Aquiles Gaitán
Los ojos cerrados
Martes 15 de Diciembre de 2015
A- A A+

Días llegarán en que todos los pueblos de Michoacán dejen de ser objetos y se conviertan en sujetos de la historia, así como para los chilangos fuera de México todo es Cuautitlán, así para los morelianos, fuera de Morelia, todo es folclor, son pueblos objeto, que como los metales son maleables, dúctiles y tenaces, sujetos a consultas para ver qué quieren y qué se puede hacer, con eso de las cartas a los Santos Reyes.
Es tan vasto el panorama, que con una sola mirada no se puede cubrir el horizonte. Pero lejos de ver lejos, andamos jugando al gato y al ratón con los casi extintos delincuentes, a las “casitas” en la Avenida Madero y a coleccionar autobuses y tráilers de todos los modelos en los pueblos de Caltzonzin y Arantepecua; andamos cargando con el petate del muerto para asustar a los líderes de los “demoniacos” con las supuestas órdenes de aprehensión que no se ejecutan por el temor a que se digan víctimas de un criminal ataque. Cuando se prende la mecha de un castillo de pirotecnia, ya nada detiene la lumbre, aquello arde con rehiletes, buscapiés, luces de colores, el mensaje que aparece en la humareda y finalmente la corona que se desprende; a veces se ceba por malhecho o por estar mojado, pero eso ya es entrar en el terreno prosaico de los errores de siempre. Nadie prende la mecha de un castillo sin esperar que arda, o la mecha de un cartucho de dinamita con el estopín puesto, sin esperar a que estalle. Esto ya no se puede parar, so pena de que, como suele acontecer, la miel del panal chorree y apague la mecha prendida, suelten a los presos, fumen la pipa de la paz y siga la mata dando.
Este desenlace sería una victoria más de las llamadas victorias pírricas, igual que en la antigüedad la victoria de Pirro sobre los romanos, ¡que le costó tan cara!, que quedó para la historia su famosa frase: “con otra vitoria como esta, estoy perdido”.
¡Ah!, qué tiempos aquellos, ¿recuerda usted el famoso, digamos famosísimo Plan de Desarrollo Integral de Michoacán con el que un tal Castillo llegó comisionado por estas tierras?, ¿dónde quedaría?, ¿quién lo evaluó? Sacaré un botón para la muestra: del Plan General se derivó uno particular, el Plan Integral para el Turismo en Michoacán. 100 acciones y 150 millones, embajadores turísticos, competitividad turística, mecanismos de atracción a turistas, apoyo a las micro y pequeñas empresas turísticas, estrategia integral de promoción, proyectos de turismo, de naturaleza y cultural, desarrollo de nuevos productos turísticos, infraestructura turística y “vívelo para creerlo”, pues sí, estamos viviendo para creerlo, el sector turístico esta igual que todos, en crisis, dada su delicadeza y sutil equilibrio entre la seguridad y el disfrute de unas vacaciones; qué les parece si vamos a practicar rapel a los cerros de Aguililla, o de día de campo a los balnearios de Parácuaro, a esquiar a la presa de Chilatán, o en la de Zicuirán, a botanear a Nueva Italia, o a la orilla de la Laguna de Churumuco, o a recorrer las playas de Michoacán, o a pueblear a la Meseta Purépecha, al volcán, Paracho, Cherán o Arantepecua.
La conclusión sería, “que bonito es lo bonito”. ¿Qué otro plan sectorial de aquel plan integral le gusta para comentarlo? O ya de plano, para qué sembramos en el mar, dejemos pues que las autodefensas se extingan de viejos como los agraristas, que los pueblos vivan su vida cotidiana como puedan, que se gaste el dinero fiscal hasta donde alcance y cada quien haga lo que pueda, lo que quieran no, ¡eh!, porque caeríamos en el desorden.
Los sueños de derrocar al orden burgués de un proyecto de nación fallido se han perdido, han sido trastocados por la persecución de los rebeldes y los delincuentes, el desaliento cunde como cáncer sin remedio y mata las ilusiones, pero de aquí somos y aquí daremos la pelea; vivir sin pertenencia y sin identidad es morir poco a poco de tiricia, donde quiera que uno se vaya siempre tendrá los pensamientos en su tierra y, con ellos, la esperanza de que las cosas mejoren.
Las tasas de interés subirán, el dólar está subiendo, los precios suben y el salario baja, en la lógica elemental algo está fallando, pues si los trabajadores invierten su salario en artículos de primera necesidad y estos suben de precio, los salarios deberán subir, pero si suben los salarios, los patrones sacrificarán utilidades, gastarán mas y eso no lo van a permitir con facilidad, aquí entramos en el eterno conflicto de la espiral sin fin de precios, salarios y ganancias cuyas contradicciones están por encima de los conflictos locales de los pueblos objeto, es decir, estamos a dos fuegos, podríamos decir “fuego cruzado” pero evocaríamos la matanza de Apatzingán, entonces diremos a fuego manso y a fuego ardiente, los dos queman, pero cuando las llamas se juntan entonces se vuelve llamarada y esas no se apagan fácilmente.
Los michoacanos no somos ajenos a la tendencia política del sistema democrático hacia el totalitarismo, una vez que el poder se tiene entre las manos y requiere ejercerse, los apóstoles de la democracia se vuelven dictadores, se olvidan del partido y su ideología y gobiernan ellos y sus funcionarios, en nombre del pueblo, con el pueblo para el pueblo; las antiguas monarquías gobernaban en nombre de Dios, hoy estamos ante un acontecimiento histórico con la visita anunciada del representante de Dios en la tierra, que sin lugar a dudas dará un apuntalamiento a los gobernantes; el tiempo es corto para aplacar las agitaciones de los maestros, los mercenarios, cuando la ven prendida, dan media vuelta y se regresan, esta vez no será la excepción, pues al Mando Único lo manejan los titiriteros de siempre. Finalmente, estamos en manos de tropas ajenas, es decir, mercenarios.
Si se gobierna en nombre del pueblo, con el pueblo y para el pueblo, convoquemos al pueblo, en cada municipio a organizarse y hacer frente a cualquier grupo ideológico o delincuencial que altere nuestras vidas cotidianas, o en su defecto, esperemos resultados, sobre todo por la organización y la disciplina de las policías y las atinadas decisiones de la Secretaría de Gobernación.
Los diálogos se dan entre dos partes dispuestas al diálogo, dispuestas a negociar, ¿pero negociar desde la ilegalidad es diálogo o chantaje? El desorden de las escuelas Normales se ha convertido en usos y costumbres, pero recordemos que “con dinero baila el perro” y sin dinero, pues no baila.
¿Qué Navidad nos espera? Con esta situación que nos preocupa, ¿con qué gusto pone uno el nacimiento? Ya van a empezar las posadas y aquí no hay paz ni armonía y como dijo don Teofilito, ni habrá. Así es que cuidemos nuestras familias, unámonos entre nosotros y busquemos el diálogo con nosotros mismos; los momentos felices están al alcance de cada quien, simplemente, cierre los ojos para verlos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana