Alejandro Vázquez Cárdenas
La violencia del Islam radical 2
Miércoles 2 de Diciembre de 2015
A- A A+

Continuando con el tema del Islam tratado en la entrega pasada, ahora expongo algunos datos con los cuales intento dar un panorama sencillo de un problema muy complejo.
Es una realidad, el mexicano poco lee; el grueso de la información que tiene un ciudadano promedio viene de los medios masivos de comunicación, básicamente televisión y radio, en menos proporción los medios impresos, periódicos y en menor número revistas especializadas. El resto de la información proviene de pláticas y comentarios con personas del medio familiar, fobias y filias de los padres, de algunos maestros en las escuelas y el resto viene de pláticas con amigos y conocidos.
Van algunos antecedentes para entender la violencia del Islam fundamentalista: después de la Primera Guerra Mundial los grandes imperios coloniales (Inglaterra, Francia y el Imperio Otomano) desaparecen, se crean diversos estados de fronteras inestables que nunca estuvieron totalmente en paz; después de la Segunda Guerra Mundial, con la victoria de los Aliados, en el Oriente Próximo ( Medio Oriente para Estados Unidos) aparece el nacionalismo árabe y luego el fundamentalismo islámico que empeora con la creación del Estado de Israel. Surge la riqueza petrolera y los países árabes entran en una dinámica de guerras con el recién creado Israel, siendo la más desastrosa (para los árabes) la llamada Guerra de los Seis Días, donde perdieron de todo, todo. Desde entonces los conflictos entre Israel y Palestina, además de otros países árabes, han entrado en una espiral de violencia progresiva. Para colmo, la Guerra del Golfo, en 1991, y la invasión a Iraq, han dejado un severo problema de humillación y resentimiento. El Islam es una civilización que se considera a sí misma superior moral y culturalmente a Occidente, pero que vive dolorosamente obsesionada por la inferioridad de su tecnología y poder.
El problema con el Islam ha empeorado con la aparición del fundamentalismo de origen wahabita, corriente sunita originada en Arabia Saudí. Esta variante, que de origen era relativamente tranquila, ha sufrido una notoria radicalización y reclama una interpretación purista del Corán y por lo tanto la aplicación de la Sharia a todos los aspectos de la vida. Por si esto no fuera suficiente, ha reaparecido un brote del salafismo, variante aún más radical del Islam.
Para entender su manera de pensar es obligado recordar que los musulmanes consideran el Corán como la palabra de Dios, revelada, en vivo y en directo, a un arriero de camellos analfabeta, Mahoma, por medio del arcángel Gabriel, y dado que el mismísimo Dios en persona es al autor, el texto es por lo tanto absolutamente infalible. El problema es que en uno de sus textos, el Corán nos avisa de la existencia de un juicio para las naciones \"corrompidas\" por la riqueza, el poder y el orgullo, y claramente señala que si no se reforman serán castigadas con la destrucción o serán sojuzgadas por los pueblos más virtuosos. No hace falta aclarar que los pueblos corruptos son Occidente, concretamente Estados Unidos, Francia y sus aliados, y obviamente los pueblos virtuosos son ellos.
En los años recientes han aparecido varios grupos fundamentalistas islámicos, siendo el más conocido el denominado Al Qaeda, liderado por Osama Bin Laden, cuya acción más visible fue el atentado a las Torres Gemelas. Posterior a Al Qaeda aparece el Estado Islámico, ultraviolento y sanguinario grupo terrorista de naturaleza fundamentalista, wahabita, autoproclamado califato y asentado en un amplio territorio de Iraq y Siria. El grupo es controlado por Abu Bakr al Baghdadi, autoproclamado califa de todos los musulmanes y cuyo (des)propósito es instaurar un califato mundial bajo la ley de la Sharia.
El asunto no es sencillo: intervienen pobreza, ignorancia, ambición, fanatismo, violencia y resentimientos ancestrales. No hay soluciones sencillas, los bombardeos a las posiciones yihadistas en Siria e Iraq pueden ayudar, pero si se desea acabar de raíz con ISIS inevitablemente se tendrá que invadir y ocupar físicamente el territorio controlado por los fanáticos. Mal asunto.

drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?