Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡La Policía siempre vigila!
Martes 22 de Diciembre de 2015
A- A A+

Tanto el Ejército Mexicano como la Marina y la Policía en lo general han sido ineficaces para apresar a los miembros de los diferentes cuerpos y organizaciones criminales que mantienen a los ciudadanos de todo el país en el temor generalizado, no obstante los enormes recursos económicos que el gobierno federal y los de los estados de la República han dispuesto para el combate y la extinción o disminución del crimen organizado.
Tal vez si esos archimillonarios recursos utilizados en la compra de armamento, equipamiento sofisticado (helicópteros, chalecos, vestimenta, camionetas, tanques, etcétera), principalmente a los Espantados Unidos, a efecto de fortalecer tanto a la Armada de México como al Ejercito Mexicano y a las diferentes policías, se hubieran utilizado para la generación de fuentes de trabajo, mejor pagadas que el raquítico salario que se ha traducido en archimínimo por efecto de la “apreciación del dólar”, no se mantendría al país en lo general en esta incertidumbre colectiva y desde luego, no comentaríamos bromistamente que en México, la Policía, la Marina y el Ejército no vienen cumpliendo con sus obligaciones constitucionales.
Lo anterior nos hace recordar que en la Ciudad de México, hace ya muchos años, hubo un programa de radio que se llamaba La Policía siempre Vigila, transmitido a nivel nacional por la estación de radio XEW, mismo que duró 28 años y que dio fin a su transmisión en 1969. Esta difusión radial consistía en dramatizar en un pequeño auditorio de las instalaciones de la radiodifusora, abierto al publico, los casos de famosos delincuentes tanto de los Espantados Unidos como de los que tenían su reinado en nuestro país, pero principalmente en la gran capital.
Prácticamente miles de familias completas lo escuchábamos alrededor de la radio y lo recuerdo precisamente en esta época debido a la repetición interminable de crímenes, asaltos a mano armada, robos, etcétera, en la que desafortunadamente muchos elementos de las organizaciones militares, policiacas y civiles encargadas de la seguridad pública en lo general han venido manteniendo cierta concomitancia con el crimen organizado, o bien no están cumpliendo con sus obligaciones debido a la incapacidad, falta de medios y capacitación o poca profesionalización de los mismos organismos y de su personal, que teniendo la obligación de combatir la criminalidad, no lo hacen adecuadamente o de plano, por estar en contubernio con los grupos delictivos, lo que nos hacía modificar el nombre por el que encabeza este escrito, e indicar que en lugar de vigilar, la Policía siempre está “en vigilia”; es decir, trasnochada o desvelada o incapacitada para llevar a los que están por encima de la ley a los centros supuestamente de rehabilitación social.
En la época de mención (1950-1970), criminales y ladrones eran conducidos, unos, al Palacio Negro de Lecumberri, y otros, los más peligrosos, a las Islas Marías, mismas que, de paso, certificamos que verdaderamente son de una belleza excepcional y que más que prisión son un verdadero “paraíso” que bien vale la pena conocer.
La antigua penitenciaría de la Ciudad de México, construida en la época porfirista como un centro seguro, moderno y de rehabilitación, en sus años ha dado “cobijo” tanto a periodistas y estudiantes que no han concordado con el gobierno como a famosos criminales, entre los que se cuenta a Gregorio Cárdenas, asesino serial, conocido como El Estrangulador de Tacuba, en 1940; a Higinio Sobera de la Flor, encerrado por el asesinato de dos mujeres; a Ramón Mercader, autor del asesinato de León Trotsky; a Gilberto Flores Alavez, asesino de su abuelo Gilberto Flores Muñoz y de su abuela, la señora Asunción Izquierdo, habiendo sido su abuelo gobernador de Nayarit y director de la Comisión Nacional de la Industria Azucarera, y desde luego a muchos estudiantes en la época de Alemán, de Gustavo Díaz Ordaz y de Miguel de la Madrid Hurtado, que fueron acusados por el inventado delito de “disolución social”, de robo, secuestro, etcétera, a efecto de dar un ejemplo nacional. Hoy en día la antigua cárcel está reconvertida en el Archivo General de la Nación.
En fin, la incapacidad manifiesta de los organismos estatales y nacionales encargados de la seguridad nacional es clara y otro ejemplo es la fuga en helicóptero (1971) de Joel David Kaplan del penal de Santa Martha Acatitla, o el último de El Chapo Guzmán del penal de alta seguridad de El Altiplano, por lo que muchos, burlonamente, seguimos indicando que “la Policía siempre en vigilia”.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?