Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Con la esperanza perdida
Martes 26 de Enero de 2016
A- A A+

No tengo idea alguna de cuánto costó al país el viaje más reciente de Peña Nieto por diferentes países de la Península Arábiga. Tengo la sensación de que llegó y terminó su gira (por Arabia Saudita, Kuwait, Qatar) y Davos, en Suiza, sin obtener prácticamente nada, por lo que sigo sin comprender, no obstante las múltiples columnas aparecidas en los periódicos nacionales, del por qué y para qué el viaje tan oneroso, que finalizó en Davos con una entrevista periodística internacional en la que se resalta su idea de que México extraditará lo más pronto posible al capo de capos, al internacional Guzmán Loera, a los Espantados Unidos.
En los tres años ya de su estancia en Los Pinos, el residente de la misma casa que se construyera en ese sitio por instrucciones del general Lázaro Cárdenas al inicio de su administración, al negarse el presidente michoacano a ocupar el hermoso y lujoso Castillo de Chapultepec, mismo que venía siendo utilizado como residencia oficial de los presidentes mexicanos y que determinó que este hermoso palacio se convirtiera en el Museo Nacional de Historia. Desde luego, al paso del tiempo esta sencilla residencia dejó de serlo por las remodelaciones que cada seis años en forma consecutiva le fueron dado los sucesores del Poder Ejecutivo, quienes finalmente la transformaron en una elegantísima “Residencia Presidencial”, robándole espacio, poco a poco, al Bosque de Chapultepec.
Pero volviendo a nuestro viajero, la primera gira presidencial por él realizada fue en Francia; le siguieron a este viaje la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe, luego Washington, Shanghái, Reino Unido hasta llegar, en los tres años de su estancia como titular del Pode Ejecutivo, a 40 y tantas giras en las que mucho se ha destacado, no los acuerdos económicos o políticos, sino lo numeroso de sus acompañantes y lo caro que le ha costado al país. Desde luego que a casi tres años de su primera gira son pocos para prácticamente ver sus resultados, por lo que esperamos que no pasen otros tres y no veamos nada.
México tiene problemas bastante serios relacionados con la educación, por lo mismo, me llama mucho la atención que en esta materia se haya ido tan lejos para celebrar un convenio o “intercambio de estudiantes”; sin embargo, las informaciones oficiales refieren que uno de los problemas más difíciles en este intercambio (de darse) el idioma sería uno de los principales obstáculos, pero que, sin embargo, existe la intención de que ello no sea problema para alumnos destacados.
En fin, ir tan lejos por esos acuerdos, por un memorándum de entendimiento de cooperación en el sector energético y otro entre el Banco Nacional de Comercio Exterior y el de Qatar, más uno sobre red de oleoductos (cuando la crisis petrolera nacional se debe precisamente a los jeques del petróleo que no dejan de sacar el oro negro de sus miles de pozos, me parece muy pobre y desde luego muy oneroso para nuestro país).
Ciertamente que en el territorio nacional se tiene infinidad de aspectos de las que México puede presumir, sobre todo en el aspecto turístico, pero viendo cómo están las cosas en materia de seguridad, me parece que pocos serán los “jeques” que estarán dispuestos a cruzar el Océano Indico, llegar al Océano Antártico, pasar por el Océano Atlántico norte y finalmente arribar a nuestro país por el Golfo de México. Tel vez puedan evitar las olas embravecidas, encolerizadas de esos enormes mares y viajar en sus aviones de súper lujo (que inclusive cuentan con baños decorados con oro de 24 quilates) para ver a un México que se desangra en forma constante, precisamente por la incapacidad de los últimos gobiernos, por la corrupción política generalizada, por la ineficacia en parar la guerra contra el crimen organizado, generado por la complacencia gubernamental y el de hacerse de la vista gorda.
En fin, estaremos en la espera de las nuevas giras archimillonarias en un país que se debate entre la pobreza, la archidevaluación del peso y el crimen organizado.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?