Alejandro Vázquez Cárdenas
Cambio de placas, mal asunto
Miércoles 27 de Enero de 2016

Sepan los vasallos de su majestad el rey de España que nacieron para callar y obedecer y no para discurrir ni opinar sobre los altos asuntos del gobierno.

Marqués de Croix, virrey de la Nueva España, 1767.

A- A A+

Aclaración. El presente artículo fue escrito en 2007, a propósito de un inopinado e intempestivo canje de placas ordenado por el entonces virrey de Michoacán, el camarada Lázaro Cárdenas Batel, personaje de no muy grata memoria. Con motivo del nuevo canje de placas, éste ahora ordenado por el actual virrey, C. Silvano Aureoles Conejo, el mismo que con su proclama de un “nuevo comienzo” se ha encargado de fastidiar la economía de los automovilistas michoacanos, rescato este artículo, al cual sólo le modifico las referencias cronológicas para dejarlo tal y como salió, pues sus argumentos y las conclusiones son las mismas ahora que en ese año. Recuerden: “Pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”; no se ocupa una bola de cristal para afirmar que, en este momento, decenas de miles de votantes se han arrepentido del sentido de su voto.
Es altamente improbable que exista persona alguna que, por su propio gusto y con entusiasta convicción, esté dispuesta a pagar alegre y espontáneamente la catarata de impuestos que las honorables autoridades deciden implementar para exaccionar a los ciudadanos de cualquier país. Esto pasa en Inglaterra, Alemania, Suecia y Estados Unidos, países todos del primer mundo y donde la tradición y cultura cívica de sus habitantes les permite investigar, supervisar y fiscalizar el destino final de sus impuestos. En el caso concreto de México, donde lo común durante los mas de 70 años de dictadura priista fue la opacidad informativa o de plano la nula posibilidad de, ya no digamos fiscalizar, sino simplemente saber en qué se gastaban nuestros impuestos, el pago de los mismos ha sido siempre visto como una imposición agresiva, como una exacción o de plano como un robo. Como resultado de esto el mexicano ha sido y es terriblemente desconfiado a la hora de pagar impuestos pues a pesar de la propaganda gubernamental el ciudadano común percibe que el destino de sus dineros no tiene aún la transparencia que debiera.
Viene a cuento esto por la reciente decisión del Ejecutivo estatal de solicitar un reemplacamiento al más de un millón de automóviles y camiones que existen el Michoacán. Solicitud atendida comedida y puntualmente por los “honorables” diputados locales que con las entendibles limitaciones de su lenguaje justifican y defienden esta medida.
Las explicaciones que dan los funcionarios son realmente insultantes para cualquier persona de inteligencia media; dan la impresión de que tratan con niños de primaria o débiles mentales. El argumento de que no existe un padrón confiable y que se encuentran inmersos en la ignorancia e inoperancia a causa de los movimientos que diariamente se hacen por compraventa de automóviles, por la existencia de los autos chocolate que tranquilamente circulan sin que nadie los moleste, por los movimientos normales de cambios de residencia de los usuarios, por las bajas de las unidades efectuadas por diversas razones y que todo eso se solucionará mágicamente con el reemplacamiento es una mentira del tamaño del mundo. Estas autoridades son inoperantes y sobre todo están desfasados simplemente por que son ineficientes y torpes, y eso no se les va a quitar reemplacando carros. Esa es la incomoda verdad.
Fuentes cercanas al Ejecutivo estatal afirman que con el fin de lograr la aprobación por parte de los muy honorables diputados de los diversos partidos fue destinada y utilizada una partida mas que millonaria. ¿Será?, ahora hay que reponer ese dinero. ¿Quién lo va a pagar?, fácil, los que tengan automóviles.
Conclusión: ¿Los diputados representan a sus votantes?, no, definitivamente no. ¿A los diputados les interesa la opinión de sus votantes?, para nada. ¿Tenemos un \"gobierno diferente\"?, eso usted lo decidirá. Para mí que estamos igual o peor.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?