Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Gobierno, presupuesto y política
Viernes 8 de Enero de 2016
A- A A+

El paquete económico, integrado por los presupuestos de Ingresos y Egresos, turnados por el nuevo gobernador al Congreso del Estado para su análisis, discusión y aprobación, tiene un significado político especial en la administración que comienza, atendiendo a que su objetivo principal tendría que consistir en consolidar al equipo entrante de administradores de los asuntos públicos.
En el inicio de su relación con el Poder Legislativo, las iniciativas presupuestales pusieron a prueba a los nuevos gobernantes en sus capacidades de propuesta, argumentación y recursos de negociación con los partidos políticos que representan la oposición. Los mismos partidos distintos al partido que gobierna adoptan decisiones que muestran las estrategias de su relación con el gobierno, en términos de asumir una “oposición responsable”, “colaboracionista” o una oposición a partir de posicionamientos ideológicos y éticos.
Consecuentemente, en esta primera relación de amplias consecuencias económicas y políticas, entre el Ejecutivo y el Legislativo, o dicho de otro modo, entre el gobernador y los diputados locales, el gobernador ha obtenido amplias ventajas contra pérdidas para algunas oposiciones y dudosos, muy dudosos beneficios para la sociedad michoacana. ¿Por qué el gobernador puede anotarse importantes éxitos?
Algunas respuestas podrían referirse a lo siguiente: el año que ha iniciado exige la consolidación del nuevo gobierno. Visto desde la perspectiva externa, en nada beneficiaría al gobierno y su partido arribar a 2017, en el inicio de los procesos electorales para la renovación de los poderes federales, habiendo dejado como pendientes vacíos de poder, enormes desencantos y frustraciones entre los michoacanos. Al gobernador Aureoles le es imprescindible evitar el adjetivo de “gobernador de la retórica” para adoptar preferiblemente el calificativo de “gobernador que cumple”.
Y los compromisos del gobernador Aureoles con amplios con todos los sectores de la sociedad y en todas las áreas de trabajo gubernamental. En materia de seguridad, de carreteras, con las mujeres, los jóvenes y los campesinos, los empresarios y los trabajadores, acciones, proyectos y programas han permeado el discurso oficial. Inclusive la generación de 4786 empleos mensuales hasta completar 33 mil 500 en julio de 2016. ¿Sabrá el gobernador lo que dice?
Para todo se necesita dinero, mucho dinero que el gobierno no tiene. Afrontar sus compromisos en 2016, en un contexto de ingresos insuficientes del gobierno, hacían imprescindibles las decisiones que no respetan la pobreza de la mayoría de los michoacanos, como los que se refieren al reemplacamiento, el incremento desmedido en las cantidades que deben pagarse por los servicios gubernamentales y, como corolario, la aprobación para que el gobierno se endeude más. Entre los mismos perredistas ha surgido la pregunta: “¿Así gobierna el PRD o así gobierna Silvano?”.
Pero el factor que decidió los resultados finales en el Congreso fueron los votos de los diputados del Partido Revolucionario Institucional. Con sólo los votos del PRD los dictámenes no hubiesen alcanzado mayoría para convertirse en normas obligatorias. No se trataba de ejercer una “oposición popular” o de esperar “valoraciones” de conveniencia para decidir los votos del PRI, sino de asumir la responsabilidad ideológica, política y moral por los perjuicios que esas medidas habrán de representar para los michoacanos. ¿Qué es lo gana el PRI con esas aprobaciones? Es difícil encontrar respuestas favorables y en cambio, provoca dudas y malestar entre los priistas que ahora se preguntan, ¿de qué se trata?
Con esa actuación se abonan las conjeturas y suspicacias sobre la actuación del PRI respecto del gobernador Aureoles y el supuesto acuerdo con el Presidente de la República, primero para que su candidato Orihuela perdiera las elecciones del 7 de junio de 2015, y luego, para apoyar al gobernador triunfante para que en menos de tres años pudiera mostrar cualidades suficientes para participar en la campaña presidencial, cuando los partidos grandes tuvieran como contrincante a un beligerante López Obrador. Con la izquierda dividida entre el PRD postulando a Aureoles y Morena al tabasqueño, se supondría que surgirían condiciones para que el PRI elevara sus probabilidades de repetir en la Presidencia.
El imaginario colectivo insiste en que este esquema operativo explica los apoyos federales al gobernador Aureoles y, a su vez, la actuación de Silvano, decidiendo más como gobernador priista que como perredista, más como empresario que como aliado de los trabajadores, más de derecha que de izquierda, al gasto e interés de la Presidencia, en su compromiso de impulsar las reformas estructurales, la Educativa en especial, que en el caso michoacano provocó la polémica medida de encarcelar a muchachas y muchachos normalistas preocupados por tener trabajo después de sus estudios, evitando la suerte de las médicos taxistas y de los ingenieros devenidos en vendedores de tacos.
En la política mexicana, y en Michoacán en particular, la realidad hay que reducirla al absurdo para poder entenderla. Como los principios fueron abandonados, entonces en función del pragmatismo se producen alianzas y acuerdos en lo “oscurito”, entre quienes hasta recientemente representaban el “avance y el retroceso”, “el bien y el mal”, “Dios y el Diablo”. Nada de extraño tiene, en consecuencia, que el PRI haya votado a favor de los presupuesto del PRD y su gobierno.
Por otra parte, hay aspectos fundamentales de todo presupuesto que no provocaron ninguna consideración de los legisladores que lo aprobaron, como las estrategias que permitan la orientación del desarrollo a mediano y largo plazo, con líneas centrales en las que Michoacán sea ampliamente competitivo. Por el contrario, pareciera tratarse de un presupuesto que apunta en diversas direcciones, con intencionalidades de contención de las inconformidades y mitigación de la pobreza de la mayoría de los michoacanos. Sus improvisaciones son notables y decisiones de tanteo, le disminuye rigor como instrumento para la racionalización de los esfuerzos para el desarrollo.
Para 2016 habrá una Ley de Ingresos que afecta los intereses diarios de la gente y un Presupuesto de Egresos que esconde los problemas fundamentales de Michoacán. Habrá que esperar las consecuencias.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!