Alejandro Vázquez Cárdenas
Terminó un mal año
Viernes 8 de Enero de 2016
A- A A+

Ha terminado 2015, un año bueno para pocos, anodino para muchos y francamente malo para la gran mayoría. Un año en el que en Michoacán hicimos de la inseguridad nuestra fiel y permanente compañera, dando por sentado la diaria existencia de robos, de casas y vehículos, asaltos, lesiones, asesinatos, secuestros, servicios públicos inexistentes o deficientes y caros, agentes de la ley dedicados a la extorsión, cotidianos bloqueos de autopistas y vialidades primarias por parte de conocidos grupos delincuenciales, una insultante impunidad de las mafias sindicales, más un largo e incómodo etcétera.
Económicamente podemos decir que no estamos tan mal, cuando menos no tan mal como otros países en el mundo; nuestra inflación está controlada, el crecimiento económico, si bien es mínimo, cuando menos da un balance positivo y aunque el dólar va que vuela a las nubes eso no ha impactado gravemente en nuestras compras diarias. Las comunicaciones telefónicas ciertamente han bajado mucho de costo y los cobros de la CFE siguen bajando. Pero esos son logros del gobierno federal, no del estatal.
Pero un problema que permanece y nos afecta bastante es la inseguridad. Es bueno tener un trabajo estable, un patrimonio, pero es pésimo no saber si en cuestión de horas el esfuerzo de toda una vida se perderá, no por fatalidades del destino, como un terremoto, sino por la ineficiencia y corrupción de un Estado incapaz de proteger a sus propios ciudadanos.
Imposible en un solo artículo hacer un análisis a profundidad de una \"guerra\" contra el narcotráfico, guerra perdida de antemano mientras no se decidan a depurar, a fondo, el indefendible aparato de justicia y tengan el valor de apuntar más arriba, a los llamados “delincuentes de cuello blanco”, funcionarios corruptos y “empresarios” blanqueadores de dinero que despachan en grandes oficinas y viven en exclusivos fraccionamientos. Lo dicen varios: “Tardamos más en detener a los delincuentes que un juez en soltarlos”.
La inseguridad es el común denominador de México. ¿Que tenemos para enfrentarla? Una policía fragmentada, sin preparación en modernas técnicas de investigación, donde la \"confesión\", los \"pitazos\" y los testigos comprados son el pan de cada día; sin adecuados laboratorios de criminalística y personal que sepa hacer su trabajo, y para colmo, mal pagada, peor motivada y, por lo tanto, sin tiempo, capacidad ni ganas de investigar. Ministerios públicos ineficientes, rebasados, prepotentes, incapaces de escribir una cuartilla sin graves errores gramaticales. Jueces de discutible solvencia y moralidad, impunidad en un 95 por ciento de los casos. En México, a diferencia de los países civilizados, el delito es un negocio rentable y muy seguro. Aquí no existe un equivalente funcional del FBI norteamericano, la Sureté francesa o la Scotland Yard inglesa. La diferencia entre el anémico CISEN mexicano y el MOSSAD israelí es abismal. La reciente fuga de El Chapo lo demostró.
Una de las cosas que más indignan al ciudadano promedio es observar la insultante impunidad de conocidas figuras políticas de un pasado reciente, que viven y se pasean tranquilamente, ajenas a todo lo que sea “justicia”. Y si a eso le sumamos la impunidad, violencia y vandalismo de las hordas de la CNTE y los normalistas el asunto empeora.
Evidentemente el actual gobierno perredista de Michoacán no está haciendo bien su tarea. El prometido “nuevo comienzo” se ha convertido en un “nuevo tropiezo” y las promesas de campaña de Silvano se revelan como un cruel y cínico engaño. Los funcionarios de administraciones anteriores que saquearon el estado permanecen muy tranquilos; la “cero tolerancia” a bloqueos y plantones es ya motivo de risa. ¿Y qué nos receta este “gobierno”? , un innecesario reemplacamiento para exprimir el bolsillo de los ciudadanos. Reemplacamiento aprobado en turbias condiciones que dejan muy mal parados a los diputados.
¿Entenderá Silvano que la tolerancia tiene un límite, más allá del cual se llama cobardía? No lo creo.
Apuesto triple contra sencillo a que todo seguirá igual… o peor. Ni modo, los pueblos tienen el gobierno que se merecen, Michoacán votó, el PRD ganó y eso merece.
drvaquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba