Jueves 4 de Febrero de 2016
A- A A+

México se convulsiona por la injusticia, la pobreza, la desigualdad y la violencia que existe. Sin embargo, la fiesta y el hacer parecer que nada pasa es la constancia.
Un puente de cuatro días antecedió al Día de la Candelaria, día de la luz, día de fiesta en oficinas y hogares. ¿Y el puente por qué fue?, le pregunté a unos niños. Se me quedaron viendo entre apenados y asombrados de mi pregunta. Nada sabían de la importancia de nuestra Constitución.
Recordemos que tras la Revolución de 1910, como consecuencia de ésta y ante el obvio deterioro de las instituciones, México necesitaba fortalecer su sistema político para garantizar la seguridad de las personas y su patrimonio. En este contexto se convocó en diciembre de 1916 al Congreso para presentar un proyecto de reformas a la Constitución de 1857. La nueva Constitución se promulgó el 5 de febrero de 1917 en el Teatro de la República de la ciudad de Querétaro e incluyó gran parte de los ordenamientos de la de 1857, la forma de gobierno siguió siendo republicana, representativa, demócrata y federal; se refrendó la división de Poderes en Ejecutivo, Judicial y Legislativo, dividiéndose por primera vez en cámaras de Diputados y Senadores. Se ratificó el sistema de elecciones directas y anónimas, se decretó la no reelección y se eliminó el cargo de vicepresidente. Se creó el municipio libre y se estableció un ordenamiento agrario relativo a la propiedad de la tierra. Esta Constitución reconoce las libertades de culto, expresión y asociación, la enseñanza laica y gratuita y la jornada de trabajo máxima de ocho horas.
Se trata de una aportación de la tradición jurídica mexicana al constitucionalismo universal, dado que fue la primera Constitución de la historia que incluyó y dio prioridad a los derechos sociales.
¿Qué nos ha pasado a los mexicanos que hemos permitido que todos los logros hayan sido pisoteados? Grandes mentes y corazones lucharon por un México con justicia, igualdad y soberanía.
El problema de la injusticia, la desigualdad y la corrupción es resultado de nuestra falta de valentía y amor por esta tierra. Hemos permitido que nuestra Carta Magna sea violada y pisoteada en aras de los intereses económicos y políticos de unos cuantos.
Voces valientes han denunciado lo anterior. Recordemos cómo en 1903, Flores Magón y un grupo de liberales publicaron en el periódico El Hijo del Ahuizote con motivo del XLVI Aniversario de la Constitución de 1857: “La Constitución ha muerto\".
Ese mismo día, Flores Magón escribió: “Todo aquel que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”. Transcribo parte de su escrito: \"Cuando ha llegado un 5 de febrero más y... la justicia ha sido arrojada de su templo por infames mercaderes y sobre la tumba de la Constitución se alza con cinismo una teocracia inaudita, ¿para qué recibir esa fecha, digna de mejor pueblo, con hipócritas muestras de alegría? La Constitución ha muerto y al enlutarnos hoy con esa frase fatídica, protestamos solemnemente contra los asesinos de ella, que con escarnio sangriento al pueblo que han vejado, celebren este día con muestras de regocijo y satisfacción\". Actual es el pensamiento y crítica de Flores Magón.
Otra cosa sería México si se hubiese respetado y se respetase nuestra Carta Magna. Seguramente los niños sabrían de ella, de su enorme valor e importancia pues vivirían en un país con justicia, libertad e igualdad. Vivirían en un país donde existiera la paz, en un país donde se diera prioridad al conocimiento y la honradez.
Duele escribir y reconocer la verdad de lo que en estas tierras acontece. Tonto sería no reconocer y aparentar que todo está bien.
El lunes pasado 1º de febrero se celebró el Año Nuevo purépecha, loable es el que aún se celebre y que se valore la historia, así como los usos y costumbres. Durante la ceremonia, la esperanza latía en los corazones, y en las mentes, la convicción de la necesidad y compromiso de un mejor futuro para estas tierras:
“Te pedimos gran fuego sagrado. Chaari sesïkua jimbó: Que nuestra espiritualidad, filosofía y pensamiento p’urhépecha perviva en la memoria colectiva de nuestros pueblos. Te pedimos por Naná Echéri, Madre Tierra, porque ella es quien nos provee de las necesidades vitales básicas, te pedimos por Tata Jurhíata (el Sol), por Tata itsï (el agua) y por nuestro Tata Tarhéata (aire), por nuestro Tata Ch’jpiri (fuego) y por la renovación y cambio del año agrícola (el que termina y el que se inicia).
“Te pedimos por la unidad de las cuatro regiones p’urhépecha: Juátarhu (montaña), Eráxananirhu (cañada), Tsakápundurhu (ciénega) y Japúndarhu (lago).
“Te pedimos por la identidad, nuestra pertenencia y colaboración en todo lo concerniente a estas tierras. Que nos ayudemos en la faena y salgamos del discurso para pasar a la acción comunal”.
Bellos y valientes preceptos que todos los mexicanos debiéramos interiorizar: respeto a lo que nos rodea, agradecimiento y valoración de la vida, unidad, colaboración y salir del discurso para empezar la acción comunal.
Recuperar este país, recuperar la dignidad, recuperar el sentido del servicio a los demás, la sonrisa, la confianza, la certeza de que se pueden cumplir los anhelos, sobre todo de un país soberano, donde impere la justicia.
No perdamos la esperanza, no perdamos el coraje, no permitamos que nuestros ojos se sequen. No debemos cejar en la lucha por un mundo diferente, donde la justicia, la igualdad, el respeto, la felicidad y la paz existan.
Estos anhelos son de la humanidad entera, pero mientras persista el sistema económico y político imperante, nada cambiará. Tenemos todos que unirnos, de los cuatro puntos cardinales, de todos los colores y razas, para vencer a la avaricia, al latrocinio, al racismo, la intolerancia, la injusticia y la violencia.
Tenemos que lograr la globalización de la resistencia y de la lucha por nuestros derechos, de nuestros hijos y la restauración y preservación de la tierra, nuestro hogar, nuestro planeta.
Tenemos que imaginar la paz y hacerla una realidad. Soñemos, sintamos, recordemos, imaginemos la paz.
Una paz no producto de la supremacía de uno sobre otro, no producto de las armas, de la imposición, de dictaduras. Tenemos que lograr una paz basada en el respeto, el conocimiento y la justicia.
Yoko Ono está en la Ciudad de México para presentar una muestra en el Museo de la Tolerancia y varias calles de la antigua Tenochtitlan. Invita a todos a plantar árboles, reforestar los bosques, los parques, nuestra calle, nuestra casa.
Termino con una frase de Yoko: “Quiero pelear con ustedes para cambiar lo malo que está sucediendo”.
Ciertamente sólo así hemos de lograr la paz.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…