Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte
Viernes 29 de Enero de 2016
A- A A+

La realidad del campo michoacano demanda un gran esfuerzo prospectivo para imaginar un futuro de confianza para trabajar y vivir sin inseguridad, violencia y miedos, con alternativas que liberen de la angustia que provoca el no saber de los familiares que se fueron “al otro lado”, pero sobre todo, por los retrasos en las remesas que permitan subsistir, comer y curarse al menos.
De los diferentes sectores de la sociedad michoacana, el campo contiene reservas para los grandes cambios, por lo que allí se hace, la gente que se forma en una relación directa con la naturaleza, la sensibilidad y la cultura que aún prevalece. Sólo hace falta imaginación y voluntad, menos autoengaño y burocracia y más creatividad para construir una sociedad postmoderna, altamente competitiva, portadora de una ética que transcienda al individuo y que permita comprender al mundo con mayor amplitud en sus posibilidades.
Mucho es lo que tiene que hacerse en múltiples aspectos, en el ejercicio de una nueva ingeniería social, que atienda los temas pendientes, sometiéndolos a debate, como serían en principio los siguientes:
Primero. Ampliación del mercado interno estatal, considerando el doble aspecto de producción y demanda, elevando la oferta ocupacional mediante la reactivación del sector social de la economía rural y el establecimiento de empresas estratégicas de acuerdo con el potencial agropecuario de sus regiones. Es indispensable crecer hacia adentro para mejorar las condiciones que permitan la vinculación exitosa con el mundo.
Segundo. Garantizar la autosuficiencia alimentaria para que la población michoacana disponga de suficientes alimentos, accesibles y baratos. Hambre cero en Michoacán debe ser la finalidad esencial, a la vez que se eleva la productividad agrícola y ganadera a través de la modernización tecnológica, la organización, capacitación y adiestramiento de los productores, en el marco de una rigurosa planeación por regiones.
Tercer. Promover la reconversión productiva agrícola, de acuerdo con las vocaciones productivas regionales, las demandas internas y externas, los avances biotecnológicos y el potencial de la agricultura orgánica, protegida y de precisión, simultáneamente al impulso de acciones para la sustentabilidad de los recursos, la recuperación y conservación de los suelos y el agua, involucrando a los productores y la población en su plena realización.
Cuarta. Integrar acciones para la innovación y transferencia tecnológica, vinculando las instituciones de educación superior y de investigación con el desarrollo rural, al mismo tiempo que se promueva la integración con jóvenes productores, de lo que sería la Red de Innovadores Tecnológicos Agropecuarios.
Quinta. Lograr que los mismos productores atiendan sus propias necesidades de insumos tecnológicos, productivos, de servicios crediticios y de asistencia técnica, así como para la agregación de valor a su producción mediante su transformación agroindustrial. Especial referencia merece la idea de proceder a la fundación del Banco Campesino Michoacano, donde la población migrante en Estados Unidos podría tener una importante participación.
Sexta. Establecer un “clima de negocios” atractivo y facilitador de la inversión rural, promoviéndola en el marco de estrategias innovadoras y con amplios horizontes, considerando las ventajas michoacanas en naturaleza, experiencia productiva e infraestructura, que paulatinamente amplían sus atractivos para invertir y hacer buenos negocios para todos. Los incentivos y estímulos para la inversión rural son especialmente importantes para las áreas de temporal, estancadas y marginadas.
Séptima. La proletarización del campo se expresa en el creciente número de población jornalera, merecedora de alcanzar y ejercer los derechos legales que a todo trabajador asalariado corresponde. El drama jornalero es evidente en todas las áreas de agricultura comercial exportadora. Por eso es urgente que los programas de apoyo a los jornaleros, hombres, mujeres y niños, sean fortalecidos para brindar atención integral, pronta y expedita a la población jornalera de Michoacán. Cumplir con la ley es la exigencia de los jornaleros.
A su vez, la feminización del campo es resultado tangible de los cambios demográficos, en particular del fenómeno migratorio. Este sector productivo necesita y merece del apoyo de programas para producir, junto a otros que consideren a la mujer en sus funciones adicionales como jefa de familia y formadora de nuevas generaciones.
En cuanto a los jóvenes, siguen sujetos a la mecánica del desempleo, su conversión en jornaleros, subempleados en artes y oficios, migrantes a las ciudades y al extranjero, candidatos a la delincuencia organizada y a la comisión de actos violatorios a la ley, particularmente en los cinturones de miseria de los centros urbanos. Por ello los jóvenes rurales necesitan programas que atiendan su problemática global, incluyendo la educación y el trabajo y, también, el arraigo a su tierra y el disfrute del modo de vida en sus lugares de origen.
Octava. La constitución de fondos regionales, destinados a proporcionar apoyo a proyectos para jóvenes y mujeres, así como la formación de un banco de proyectos al que los jóvenes y mujeres pueden acudir para recibir adicionalmente orientación para su adiestramiento, capacitación y opciones de organización para construir empresas de carácter social y mercantil.
Novena. Para enfrentar los riesgos de la comercialización y los precios de los productos del campo, habrá que integrar la red estatal de empresas comercializadoras, que como sistema integrado, permitiera obtener capacidad de almacenamiento, empaque, transformación, negociación y transporte, en protección y defensa de los productores michoacanos.
Décima. Es imprescindible establecer un sistema de reconocimiento, estímulos y recompensas, así como un Código de Ética para los servidores públicos vinculados al desarrollo rural michoacano, simultáneamente al otorgamiento de la Presea al Mérito Rural a los productores y personas que por sus aportaciones al desarrollo del campo y el bienestar de su población merezcan una distinción de este tipo.
Los pendientes son amplios y no se agotan en diez puntos, tienen la ventaja de contribuir a una compresión más acotada de lo que se hace y no se hace para y en el campo michoacano.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!