Alejandro Vázquez Cárdenas
Los gobernantes que merecemos
Miércoles 3 de Febrero de 2016
A- A A+

La sentencia es muy vieja: “Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. Atribuida a Nicolás Maquiavelo, en realidad es de otro italiano, José de Maistre (1753-1821), mismo que sostuvo que cada pueblo o nación tiene el gobierno que merece. Otro eminente pensador europeo, pero éste ya del siglo XX, el francés André Malraux (1901-1976), modificó la sentencia de José de Maistre y más diplomáticamente dijo que no es que los pueblos tengan los gobiernos que se merecen, sino que la gente tiene los gobernantes que se le parecen. Suena más decente pero resulta igual de trágico. En nuestro hemisferio tenemos la contundente sentencia de José Martí: “Pueblo que soporta a un tirano, lo merece”. Cualquiera de las tres modalidades resulta incómoda para el ego de muchos mexicanos. ¿Nos parecemos a Díaz Ordaz?, ¿a Echeverría?, ¿nos merecíamos a Salinas?, ¿Fox es parecido a nosotros?, ¿merecemos a un presidente como Enrique Peña Nieto? Puede resultar un tanto cuanto vergonzoso, pero si somos capaces de ejercer un mínimo de autocrítica veremos que existe algo de razón.
¿Será posible que los mexicanos estemos condenados a tener únicamente gobiernos como los emanados del priismo, los probadamente ineficientes panistas o los corruptos gobiernos que han salido de esa calamidad que es el PRD?, ¿estaremos condenados a producir sólo políticos como Luis Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Manuel Bartlett, López Obrador, Fausto Vallejo y Humberto Moreira?
En una democracia cada pueblo elige a los gobernantes que desea y si aquí tenemos a Peña Nieto en la Presidencia, Javier Duarte en Veracruz, Mancera en la ahora Ciudad de México y Silvano en Michoacán, es porque los hemos elegido, y aunque nos resulte incómodo son lo que nos merecemos. Buenos, malos, malísimos, corruptos o no tanto, no nos cayeron del cielo ni vinieron de Marte, son mexicanos que llegaron ahí por los votos, racionales o irracionales, cobardes o valientes, pero votos válidos, todos y cada uno de ellos.
¿Por qué están las cosas así? Entre otras razones porque los mexicanos hemos tolerado, por apatía o por ignorancia, un elevado abstencionismo electoral y uno de sus resultados es la génesis y permanencia de una casta de políticos acostumbrados a la tranza, la corrupción y la mentira; habituados a vivir con el espinazo doblado ante el superior, carentes de toda dignidad y congruencia.
Tenemos gobernadores dedicados de tiempo completo a realizar negocios con dineros públicos, funcionarios (as) de mortecino currículum que están ahí designados por un “padrino” como pago a sus servicios, cualesquiera que estos hayan sido, diputados y senadores incultos y de escasas luces, muchos de ellos profesionistas que nunca han trabajado ni un solo día en la carrera que supuestamente cursaron, obviamente incapaces de sobrevivir en la competida iniciativa privada. El resto es un heterogéneo grupo de analfabetas funcionales, pero eso sí, todos con altos sueldos.
¿Puede cambiar esto? Sí, pero es difícil; a los que les agrada la historia o cuando menos tengan la costumbre de leer, sólo les bastará recordar la tiranía monárquica de la Francia de los Luises y cómo llegó a su final por medio de la Revolución Francesa; si queremos algo más reciente tenemos la caída del Muro de Berlín, evento que ocurrió cuando la mayoría de los alemanes orientales así lo quisieron. La destrucción estructural y física de la tiranía rumana de Nicolae Ceausescu cuando el pueblo se manifestó harto de ellos, y más cercano a nosotros tenemos el éxito del acuerdo que dio origen a la multicolor coalición que eliminó a Pinochet del poder.
Pero esos son otros países. Acá estamos en México y evidentemente merecemos lo que nos pasa y aún más. México ocupa uno de los últimos lugares en calidad de educación con Finlandia en el primer lugar, es uno de los que menos leen y es el país más corrupto de la OCDE. Nuestros gobernantes sólo son nuestro reflejo y, por cierto, los votos se cuentan, no se analizan ni se juzgan.
Add. Buena medida la tomada por el gobierno de Michoacán al suprimir el cobro de las nuevas placas para los contribuyentes cumplidos.

drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba