Hugo Rangel Vargas
Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad
Viernes 5 de Febrero de 2016
A- A A+

La caprichosa historia colocó en el 2 de febrero dos hechos distanciados no sólo por siglos, si no por los efectos futuros para la vida de América Latina: en 1508 ocurre la incorporación de las Indias a la Corona de Casilla, mientras que en 1999 asciende al poder en Venezuela Hugo Chávez Farías.
El acuerdo tomado por la Corte en Valladolid, España, en 1508, deja sentir sus consecuencias hasta nuestros días en la cultura de América Latina, pero más allá de eso, marca la visión con la que Occidente contempló a nuestro continente desde aquel lejano siglo XVI.
Si Isabel La Católica había señalado en su codicilo de 1504 que “el dicho reino de Granada y las Islas Canarias e islas y Tierrafirme del Mar Océano descubiertas y por descubrir, ganadas y por ganar, han de quedar incorporadas en estos mis reinos de Castilla y León”, la posición de las potencias económicas en el ulterior devenir de la historia no ha sido distinta en relación con América Latina.
Repleta de despojos, la historia del subcontinente latinoamericano ha tenido que cargar además con la pesadumbre del sometimiento a un orden internacional que coloca a estos pueblos en la indignante condición de estar permanentemente intervenidos por una oligarquía que expolia recursos naturales e impone a castas gobernantes como gerentes.
Sin embargo, una luz se abrió en América Latina el mismo 2 de febrero pero de 1999 con la llegada al poder en Venezuela del régimen bolivariano de Hugo Chávez. A su llegada al poder, el nuevo gobierno entendió la condición ventajosa que tenía la posesión de la riqueza energética en su territorio y Chávez emprendió un fuerte activismo al interior de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.
La burocracia gobernante antes del ascenso de Chávez en Venezuela había sostenido una fuerte confrontación con la OPEP y estaba prácticamente generando un proceso de desmantelamiento de la empresa Petróleos de Venezuela, llevando a las reservas petroleras al mínimo histórico de 78 mil millones de barriles y en proceso de descenso por el agotamiento de los pozos debido a la irracional explotación de las compañías internacionales que operaban mediante contratos de servicios.
A la llegada de Chávez, el precio de la mezcla venezolana se encontraba en nueve dólares por barril, y para 2008 ya había superado los 130 dólares. Detrás de este crecimiento del precio del crudo, que se vio reflejado en el incremento de las rentas petroleras para Venezuela, se encontró la recomposición solidaria de las relaciones con los países productores de petróleo, logrando que para el 27 y 28 de septiembre de 2000 se celebrara la II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la OPEP, después de 40 años de existencia del organismo.
El interés de las oligarquías y las potencias internacionales sobre los recursos naturales de la América Latina ha sido un eje estratégico de la agenda global. Como en 1508, la tentación colonialista permanece en la visión de los nuevos potentados. Frente a ello, la lección que ha dejado Hugo Chávez, hoy a 17 años de su llegada a Miraflores, debe permanecer en la conciencia de los latinoamericanos que podemos encontrar ahí la ruta libertaria y del ejercicio de nuestra soberanía, no como parte de la retórica política, sino como un acto de autoridad sobre los recursos que se asientan en nuestros territorios.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos