Alejandro Vázquez Cárdenas
Silvano, el desencanto
Miércoles 9 de Diciembre de 2015
A- A A+

Existen discursos memorables pero son muy escasos; otros muchos son regulares, digamos que aceptables, pero a la gran mayoría los podemos ubicar en la categoría de mediocres o de plano basura totalmente desechable.
En la historia de la política mexicana uno de los mejores discursos que se recuerdan es el del licenciado José López Portillo en su toma de posesión el 1º de diciembre del ya lejano año de 1976, sustituyendo al ya para entonces muy desprestigiado Luis Echeverría Álvarez.
López Portillo, brillante y culto orador, personaje que podía citar, en su contexto, tanto a Platón como a Aristóteles, ese día dio una soberbia muestra de su capacidad oratoria, logrando convencer a la mayoría de los mexicanos de que una nueva etapa se iniciaba con su gobierno y quedaba atrás el atormentado México del echeverriato.
Pero oh desilusión, en menos de un año la dura realidad nos ubicó en nuestro miserable nivel y la ciudadanía, desencantada y desilusionada, le dio la espalda al presidente. No hace falta recordar los excesos de su gobierno, mismo que junto al sexenio de Echeverría casi destruyen a México.
No es ninguna novedad afirmar que Michoacán ha padecido por decenios pésimos gobernantes, y quizá los peores hayan sido Lázaro Cárdenas, Leonel Godoy y el nefasto binomio de Vallejo-Reyna. Nada puedo decir en su descargo. Ni siquiera Chema Mendoza Pardo es peor que ellos. Sólo el crecimiento impresionante y realmente imparable del crimen organizado, narcotráfico, extorsiones, secuestros, etcétera durante sus gobiernos basta para condenarlos.
Pero el tiempo transcurre y termina la pesadilla del PRI de Vallejo-Reyna y vienen las elecciones, confirmándose lo que siempre se ha sabido, que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen y Michoacán no es la excepción, triunfa el PRD con Silvano Aureoles olvidando los votantes, por las razones que sean, los antecedentes de ese partido desde hace tiempo hundido en el desprestigio.
Llega el momento y en su discurso de toma de posesión como gobernador Silvano Aureoles logra articular una aceptable pieza oratoria que medio convence a una buena parte de la audiencia, ávida de palabras de aliento en medio de la negra noche generada por el saliente binomio fatídico.
Se reconocen graves errores, se admite el severo problema de la corrupción y promete que ya no se tolerarán más los chantajes de la CNTE y de esos profesionales de la violencia, los indefendibles “normalistas” acostumbrados a bloquear y robar, un día sí y otro también. Promete cumplir y hacer cumplir la ley. Promete no más bloqueos y plantones. Promete no más chantajes. Promete meter en cintura a los profesionales del vandalismo, promete, promete y promete.
Pero no pasan más de unas semanas cuando, con enorme desencanto, la ciudadanía confirma que todo lo prometido quedó en eso, en promesas.
Hay ya un desencanto generalizado, los “normalistas” y los violentos de la CNTE ya le tienen tomada la medida. Fuera de acciones tibias y de corta duración, desactivando tardíamente bloqueo y plantones, su impunidad continúa. Cuanto ocasionalmente se detienen a algunos “normalistas” tardan más estos en ser detenidos que en salir en libertad. Disfrazan su temor con el nombre de “diálogo”. Y lo más grave, las muchas órdenes de aprehensión vigentes en contra de líderes de la CNTE en Michoacán duermen el sueño de los justos.
Por limitados que sean los votantes, ya deben entender que en Michoacán el PRD no es, ni ha sido, la solución, el PRD es parte del problema. ¿Qué nos queda? La ímproba y al parecer inútil tarea de exigir a este gobierno que cumpla sus promesas y si no, pues a esperar que en las próximas elecciones los michoacanos tengan un mejor juicio a la hora de votar. Lo verán los que estén vivos para esas fechas.
dvazquez4810@yahoo.com.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada