Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Milagros mediáticos
Miércoles 10 de Febrero de 2016
A- A A+

Los medios michoacanos, la jerarquía eclesiástica, los gobiernos estatal y municipal, el sector empresarial y los informales están convergiendo ante la visita del Papa Francisco. Hecho histórico, sin duda, mercadotécnicamente calculado, que hasta El Vaticano se confunde al afirmar que el 100 por ciento de los mexicanos son católicos.
Algunos medios michoacanos han saturado, con las voces oficiales del catolicismo conservador el espectro mediático, como si, creyentes –pecho-golpeadores, asistentes a las misas de rigor–, compartieran la euforia mediática de las ocho horas papales en Morelia. Incluso se “urge” a la tolerancia, cuando parece que se alienta el fanatismo.
Se entiende la euforia de católicos, la extrañeza de otras religiones y la mercadotecnia que los medios michoacanos han desatado ante la breve estancia de un Papa en Morelia, pero es deleznable el discurso conservador y neofascista de los medios electrónicos. La televisión privada local parece que tiene la tarea de confundir, alienar.
En ningún caso la disidencia católica, que la hay, las voces de otras religiones, a las que la Iglesia católica mexicana sigue calificando de sectas, están en el espectro mediático. Es preocupante que la vocería mediática de la jerarquía eclesiástica, al pedir tolerancia, pretenda imponer la fe única como en tiempos inquisitoriales.
Las sociedades modernas toleran la predominancia de cierta religión pero son críticas ante el vuelco mediático y gubernamental sobre cierto credo religioso, porque equivale a negar otras expresiones y prácticas religiosas, además de propiciar la marginación y exclusión. Es lo lamentable de algunos lectores de noticias de la televisión privada local.
Sin duda la visita de un Papa a una sociedad conservadora, de catolicismo mayoritario, renuente al cambio, a la tolerancia a otras denominaciones cristianas –del mismo origen pero históricamente separadas– es relevante, pero la historia del papado no puede ser ignorada. El ocultamiento y tolerancia a la pederastia es buen ejemplo.
El mensaje papal como mensajero de “la esperanza y de la paz” no puede ignorarse. El Papa Francisco sabe bien que viene a un país y una entidad estremecida por la corrupción, la impunidad, la violencia delincuencial y del Estado-nación. Sabe perfectamente que el gobierno mexicano no es pulcro y usa políticamente la visita papal.
Igualmente, las entidades comprendidas en su ruta tienen historias trágicas, violentas, de desaparecidos, ejecutados y delincuencia rampante. Mala señal, oportunista, del gobierno estatal al reunir a las élites económicas, organismos y grupos conservadores afines pretendiendo que con un supuesto mensaje del “pueblo” lave imágenes cual pecados.
Sin duda es histórica la visita de un Papa a Morelia, lo que ha obrado, cual milagro mediático, recursos, entusiasmos, obras remozadas y un sinfín de discursos que explotan la fe y el fanatismo a favor de un credo religioso, que no por ser el mayoritario debería recibir privilegios inusitados. La fe es extraordinaria pero no opera como las burocracias suponen.
La esperanza y la paz que enarbola el Papa Francisco para su visita a México es efectivamente un mensaje de humildad, acompañamiento e interés por un pueblo, el real, no las élites económicas, los políticos y gobiernos corruptos que se pretenden apropiar de este viaje, que sigue sumido en la vorágine delincuencial.
El milagro de esta visita papal es espiritual, de misericordia, cercanía con el oprimido, el que sufre. La pobreza, los miles de desaparecidos y desplazados, ejecutados, mujeres asesinadas, los vulnerables y violentados, son el pueblo que el Papa Francisco espera encontrar a su paso. Bienvenido, su esperanza y paz reconfortarán, pero está más allá de los milagros mediáticos.
Obviedades. 1. Es innegable la tosca y ofensiva reacción en redes sociales en contra de una mediocre conductora de un programa televisivo basura, pero igual la aludida tendría que reconocer que las estupideces que dijo son indefendibles, aunque la entreviste conocido periodista oficialista. 2. Si de la PGR no salió ninguna filtración, como contundentemente afirma la titular de esa dependencia, entonces los medios y comentócratas gobiernistas tejieron e inventaron la telenovela El Chapo Guzmán-Kate del Castillo. Y es bastante obvio que los “indicios” de que habla es otro montaje de la teleprocuradora. 3. Mientras los desaparecidos de Ayotzinapa, los otros 25 mil desaparecidos, los miles de desplazados, son ignorados y despreciados por el gobierno de Enrique Peña Nieto, su gobierno le pone alfombra roja a una representante del golpismo y la ultraderecha de Venezuela. 4. El nuevo director de TV-UNAM, un mediocre vendedor de arte y literatura de Televisa supone que la telebasura debe ocupar un lugar privilegiado en la difusión y comunicación de la máxima casa de estudios del país. 5. Las recientes designaciones en el gabinete federal únicamente buscan apretar el paso privatizador. En ningún caso se resolverán los problemas con cambios cosméticos. 6. La grotesca “idea” de una supuesta “familia natural” pretende ser impuesta, en contra de los derechos de las personas, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Esperemos que, como su propaganda lo señala, esta instancia reafirme la protección de los derechos humanos y las garantías individuales de los mexicanos. 7. El Congreso del Estado no es sólo un organismo costoso e inoperante, sino también mediocre al legislar, como lo demuestra su fe de erratas que legalizaba la venta de concesiones del autotransporte público, lo que está prohibido por la ley ídem. 8. Mientras Consulta Mitofsky reafirmó el creciente rechazo a los partidos políticos (30.9 por ciento en 2014 a 34.5 en 2015), una revisión de Federico Arreola, propietario del sitio web SDPnoticias.com, de las tendencias electorales en las dice entidades donde habrá elecciones para gobernador confirma los desvaríos de los mexicanos: en seis el PRI aventaja, en tres va arriba el PAN y en los otros tres empatan PAN-PRI o PRD-PAN. La corrupta clase política es la ganadora. 10. El podrido PVEM pretende, vía una reforma a las leyes del IMSS y el ISSSTE, legalizar la pobreza cargando a los pensionados el costo de su seguridad social, acorde con los intereses de la OCDE. No solamente mermarían aún más las pensiones de los trabajadores, sino también favorecería a las empresas que invierten los fondos en un mercado que genera pérdidas a quienes un día se pensionarán, pero enormes ganancias a las mismas.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”