Martes 8 de Diciembre de 2015
A- A A+

Esta vez no fue Pitia la sacerdotisa, fui yo, frente a Delfos, en el templo de Apolo, descifrando las respuestas del oráculo; los dioses han dejado a los hombres en plena libertad a merced de sus pasiones, les han dado la locura a manos llenas, sembraron la tierra de avaricia, llenaron de veneno la tierra, el aire, el agua y el calor del fuego derritió los hielos, han encontrado las razones del odio, la pólvora y el hierro dominan las sombras con estruendos, la ceniza dibuja los contornos de las antiguas civilizaciones, las mentes alteradas, en total embrutecimiento moral, con armas en la mano, se dicen redentores. ¡No, no, no! No es Arteaga, ni Buenavista, ni Aguililla, es el mundo entero labrando un futuro incierto, negando la verdad de la justicia, lanzando puños de miedo frente a millones de manos abiertas que piden pan y clemencia; las palabras del discurso son huecas, sin prestigio ni credibilidad; vivimos en continuo vaivén entre la simulación de las virtudes y el amor a los vicios. ¡Basta ya de oráculos malditos!, hablemos de otra cosa, hablemos del amor y la belleza, hablemos de las flores y los frutos, de la delicia del agua cristalina, hablemos por los ojos y de los ojos hermosos que contemplamos cada día, de las alas de las mariposas, de los colibríes, del sabor de una naranja recién cortada o de una chirimoya suculenta, hablemos de la sombra de los bosques, del aire que peina las pineras, del pájaro carpintero y de las ardillas, de los caballos a galope; no voy a hablar de moradas de luz para los serafines, ni de mover a México hacia las cuentas bancarias de las transnacionales, ni la tardanza del Estado mexicano para aplastar con sus miles de armas las insurrecciones de grupos de delincuentes; no voy a empeñarme en buscar caminos hacia lo imposible, ni tampoco en resignarme a lo inaceptable, ¡no!, “más vale flaco en el llano que gordo en caballeriza”, tenemos la libertad, la libertad de la conciencia, la dura libertad de vivir en el llano, con la dignidad a cuestas, pero ésa cuesta y cuesta mucho, Michoacán esta rodilla en piso, frente al dinero que por obra y gracia del federalismo nos mantiene vivos, pues sin la Federación, Michoacán no tiene ni para pagar la nómina. Alguna vez pensé que si encontraban petróleo en Michoacán podríamos intentar un movimiento de independencia, pero no hay petróleo; los manifiestos redactados, el proyecto de Constitución, se perdieron en el olvido bajo los adobes destruidos por la bestia que tiró, previa venta, mi casa en Ario.
Los recuerdos arden en mi mente como llamas mansas que me martirizan, pero a la vez, de tanto tiempo ardiendo, se han vuelto caricias y a veces, como hoy, disfruto sentimientos que ya creía perdidos; como pájaros al árbol para pasar la noche, llegan las premoniciones, llegan las adivinaciones, llegan las alegrías y tristezas que han rajueleado mi vida. ¿Por qué se ha perdido la nobleza de la política?, ¿por qué se ha convertido en el pantano de la democracia?, ¿en manos de quién, en las mentes de quién, está nuestro destino? Los partidos políticos tienen lustros en decadencia y su caída no termina, son los acólitos de los sacerdotes que ofician el programa de reformas que una y otra vez vuelven a comenzar, un nuevo comienzo, como el mar del “cementerio marino” de Paul Valery, “la mar, la mar, siempre comenzando”. ¿Acaso no han buscado los hombres desde la antigüedad la fuente de la eterna juventud con la misma pasión que han buscado desde entonces la industria y el comercio? Pues seguiremos buscando la fuente de la eterna juventud, la industria y el comercio y nuestros exiguos presupuestos van en su búsqueda, en la búsqueda de un modelo deseado que sin lugar a dudas los michoacanos dejarán plasmado, previos los foros de consulta de La Huacana, Huetamo, La Piedad y pueblos que voy pasando, en el Plan de Desarrollo, que será el parteaguas del antes y después, por arte y magia de la planeación.
Una vez más la Costa vuelve a mentarse con un nuevo plan de Zona Económica Especial, privilegiada para el desarrollo, se vuelve a intentar una conurbación imposible con la unión guerrero donde la delincuencia ha tenido, tiene y tendrá sentados sus reales ¿Qué no se dan cuenta o no se quieren dar cuenta?, ¿por qué no se conurba de una vez La Unión, Cohahuayutla y Churumuco? Se habla de impulsar el desarrollo social en la zona de la desembocadura del Balsas pero con más recursos para despensas y 70 y Más, leche, hambre cero, becas y todo lo que se les ocurra no será posible, porque existen multitudes de pobres avecindados en la periferia de la ciudad y las tenencias, viviendo en ambientes semi rurales con atrasos ancestrales. ¿Quién es el valiente que va a invertir en pequeñas o medianas industrias en Lázaro Cárdenas, Zacatula o La Unión? El parque industrial de la pequeña y mediana industria no tiene industrias pero todo está vendido. la siderúrgica está castigada por paros técnicos, invasiones en la presa de jales, precios internacionales del acero a la baja sin perspectivas halagüeñas a corto plazo, la antigua contaminadora antes llamada Fertimex está a la venta, el puerto es el único que crece y se consolida, pero es un reducto ajeno totalmente a la ciudad y sus problemas, es cierto, van miles de tráileres por contenedores y vehículos importados, los larguísimos trenes caminan día y noche cargados de contenedores, ¿y que dejan a la ciudad y al municipio? No voy a hacer un recuento de los daños y flagelos que aquejan esa tierra tropical, esperamos resultados antes de tres años, cuando parta el que firmó los decretos. Allí también hay agricultura, pesca, ganadería y pequeña minería, por si no se han dado cuenta. Se habla del construir un nuevo puerto, “Puerto Balsas”, del lado de Guerrero, ahí donde estuvo el primer puerto desde la Conquista de los españoles llamado “Zacatula”, en la desembocadura del brazo derecho del Río Balsas, será un nuevo puerto para contenedores, entre los manglares y tierras feraces de Guerrero, porque acá en Michoacán, El Cayacal y lo poco que queda está politizado.
De aquel sombrío misterio con que fue concebido el gran proyecto de Siderúrgica Las Truchas, de hacer en Melchor Ocampo del Balsas un puerto, una carretera de cuatro carriles, una vía de tren y una ciudad planificada, con visión de futuro bajo la famosa teoría de los “polos de desarrollo” ya no queda nada. La realidad es otra, la siderúrgica es de un Marajá de Calcuta, la carretera es de cuota, el tren es de Kansas City y la ciudad planificada con visión de futuro es otra cosa, como es otra cosa la vida, el tiempo pasa vertiginoso y cambia las cosas, lo que hoy es mañana no será, hoy somos, mañana no seremos. Estoy frente a Delfos, en el fondo de la visión, encuentro una ventana abierta, en ella asoma un rostro de una mujer que esboza una leve sonrisa, es La Mona Lisa de Leonardo, que con su expresión, sus ojos, su boca, su placida belleza, evoca la esperanza, pero en el entorno que deja entrever el rostro, está el enigma y ese, hay que interpretarlo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana