Samuel Maldonado B.
Repercusiones
El capo de capos y la economía nacional
Martes 12 de Enero de 2016
A- A A+

Mientras se agudiza de manera excepcional la pérdida del valor adquisitivo del peso mexicano frente al dólar y con el mayor interés de desviar la atención de la ciudadanía del desbarajuste económico que vivimos, el gobierno de Peña destaca la teatral operación de marinos de la Armada de México (en tierra firme) que dio como resultado la recaptura y encarcelamiento del capo de capos, cuya fortuna, calculada por expertos economistas, lo sitúan en la relación de los hombres más ricos de México, pero muy lejano de Carlos Slim o de Bailleres, por señalar sólo dos ejemplos de quienes dominan económicamente el país gracias a las ventas de oportunidad que el propio gobierno desnacionalizado ha impulsado desde hace ya varios lustros.
Pienso que es más el interés en incrementar la confianza de los mexicanos en el gobierno federal que en castigar al crimen organizado, por lo que el gobierno de Peña publicitó ampliamente la acción militar que puso en el Altiplano, por segunda ocasión, a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera y así elevar los bonos gubernamentales tan disminuidos nacional como internacionalmente.
Los gastos que el gobierno federal ha utilizado en las cacerías de las organizaciones criminales, que incluyen costos operacionales de naves aéreas, helicópteros caídos por la fuerza de las armas, policías y soldados muertos, destrucción de armamento, etcétera, seguramente que ascienden a cientos de millones de dólares que con toda certeza podrían haber sido más productivos si hubieran sido aplicados en educación, prevención, rehabilitación (a quienes son adictos a las diversas drogas), atención médica y a la creación de fuentes de trabajo tan urgentes y necesarias para los mexicanos y no en haberse quemado millones de pesos en infiernitos y en la cacería de narcotraficantes.
Desde luego que esta guerra no es nueva ni moderna, pues mucho antes de que iniciara el siglo XX, ya en los Espantados Unidos (a mediados de los 60 en nuestro país) líderes religiosos anglosajones impulsaban la idea de prohibir o cuando menos regular el consumo de bebidas embriagantes, y poco después de 1900 esa campaña prohibitiva lo único que generó fue el incremento de los diferentes grupos de mafiosos que al margen de la ley comenzaron a traficar con el alcohol y comerciar con la cocaína en Estados Unidos.
Para la segunda década de 1900, en el vecino norteño varios ministros de cultos consideraban que el consumo de licores y alcoholes eran elementos que impulsaban “vicios morales”, por lo que insistían en la prohibición de este comercio, logrando que en 1917, el Congreso norteamericano aprobara una enmienda prohibicionista a la importación, exportación, fabricación y transporte de cualquier bebida embriagante, así como a la venta y consumo de alcoholes con alta graduación, pues afirmaban que provocaba efectos colaterales como la prostitución, la demencia, que estimulaba la delincuencia, etcétera. Suponían que además de llevarse a cabo la prohibición, bares y cantinas dejarían de ser centros de prostitución, pues “el demonio de la bebida hace testamento” decían.
Con esa prohibición “se iniciaba una era de ideas claras y limpios modales”, sin poder lograr, casi 100 años más tarde, erradicar el consumo de las diferentes drogas ni paralizar a la industria cervecera o vinatera. Por los escasos resultados en esta limitación norteamericana, en los años 30 el presidente Roosevelt dio reversa y permitió la venta de alcoholes y cerveza, pues la guerra contra las organizaciones de “capos” era inútil.
Por la síntesis anterior, pienso que el comercio ilegal de drogas que El Chapo ha realizado con éxito en los últimos años ha auxiliado a la economía de varios estados de la República y que, en estos tétricos días, en la que los economistas que mal conducen los destinos del país han tirado casi a la basura el peso mexicano, el dólar sube hasta las nubes más altas perjudicando aún más la economía nacional, pero fortaleciendo a todos aquellos afortunados que siguen comprando dólares al Banco de México para revenderlos o, al menos , evitar que sus fortunas se reduzcan.
Actos teatrales pues, como la captura del capo, no es otra cosa que para distraer a la ciudadanía de los problemas económicos que se suscitan día a día en este atribulado país.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?