Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos
Martes 15 de Diciembre de 2015
A- A A+

La organización denominada Transparencia Internacional, como es público, es un organismo cuya función principal es denunciar y combatir la corrupción en lo general. Fue fundada en 1993 por, entre otros, George Moody, Fritz Heimann, Kamal Hossain, y por sus acciones y denuncias realizadas, Transparencia Internacional ha cobrado un enorme prestigio en todo el Universo.
En contraste con esta organización, en América nuestro país fue reconocido en el año 2003 no con una palomita blancam sino como el primero de los estados donde más se enseñorea la corrupción (de acuerdo con el Barómetro Global de Corrupción de Transparencia Internacional) y va de la mano con Argentina.
Entre los personajes mexicanos señalados por esta organización y que son famosos por por su truculencia y poca honorabilidad se encuentran, principalmente, Elba Esther Gordillo, Carlos Romero Deschamps, Humberto Moreira, Joaquín Guzmán Loera y Andrés Granier Melo, pero indudablemente que hay otros muchos que debieran encabezar y o participar en la lista de esta organización.
Desde luego considero que habría que separar de esa calificación al famoso, inteligente e internacional Chapo Guzmán, quien no tendría ni debía figurar en esta numeralia, pues no es lo mismo quien en su calidad de narcotraficante ha estado siempre en “jaque” y se ha jugado la vida infinidad de veces, consciente de que su ilícita conducta lo ha llevado a situarse frente a las puertas de la muerte en forma constante. Seguramente que es muy diferente a los otros personajes ya indicados que se han caracterizado por sus extravagancias, robado y asaltado con la complacencia y el contubernio y tal vez el respaldo de importantes personajes infiltrados en los más altos e importantes puestos de la administración federal del país y de los estados.
Desde luego que con mis comentarios no pretendo alabar conductas criminales, sino sólo resaltar que quienes han acumulado enormes fortunas al amparo del Poder Político son más criminales que el propio Chapo y señalaría que seguramente menos inteligentes que este famoso internacionalmente narcotraficante, que apenas alcanza una centésima parte de lo que poseen Slim o Bailleres.
En estos tres años de la administración federal se han presentado escándalos de corrupción que, independientemente de la cuantía en dinero, representan por qué nuestro país está como está: muchos miles de millones de dólares están en las manos de una iniciativa privada que se ha visto favorecida por gobiernos sin escrúpulo alguno y en contubernio con quienes mal han gobernado, de tal suerte que las fichas siempre se les quedan a ambos.
La lista presentada por Transparencia Internacional se queda muy corta y sin mucho esfuerzo podemos ampliarla con la seguridad de que nos arrastraría de frontera a frontera y de costa a costa, o hasta casi llegar al infinito. Para evitar caer a un pozo sin fondo, solamente marcaré, sin que la mancha en el tigre se distinga de las que ya tiene en todo su cuerpo, al excelso Carlos Salinas de Gortari, que se robó a la vista de todos, como si fuera el gran Harry Houdini, la Presidencia de la República. De ninguna manera se podía quedar atrás el borrachín de su sucesor que se auto prestó siendo directo de Banobras un millonario préstamo y quién sabe cuántas cosas más. Como ejemplo supremo tenemos a Fox o al último emperador, no porque haya superado a los anteriores, sino por su descarado comportamiento al dar instrucciones a su inferior para que aclare lo que a la vista de todos es más blanca que oscura. Los billetes marcados han volado de Veracruz hasta Toluca o viajar en automóvil hasta la gran capital, para no dejar las huellas digitales en las cajas de seguridad de los bancos y para cubrir la corrupción para que no sea ya no sea gran noticia en México.
“Michel Levy (analista económico), indica que los jefes de Estado, criminales, traficantes, utilizan cuentas secretas, fideicomisos, nombres falsos para blanquear entre 500 mil millones a 1.5 trillones de dólares a través de los bancos de todo el mundo”, confirmando que los jerarcas de estas instituciones son los más favorecidos o tal vez, los más corruptos.
¡Así, pues, por favor, no mezclen a El Chapo con esos rateros!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?