Columba Arias Solís
Pemex, el objeto del deseo
Jueves 27 de Junio de 2013

Primera parte

A- A A+

Setenta y cinco años ha cumplido la empresa paraestatal mexicana surgida de la rebeldía de las compañías petroleras extranjeras contra el laudo de la Junta de Conciliación y Arbitraje, que favoreció a los trabajadores, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación negó el amparo promovido por las petroleras contra el fallo de la Junta.
Ante el desacato de las compañías al mandato judicial, el presidente Lázaro Cárdenas del Río decreta la expropiación de los bienes muebles e inmuebles de 17 compañías petroleras en favor de la nación el 18 de marzo de 1938, y el 7 de junio del mismo año se crea Petróleos Mexicanos. En 1942, Pemex y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana firman el primer Contrato Colectivo de Trabajo.
A partir de entonces la empresa mexicana ha generado recursos que constituyen una parte importante del Producto Interno Bruto del país y en las últimas décadas ha contribuido al presupuesto nacional con porcentajes que van del 37 al 40 por ciento de los ingresos del sector público.
En la historia de la empresa se entremezclan los señalamientos de malos manejos de directores, alguno de los cuales pasó unos años de su vida en prisión, sin saberse con seguridad si cometió los delitos de que lo acusaron o solamente fue el chivo expiatorio presidencial para desviar las sospechas sobre el primer mandatario de la nación.
Corrupción, saqueo, desviación de recursos, tráfico de influencias son algunos de los ilícitos que en forma constante a lo largo de los años han sido señalados en contra de sus directores y de los dirigentes sindicales de la empresa, entre los más connotados, los millonarios recursos que en presuntos préstamos cierto director entregara al dirigente sindical, así como los también muchos millones que este último donara a cierto candidato presidencial hace ya algunos años, los manejos irregulares en el otorgamiento de contratos de que se acusa al ex director jurídico en el gobierno calderonista, y el terrible accidente en la torre de Pemex que ocasionara la muerte a varias personas y que todavía no ha sido aclarado.
No obstante, la contribución de Pemex al presupuesto nacional es incuestionable, pues de cada tres pesos que gasta el gobierno federal y los gobiernos locales y municipales, alrededor de uno proviene de los ingresos derivados del petróleo y van destinados -según informa la propia paraestatal- entre otros rubros, a proporcionar servicios educativos y de salud, construir carreteras y viviendas, apoyar el desarrollo del campo, generar y distribuir electricidad, garantizar seguridad nacional, procurar e impartir justicia, transferir recursos a los estados y municipios, entre otros servicios.
Pesan sobre la petrolera, además de los señalamientos de mala administración gubernamental y corruptelas, las críticas por la falta de desarrollo, por su incapacidad para explorar en mares profundos y para transformar la materia prima en otros productos susceptibles de exportarse y generar mayores ingresos, como si fuera responsabilidad única de la paraestatal la decisión gubernamental de exprimirla y no permitir su desarrollo y mejor desempeño.
Pese a los actos de corrupción y saqueo, a la carga impositiva que el gobierno le impone sobre sus utilidades brutas, sobre las ventas totales y demás conceptos, a las acusaciones de que a cambio de ser la caja grande del gobierno federal, se le permite ser una empresa ineficiente dominada por uno de los sindicatos más poderosos y corruptos, Pemex sin embargo ha sido y sigue siendo el objeto de deseo privatizador especialmente de los últimos cinco ex presidentes y tal parece que el actual pretende transitar por el mismo camino.
Varios han sido los afanes de privatización, pero no hay el registro de ninguno por modernizar a la empresa del estado, partiendo de aligerarle las onerosas cargas contributivas, de fincarle responsabilidades a directivos y líderes sindicales corruptos que han hecho de esa industria su negocio, de dejarle los recursos indispensables para renovar y ampliar equipo, modernizar tecnología, por limpiarla de lacras sindicales y gubernamentales, a fin de que siga siendo palanca del desarrollo nacional.
En estos días es tema de controversia la iniciativa sobre reforma energética anunciada por el presidente Peña Nieto, en el centro de la cual se encuentra la paraestatal Pemex y sobre la cual, por la opacidad o la falta de información al respecto se tejen las especulaciones, contribuyendo a éstas las declaraciones del presidente en el extranjero que luego ha tratado de matizar.
Hay por supuesto quienes se frotan las manos suponiendo la venta a particulares de la ya única joya de la corona de la administración federal, imaginándose los nuevos cresos que encabecen las listas de Forbes, desbancando a quien con la compra de la empresa estatal telefónica hace unos ayeres, sobrepasó a los magnates de los países más ricos del mundo. Sin embargo, no hay nada seguro todavía, hay mucho camino por transitar. Ya se verá.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada