, por lo que es falso que puedan ser orientados a inversiones productivas como los gobiernos estatales han pretendido en los últimos quince años. Alimentación, educación, salud, vivienda, exiguos ahorros permiten a los hogares un mínimo de bienestar.
El reporte del Pew Research Center reabre un debate que fue usado política y mediáticamente durante el gobierno de Calderón, quien celebró la supuesta migración cero. El reciente informe muestra el regreso de unos y la deportación de muchos migrantes, pero el problema es que en México las condiciones que generan la migración internacional han empeorado.
A nivel local, los retornados y deportados, familias, individuos, niños, enfrentan similares o peores contextos, los que los empujaron a emigrar. En tanto, los gobiernos municipales, estatales y el nacional poco o nada están haciendo, al menos para paliar la reinserción de los migrantes. Este es el impacto real de las cifras de la reversión de la migración.
Obviedades. 1. Mitofsky, el encuestador arropado por las élites políticas y económicas, poco tiene que decir sobre la realidad social, política, económica y cultural mexicana. Es una rémora que tiene buenos amigos. 2. El affaire Escobar tiene dos vías: limpieza mediática del inculpado, por eso el trascendido y el rumor se convirtió en explicación de primera plana y escándalo de columnistas gobiernistas que cuestionan el debido proceso y salida política para limpiar el área y al jefe que se la encargó por pagos políticos PRI-PVEM y que abrió un boquete entre las organizaciones no gubernamentales y el gobierno de Enrique Peña Nieto. 3. Podrían ser plausibles tanto el homenaje a las mujeres mexicanas fallecidas en los recientes atentados de París como el contenido del documento “Compromisos de mitigación y adaptación ante el cambio climático para el periodo 2020-2030”, pero es notable la hipocresía ante cientos, miles de mujeres asesinadas cada año en México, por quienes no doblan las campanas gubernamentales y las alertas de género son simple cantaleta mediática, y los daños que por la entrega de nuestros recursos naturales implicará, como aportación distinguida de México a la debacle de nuestro país y la tierra. 4. La educación pública, en todos sus niveles, está a punto del colapso. Grandes déficits la aquejan, profesorado mediocre, estudiantes con serios problemas de aprendizaje y práctica. Pero en el caso de la UMSNH, con algunas excepciones, se sigue agrediendo la posibilidad de una institución de auténtica educación superior, que se distinga de tanta institución patito que abunda en Morelia y en Michoacán, que cobra buenas mensualidades y forman mediocres profesionistas. El bloqueo del SPUM a un reglamento que cuestiona la mediocridad y pésima formación de profesores que obtienen grados de esas e incluso instancias extranjeras, pinta a muchos de sus supuestos académicos como son realmente. 5. El reverso de la migración mexicana tiene su contraparte en las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) de Estados Unidos: en los meses pasados se incrementó el número de niños no acompañados y familias detenidas en la frontera México-Estados Unidos. Comparativamente, durante el primer mes de los años fiscales 2015 y 2016 (Ejercicio Fiscal en Estados Unidos va del 1º de octubre del año anterior al 30 de septiembre del siguiente), los niños no acompañados crecieron 97 por ciento y las familias, 179 por ciento.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera