Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
18 de diciembre
Miércoles 23 de Diciembre de 2015
A- A A+

El viernes pasado fue el Día Internacional del Migrante, fecha instituida por la ONU en el 2000 (resolución 55/93). A quince años poco han hecho los países expulsores y receptores. Sin duda ha habido cambios en los niveles internacional, nacional y local, pero las condiciones que empujan a la gente a emigrar siguen reproduciéndose hasta empeorar.
Igualmente, la gente que retorna de manera voluntaria, unos pocos, y deportada, expulsada o que se le impide el ingreso a otro país, la mayoría, está enfrentando el histórico abandono gubernamental, el vacío emocional y múltiples problemas para reinsertarse. Discursos, programas y funcionarios van y vienen pero la migración sigue marcando vidas.
La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) ha llamado al 2015 un año marcado por el sufrimiento humano y las tragedias de migrantes. Durante este periodo más de cinco mil hombres, mujeres, niños y niñas murieron al buscar una vida mejor; miles más fueron abusados por traficantes y otros enfrentan políticas xenofóbicas.
Esta fecha reconoce a los migrantes independientemente de su estatus y particularmente a quienes salen de su país por una expectativa de vida diferente, la migración como un complejo proceso social, económico, político y cultural, algo que los gobiernos en turno, de naciones expulsoras o de acogida, no terminan de aquilatar.
Las remesas, por ejemplo, con la perversa imposición de organismos financieros y de desarrollo internacional (FMI, Banco Mundial, BID) siguen en las agendas políticas como el gran recurso para potenciar el desarrollo local y nacional, mientras se eluden las implicaciones del histórico abandono gubernamental responsabilizando a los migrantes.
Si bien los históricos flujos de remesas a países como México, con sus estrepitosas caídas en periodos recesivos (2008-2009), han generado bienestar, impulsado la participación cívica de los migrantes, sus familias y localidades, además de formas nuevas de membresía y ciudadanía, las evidencias empíricas sugieren que el desarrollo no llega ni llegará.
Un problema mayor de organismos financieros y de desarrollo, y gobiernos nacionales, es su rechazo a revisar sus atavismos economicistas sobre el desarrollo y acendrado neoliberalismo que favorece el capitalismo salvaje y depredador, pretendiendo responsabilizar a los migrantes de más de 30 años de políticas económicas que atentan contra el desarrollo.
En más de tres décadas la imposición irrestricta de las políticas neoliberales, atar el salario a la inflación, implementar políticas públicas que únicamente administran la debacle y el malestar social, pretender que las remesas protagonicen la palanca de un desarrollo sin bases, además de la explosión de violencia delincuencial, han implicado impactantes retrocesos.
Asimismo, en ese lapso el gobierno mexicano ha seguido las políticas antiinmigrantes y antiterroristas que han convertido el territorio mexicano en zona de fosas de migrantes asesinados, desaparecidos, violentados cotidianamente por las mismas autoridades mexicanas. La tragedia de los inmigrantes que buscan arribar a Europa la tenemos en casa.
Los refugiados sirios, subsaharianos, africanos, enfrentan la muerte cruel en el mar, el desprecio y la xenofobia al llegar a Europa, pero en México los centroamericanos son maltratados, asesinados, extorsionados, desaparecidos y sepultados en fosas clandestinas. La política migratoria mexicana acepta a los extranjeros bienvenidos, no a los indeseables.
Sin duda, la diáspora mexicana en Estados Unidos tiene hoy un papel relevante. A los líderes migrantes se les premia con cargos públicos. Pero la retórica y el clientelismo no pasan por la exigencia de que sean respetados sus derechos. Solamente situaciones dramáticas implican notas diplomáticas como pétalos de rosas que no molesten al vecino del norte.
En Michoacán, la Secretaría del Migrante fue asignada a conocido líder migrante como parte de los arreglos cupulares y los amarres clientelares que la derecha perredista acostumbra, y quien dos días después de asumir el cargo se fue a Turquía, aparentemente a otro evento más sobre migración, pero lo importante es que hasta la fecha no se conoce su agenda concreta.
Con motivo del Día del Migrante Michoacano, el “nuevo comienzo” retomó su listado clientelar firmado con los migrantes antes de las elecciones, afirmando que entre sus pendientes faltaban un centro de estudios de la migración, el banco migrante y posiciones políticas para los migrantes en el Congreso estatal, a cargo del erario público.
Tanto el listado original como los tres anteriores pendientes son producto de la imaginación de sus asesores. Respecto a lo primero, existen grupos de investigadores e instituciones altamente capacitadas en Michoacán que en las últimas tres décadas han estado estudiando y proponiendo acciones sobre la migración michoacana y sus actores sociales.
Parece obvio que si se funda el señalado centro será un reducto clientelar asignado a los cuates de alguna entidad federativa que buscan vivir del erario público. El banco migrante imagina quedarse con las remesas de los migrantes, lo que habla del desconocimiento total de los asesores de las realidades familiares, locales y el uso de las remesas.
Se lee fácil. El estado recibe cerca –quizá más– de dos mil millones de dólares en remesas, pero llega en pesos mexicanos –ahora favorecido por la devaluación– y fragmentado entre poco más del diez por ciento de los hogares michoacanos que reciben regularmente remesas, y básicamente sostiene el bienestar de las personas. El promedio fluctúa de 150 a 200 dólares.
Con las cifras del Banco de México se imaginan muchas cosas pero no representan la realidad. Las posiciones en el Congreso estatal son importantes sólo si quienes las ocupan asumen una postura crítica y favorecen la rendición de cuentas y la transparencia, porque para lo demás están los diputados, actuales y pasados, de lo que la ciudadanía está cansada.
Obviedades. 1. Las elecciones en España muestran el agotamiento parcial del modelo político bipartidista, la fuerza de los jóvenes en una sociedad que envejece y la raigambre de la derecha neofascista y el conservadurismo. 2. El “nuevo comienzo” ha sacado de los medios la conflictividad cotidiana (movilizaciones magisteriales, normalistas, autodefensas, por falta de pagos a universitarios y burócratas, la delincuencia envalentonada), con solicitudes oficiales a dueños y directivos de medios, propaganda costosa e insulsa, pagos millonarios a un monopolio televisivo y una política de comunicación social que evade, mientras desde las catacumbas se desata el linchamiento a coro de buena parte de los medios electrónicos e impresos locales contra los normalistas. 3. El “nuevo comienzo”, en típica actitud “izquierdoide”, neoliberal, autoritaria y populista, redujo su salario e impuso a su gabinete la misma medida. Mejor sería imponer un salario digno a las mayorías, no la burla de su aliado federal, mientras insiste en esquilmar a los ciudadanos con el reemplacamiento; en acciones mediáticas no para el gobierno estatal y el río revuelto, sigue revuelto. 4. Poco más de dos meses y medio y en el tema financiero no hay salidas reales a problemas que su partido, el PRD, y el PRI generaron, usa mediáticamente el sostén de los programas sociales, es decir, administrar la pobreza y la miseria para imponer el reemplacamiento y el cobro de derechos, pero nada de pensar en la ciudadanía. No existe oficialmente, menos en el Diccionario de la lengua española y su particular expresión mexicana, la palabra reemplacamiento. La Norma Oficial Mexicana Proy-NOM-001-SCT-2-2012, aprobada en 2013, regula las características de las placas de los automotores a nivel nacional, no establece periodicidad y, acorde con algunos abogados constitucionalistas, podría ser inconstitucional. 5. Y este escribano le desea lo mejor en estas fiestas de fin de año, encuentre su paz personal y prepare sus bolsillos, que seguro se llenarán con los tres pesos de aumento para pagar los impuestos del “nuevo comienzo”. Y si esta casa editorial me lo sigue permitiendo, nos vemos el segundo miércoles de enero de 2016. Feliz año.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera