Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Indefensión
Miércoles 3 de Febrero de 2016
A- A A+

Los mexicanos vivimos una estúpida indefensión. No todos, claro, pero las mayorías, además de indefensas ante la corrupción, trapacerías, abusos de políticos, partidos, autoridades policíaco-militares, gobiernos, élites económicas internas y externas, poco o nada hacen. Hay también una especie de síndrome de dependencia arraigado.
No faltan los discursos sobre el mexicano heroico y exitoso, quienes ante la adversidad han cambiado algo su entorno privado y público. Tampoco sobre aquellos que lograron unir esfuerzos y se organizaron. Otros más luchan por sus derechos humanos, justicia, transparencia y rendición de cuentas. Pero prevalece la indefensión.
La Constitución mexicana ha sido reformada tantas veces que ya es irreconocible. La estrategia del Estado-nación para singularizar demandas justas, mediatizar, monetizar, encapsular en normas jurídicas particulares y, finalmente, diluir los esfuerzos y organización colectiva, avanza con la ayuda de medios y comentócratas afines.
El mal llamado “reemplacamiento” del supuesto “nuevo comienzo” no es sólo un abuso del autoritarismo del gobierno estatal y de esa “izquierda” espuria, derechista y neoliberal que ahora aspira al 2018, sino signo de esa indefensión. Los ciudadanos se creen lo de la “izquierda”, pero en realidad yerran porque siguen votando por la misma derecha.
La indefensión no es sólo partidista e ideológica. La sociedad mexicana se ha volcado al consumismo y a la supuesta modernidad –Octavio Paz diría que es parte de nuestro laberinto y Slavoj Žižek afirmaría que la modernidad es un hecho exclusivamente europeo occidental, que en realidad es la “americanización” de nuestra vida cotidiana.
El Mando Único es una estrategia policiaco-militar que busca centralizar la guerra contra el narco; convierte en letra muerta el federalismo y somete a los ayuntamientos. Por supuesto que a nivel local las policías, la autoridad y la seguridad pública siguen protagonizando parte de la violencia delincuencial contra los ciudadanos, pero se sustituye sin resolver el problema.
Las próximas elecciones serán buen ejemplo de la trapacería partidista. Alianzas y candidatos impresentables han convertido en botín la política, los presupuestos y contiendas electorales. Los cuates de los políticos y las mafias locales prefiguran nuevos cacicazgos, corrupción y violencia (Veracruz, Tabasco, Oaxaca, entre otros). Ciudadanos en indefensión.
El caso de Tajamar, Cancún, es solamente un botón de muestra de la alarma ambiental que experimenta nuestro país. El ecocidio se ha convertido en trama de un supuesto desarrollo que favorece al empresariado, nacional y externo, que nada le importa el ambiente. La depredación organizada por los gobiernos (PAN, PRI, PRD) no conoce límites.
Instancias como Semarnat, Profepa, Fonatur, son una tremenda carga burocrática y presupuestal para el erario público, pues no tienen entre sus objetivos la real defensa del ambiente. Las justificaciones de los (ir) responsables de una u otra alientan la indefensión de los ciudadanos y las sonrisas cínicas de los depredadores que solo buscan ganancias.
El “nuevo comienzo”, el magisterio dizque democrático y los normalistas, protagonizaron, se rumora, nuevos tratos de privilegios, mentira y engaño a la ciudadanía. La liberación de los normalistas obedeció a acuerdos CNTE-gobierno estatal que se están convirtiendo en dimes y diretes por las evidentes contradicciones e implicaciones.
Asimismo, en breve lapso, el gobernador y el funcionario que ideó cómo esquilmar a los ciudadanos se contrapusieron. Uno aceptó que no era necesario un pleito, otro, que la presión ciudadana no hizo mella en el reemplacamiento y que su meta recaudatoria se cumplirá, pero el primero señaló que habrá que ajustar las finanzas por esta modificación.
La indefensión ciudadana es parte de la falta de transparencia y rendimiento de cuentas, la corrupción, el desprecio a la ciudadanía, los excesos de la propaganda y la mercadotecnia electoral y gubernamental, el engaño sistemático de los políticos, las justificaciones de los privilegios, el clientelismo. Salidas hay, pero será necesaria una refundación.
Obviedades. 1. Partidos políticos y dineros públicos. La buena, se retiró a la ultraderecha religiosa partidista, caso del dizque Partido Humanista, el registro, y los goces del presupuesto público a Encuentro Social y al Panal, una derecha laica desfigurada; la mala, los otros partidos políticos se repartirán 159 millones de pesos. 2. Inclusión. Los evangélicos michoacanos piden que el gobierno michoacano los haga partícipes del pastel presupuestal, además de las almas. La visita del Papa Francisco ha exhibido, en el caso de un Estado-nación laico, una sospechosa cercanía y favoritismo con la jerarquía católica. 3. Como el “nuevo comienzo”, el dizque alcalde independiente moreliano tiene un gusto perverso por la propaganda y la mercadotecnia. 139 mil pesos mensuales para el “manejo” de redes sociales. 4. Enrique Peña Nieto, como Felipe Calderón, es adicto a la propaganda y el montaje. El análisis realizado por Canal 6 de Julio resume el uso y abuso de escenarios a favor de Televisa, monopolio privado que se ha convertido en la oficina de prensa y propaganda del gobierno federal. 5. Si bien Desde la Fe no es un órgano nacional, como el cardenal Suárez Inda argumenta para descalificar lo dicho sobre el “Michoacán violento”, sí lo es de la Arquidiócesis Primada de México, AR (ver aviso legal, www.desdelafe.mx/), no un simple “periódico local del Distrito Federal”, demarcación política-administrativa que ya no existe. 6. Esquizofrenia televisiva. Resulta que un par mediocres lectores de guiones mal escritos, a quienes el “nuevo comienzo” pagó una millonada para promocionar el estado, hicieron un nuevo acto plagado de estupideces pero bien pagado. 7. En el caso Moreira, parece que acuerdos de “alto nivel” le devolverán libertad y tranquilidad para seguir disfrutando las mieles del atroz endeudamiento de Coahuila, con todo y doctorado patito. 8. A partir de abril próximo, la Suprema Corte de Estados Unidos comenzará a revisar las acciones ejecutivas de Obama relacionadas con el tema migratorio (Dream Act ampliada y DAPA). En junio habrá resoluciones. 9. Según Consulta Mitofsky, entre 2014 y 2015 (diciembre de cada año) creció el rechazo a los partidos políticos (30.9 a 34.5 por ciento. En todos los casos aumentó, pero PRI (45.6), tiene el mayor porcentaje, y PVEM (34.6) con acelerado crecimiento. Solamente el rechazo al PT cayó de 29.3 a 26.0. 10. Mientras EPN presumía supuestos logros en empleo, preparaba noticias graves a miles de burócratas. Entre 20 y 30 mil, muchos de Pemex, serán despedidos.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”