Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Foros de Consulta y Plan de Desarrollo
Viernes 11 de Diciembre de 2015
A- A A+

Se encuentra en proceso de realización diez foros Regionales de Consulta y Participación Ciudadana para la elaboración del Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021. Se trata de que los ciudadanos aporten su experiencia, opiniones y compromiso para construir un “mejor Michoacán”.
El contenido fundamental de estos foros son las llamadas “prioridades transversales”, equivalentes a los objetivos del Plan y que, definidas por el gobierno, pretenden incluir la reactivación de la economía y la generación de empleos “dignos”, “tender la pobreza”, la “inclusión y acceso de los más necesitados”. En total son nueve “prioridades transversales” consideradas, que buscan incluir los más variados temas, que se desplazan desde la preservación de los valores familiares hasta la “rendición de cuentas, transparencia y gobierno digital”.
De este modo, el Ejecutivo del estado, a través de la Coordinación General de Gabinete y Planeación, pretende atender el cumplimiento de lo dispuesto en la Ley de Planeación vigente, que en su artículo tercero fija los objetivos de la planeación estatal, orientándola hacia la transformación del desarrollo económico y social del estado, el fortalecimiento del régimen democrático, entendido como el “mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”, procurando el “desarrollo equilibrado entre regiones, municipios y sectores sociales”, buscando el “equilibrio de los factores de la producción”, que permitan la “estabilidad del proceso de desarrollo económico y social” de Michoacán.
Partiendo del diagnóstico del estado y de las diez regiones en que ha sido dividido, el gobierno identificó nueve “prioridades” que, como problemas, existen en la entidad, en un proceso de selección de entre múltiples necesidades de la sociedad michoacana. Como se han hecho y operado los planes de Desarrollo en el pasado, permiten inferir algunas conclusiones, como serían, entre otras, las siguientes:
Primera. Los planes son documentos de gran visión que contienen previsiones sobre lo que puede y debe hacer el gobierno. No son obligatorios para el sector empresarial, privado y social, como tampoco para el conjunto de trabajadores. En cambio, la administración pública estatal tiene que acatarlos obligatoriamente. No obstante, por su estructura y operatividad, los planes de Desarrollo nunca han tenido correspondencia con el quehacer gubernamental, que más bien responde a lo que es inmediato y pragmático.
Por otra parte, la Ley de Planeación establece en su artículo 16 que el Plan de Desarrollo “deberá elaborarse y publicarse dentro de un plazo que no excede de un año a partir de la fecha de toma de posesión del gobernador del estado...”; por tanto, el primer año se gobierna sin plan alguno, improvisando políticas, programas, proyectos y acciones, al margen de las visiones coherentes propias de un Plan Integral.
Segundo. Se ha señalado que los planes de Desarrollo constituyen un “catálogo de buenas intenciones”, toda vez que carecen de respaldo financiero que garantice el cumplimiento de sus objetivos y metas. Sin un presupuesto en función del Plan, sus compromisos se convierten forzosamente en buenos propósitos, sin viabilidad de cumplimiento. En el procedimiento legislativo para autorizar el Presupuesto de Egresos, el Plan carece de toda significación. Inclusive, el gobernador envía el Plan al Congreso, sólo para los fines de “examen y opinión”.
Tercero. A pesar de su acotada participación en su elaboración, los ciudadanos, la gente, no asume que los planes de desarrollo sean suyos, tanto cuando se hacen, como cuando se cumplen. Ello permite afirmar que los planes como se han hecho, carecen de sustento ciudadano, “que ni los mira, ni los entiende”. Queda solamente la capacidad de los altos funcionarios para comprender su significado y la importancia de planear en lugar de improvisar.
Finalmente, en relación con las “prioridades transversales”, habría que insistir en que no alcanzan a dibujar las preocupaciones para definir el futuro de todos los michoacanos, ese futuro que orienta el trabajo diario y que genera satisfacciones intimas por las avances que se logran. ¿Cómo será Michoacán en el 2021, cuando termine su período el gobernador Aureoles?, ¿qué es lo que desde ahora se debe hacer?
Las líneas y los proyectos estratégicos son indispensables. Aprovechar todas aquellas ventajas competitivas de Michoacán, como es el caso de la ciencia y la tecnología, las energías renovables, la minería y le turismo, en el marco de un gran acuerdo para la reconversión productiva, rural y urbana, rediseñando el campo y la industria reorganizando el minifundio y la microempresa para dotarlas de posibilidades de éxito en la competencia.
El Plan Estatal tendría que desagregarse por regiones y programas específicos, como serían entre otros muchos un programa contra la desigualdad, la pobreza, de conservación y aprovechamiento de los recursos naturales, para la ampliación del mercado interno, un programa para terminar con el desempleo y un programa que permita ser un pueblo culto para ser un pueblo libre.
Habrá que evitar que cuando se habla de planes integrales se intente decir todo para no decir nada. Sobre todo, planes de convocatoria y confianza, que se cumplan con seguimiento sistemático para que sus resultados sean evaluados por la propia gente.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El inicio de una nueva historia

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!