Alejandro Vázquez Cárdenas
El fuero ¿debe desaparecer?
Miércoles 10 de Febrero de 2016
A- A A+

A raíz del reciente escándalo de la bautizada como Chapo Diputada, Lucero Sánchez, de la bancada del PAN de Sinaloa, se ha reactivado la conveniencia de desaparecer esa reliquia llamada “fuero”, misma que históricamente sólo ha servido para proteger delincuentes, no sólo legisladores, pues también se extiende a otros funcionarios de la administración pública en México. La idea es que no exista una \"patente de corso\" ni muralla legal que favorezca la impunidad en los casos detectados, como ha sido el caso de las dictaduras militares en Sudamérica, concretamente en Chile con Pinochet y sus esbirros y Argentina en la época de los Videla, Lanusse, Ongania y gorilas similares.
El llamado \"fuero\" en México es básicamente una protección que el Estado mexicano otorga a determinadas personas para el desempeño de su trabajo para proteger básicamente las opiniones que manifiesten en sus cargos.
Las iniciativas, pues son varias, para modificar, que no suprimir, el fuero teóricamente están destinadas no sólo a legisladores, sino a diversos funcionarios del Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como al personal diplomático.
Pero la reacción de los legisladores es casi unánime, de múltiples formas nos dicen que el fuero es intocable como requisito esencial para cumplir con los altos riesgos de sus tareas legislativas y varios, recordando sus lecciones de historia, mencionan a Belisario Domínguez, legislador asesinado por criticar al dictador Victoriano Huerta hace 102 años. Pero vale recordar que en caso de un golpe de Estado, como el de Victoriano Huerta contra Madero, de nada sirven leyes ni fueros, a Belisario Domínguez lo hubieran asesinado, con o sin fuero, pues en esos casos no hay ley que funcione.
¿Para qué ha servido concretamente el fuero en los actuales tiempos? A Óscar Espinoza Villareal, para poder escapar del país; a Mario Villanueva, para esconderse a tiempo; a Felix Salgado Macedonio, para agredir, ebrio hasta la ceguera, a quienes intentaban controlarlo; a El Niño Verde, para sus escándalos; al panista Rigoberto Romero, por su enfrentamiento con la policía del DF filmado para un noticiero en cadena nacional; al priista Fernando Espino Arévalo, eterno líder del Sindicato del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en la Ciudad de México, para evitar un juicio.
¿Algún diputado amenazado con sanciones o cárcel por su oratoria en la Cámara? Ninguno. Y eso que existen intervenciones verdaderamente vitriólicas.
Por otro lado, ¿de qué le sirvió el fuero a Jorge Díaz Serrano, senador de la República?, para nada, fue fulminantemente desaforado y velozmente encarcelado cuando así convino al sistema. ¿De que le sirvió el fuero al diputado Muñoz Rocha, acusado de complicidad en el asesinato de Ruiz Massieu? Para nada, y de paso muy probablemente tenga ya años de asesinado. Aunque hay que reconocer que el fuero sí le sirvió para burlar a la justicia a Julio César Godoy Toscano, el llamado Narcodiputado, hermano del entonces gobernador Leonel Godoy, y le dio tiempo para huir, estando prófugo a la fecha.
Recordemos que el Congreso ocupa uno de los últimos lugares de credibilidad, sólo por arriba de los sindicatos y de la Policía. A éste contribuye el lamentable hecho de los desfiguros de varios diputados y su incómoda fama de prepotentes, majaderos, intolerantes y acosadores sexuales. Todo esto consignado puntualmente en diversos medios o sufrido por inermes ciudadanos.
En estos tiempos, ya en pleno siglo XXI, nada es más deseable que una mejoría radical en la imagen, pero sobre todo, en el desempeño de los legisladores y funcionarios. Verdadera “misión imposible”.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?