Jueves 7 de Enero de 2016
A- A A+

El 6 de enero de cada año es siempre muy esperado. Es el último día del Maratón Guadalupe-Reyes, en que todos festejan el estar vivos, la alegría de vivir y de compartir.
Cuenta la historia que tres hombres de gran conocimiento y enorme espiritualidad viajaron enormes distancias guiados por una estrella luminosa que marcaba el nacimiento del niño que habría de iluminar y cambiar el mundo. Le llevaron oro para que no careciese de dinero, el cual, cuenta la historia, ayudó para los años que vivió Jesús con sus padres en Egipto, sobre todo para su educación. Incienso, el cual significa práctica y trabajo espiritual, y mirra, un compuesto embalsamador también con profundo simbolismo.
A estos tres hombres se les conocía como “magos”, con base en el término griego para definir a hombres sabios, llenos de conocimiento sobre ciencia.
Cuenta la leyenda que después de la Resurrección de Jesús, el apóstol Tomás los encontró en Saba (India), fueron bautizados y consagrados como obispos. Fueron martirizados en el año 70 y sus restos fueron depositados en un mismo sarcófago, el cual fue llevado a Constantinopla. Posteriormente, en el siglo XII, Federico I Barbarroja trasladó sus cenizas hasta Colonia (Alemania), donde hasta la actualidad están sus cenizas y las coronas que supuestamente llevaron durante su existencia, bajo el altar mayor.
El 6 de enero de 1814 nació en Michoacán Melchor Ocampo, hombre sumamente culto, quien amaba el conocimiento y luchó por la justicia y contra la desigualdad. Estudió y dominó la botánica, química, ciencias naturales y varias lenguas indígenas. Abogado de profesión, quien se destacó como político defensor de la causa liberal. Trabajó con el grupo que apoyaba a Benito Juárez y que redactó las Leyes de Reforma. En 1846 fue gobernador de Michoacán y se rebeló contra el Tratado Guadalupe-Hidalgo, por el que se cedían a Estados Unidos los territorios de Texas, Nuevo México, Alta California y parte de Tamaulipas.
Asimismo fue miembro del Congreso Constituyente, donde formó parte de la comisión redactora de la Constitución de 1857. Dado su apoyo incondicional al liberalismo, obviamente fue fusilado por los conservadores.
Desde muy pequeña es para mí el 6 de enero una fecha inolvidable. Mi padre me enseñó a honrar y recordar a Melchor Ocampo por su valentía, honradez y compromiso con un México soberano donde imperara la justicia. Me enseñó a amar la magia del conocimiento, me narró la historia de los tres hombres conocidos como Reyes Magos y cada año me recordaba qué alegría era para él haber nacido justo ese día.
Natalio Vázquez Pallares nació el 6 de enero de 1913, en Coalcomán, en plena efervescencia de la Revolución Mexicana. Se imbuyó de sus ideales y por ellos luchó toda su vida.
Fue Vázquez Pallares un revolucionario en toda la acepción de la palabra. Luchó contra el sistema económico y político imperante, contra la injusticia, la desigualdad y la violencia en todas sus formas.
Arnaldo Córdova escribió: “Natalio Vázquez Pallares fue un servidor devoto del pueblo trabajador y de México. Honesto, trabajador, generoso, dedicado y cumplidor. Natalio se entregó a sus puestos de trabajo con la misma pasión con la que luchaba por sus ideas, pues para él cualquier trabajo era una trinchera política desde la que sentía la obligación de luchar por la justicia y mundo anhelado”.
Como representante popular y como luchador político mantuvo inalterada una norma que lo guío hasta su muerte: ser fiel a sus propias ideas sin importar las consecuencias.
Era un político hábil pero era, ante todo, honesto, valeroso y coherente con sus ideales. De ello dio prueba cuando fue diputado federal, en su contienda contra los contratos riesgo que el gobierno de Miguel Alemán venía firmando con compañías extranjeras.
Como senador fue incansable luchador en defensa de la educación pública, el rescate y preservación de nuestra riqueza forestal. Fue incansable llamando a renovar la lucha por los principios de la Revolución Mexicana, por la defensa de los trabajadores del campo y del modo de propiedad comunal, de quienes siempre fue un eficaz gestor y servidor. Sus convicciones revolucionarias lo llevaron desde muy pronto a convertirse en un luchador comprometido con la causa de la paz mundial y del desarme, por la autodeterminación de los pueblos y la no intervención en los asuntos internos de cada país.
Vázquez Pallares, abogado de formación, profesional de la política, luchador social, hombre de palabra, bondadoso y valiente, fue verdaderamente ejemplar.
Natalio tuvo muchos puestos importantes, sin embargo él no era importante por los puestos. Era importante porque él hacía de cada puesto una trinchera para servir a los demás, para luchar por que hubiese justicia e igualdad. Luchó siempre por México y por los anhelos más nobles de la humanidad.
Para mí, como hija, fue un ser maravilloso que me enseñó a amar los libros, a respetar la palabra, a luchar por mis ideales y no darme nunca por vencida. Me enseñó la grandeza del ser humano y también lo bajo que puede caer al centrarse sólo en su egoísmo.
Me enseñó la importancia de decir lo que sentía, de no tener miedo; me enseñó la importancia del conocimiento es que es la mejor arma contra cualquier tipo de opresión y/o violencia. Me enseñó la importancia de escribir.
Siendo rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en 1939 abrió las puertas a mentes brillantes, como la de Adolfo Sánchez Vázquez, Néstor de Buen y María Zambrano, entre otros.
María Zambrano decía sobre la importancia de la palabra y el escribir:
“La palabra escrita es lo que no puede decirse con la voz por ser demasiado verdad. Hay cosas que no pueden decirse pero esto que no puede decirse es lo que se tiene que escribir. Comunicarlo, para que alguien, uno o muchos, al saberlo, vivan sabiéndolo, para que vivan de otro modo después de haberlo sabido, para librar de la cárcel de la mentira, de las tinieblas de la ignorancia.”
Gracias papá por la magia de la vida.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…

Nuevo inicio…

¿Dónde están?

¡Abajo el mal gobierno!

La conciencia de la sociedad inconsciente…

Del Informe…

Qué importante es la memoria

Presea Amalia Solórzano

Defendamos nuestro país…