Columba Arias Solís
Actividades vulnerables
Viernes 23 de Agosto de 2013

Primera parte

A- A A+

En estos días ocupa la atención mediática la propuesta presidencial de reforma energética cuya parte trascendental se refiere a la privatización de la paraestatal petrolera y que se cocina en el horno de las fracciones parlamentarias, principalmente del PRI y del PAN. La publicidad generada en torno a dicha iniciativa ha centrado el interés, desviando la atención de todo lo demás, por lo que el ciudadano común ignora la entrada en vigencia de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, ahora conocida como Ley Contra el Lavado de Dinero, este 17 de julio pasado, aunque para su cumplimiento debió esperarse la publicación del reglamento, cosa que aconteció el 16 de agosto, señalando su primer transitorio que entrará en vigencia el 1 de septiembre, si bien la presentación de los avisos por parte de quienes realicen actividades vulnerables según el artículo 17 de dicha ley, así como la restricción del uso de efectivo, entrarán en vigor a partir del primero de octubre de este año.
De acuerdo con sus disposiciones, esta norma tiene por objeto “proteger el sistema financiero y la economía nacional, estableciendo medidas y procedimientos para prevenir y detectar actos u operaciones que involucren recursos de procedencia ilícita”, y a través de la coordinación interinstitucional recabar elementos para investigar y perseguir los delitos de operaciones con recursos ilícitos, estructuras financieras de las organizaciones delictivas y evitar el uso de los recursos para su financiamiento.
Dadas las diversas disposiciones que atañen a todas las instituciones del sistema financiero en nuestro país, a las uniones de crédito, las cajas de ahorro, cooperativas y demás empresas del ramo, así como a las personas morales previstas por nuestra legislación, personas físicas dedicadas a ciertas actividades de comercio, además de notarios y corredores públicos, esta ley sin duda impactará en las diversas actividades económicas que en la ley son consideradas actividades vulnerables, es decir, susceptibles de que en la mismas se usen recursos de procedencia ilícita.
¿Cuáles son las actividades vulnerables de acuerdo con esta ley? Dispone el artículo 17 que se entenderán como tales y por tanto objeto de identificación:
Aquellas que se vinculan a la práctica de juegos con apuesta, concursos o sorteos o a través de los permisos concedidos por la Secretaría Gobernación, a saber: la venta de boletos, fichas o cualquier otro tipo de comprobante similar para la práctica de dichos juegos o sorteos, el pago del valor de dichos boletos, fichas o recibos, la entrega o pago de premios y la realización de cualquier operación financiera, ya sea de manera individual o en serie de transacciones vinculadas entre sí en apariencia, con las personas que participen en dichos juegos concursos o sorteos, siempre que el valor de cualquiera de esas operaciones sea por una cantidad igual o superior a 325 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal.
Es actividad vulnerable la emisión o comercialización de tarjetas de servicios, de crédito, prepagadas y todas las que constituyen instrumentos de almacenamiento de valor monetario, que no sean emitidas por entidades financieras. En el caso de tarjetas de servicios o de crédito, cuando el gasto mensual acumulado en la tarjeta sea igual o superior a 805 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal, y en el caso de tarjetas prepagadas, cuando su comercialización se realice por una cantidad igual o superior a 645 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal, por operación.
En esta lista se considera también como vulnerable la emisión y comercialización de cheques de viajero, cuando no es realizada por las entidades financieras; el ofrecimiento de operaciones de mutuo o de garantía o de otorgamiento de préstamos o créditos, con o sin garantía por parte de sujetos distintos a las entidades financieras; la prestación de servicios de construcción o desarrollo de bienes inmuebles o de intermediación en la transmisión de la propiedad o la constitución de derechos sobre dichos bienes, en los que se involucren operaciones de compra o venta de los propios bienes por cuenta o a favor de clientes de quienes presten dichos servicios; la comercialización o intermediación de metales preciosos, piedras preciosas, joyas o relojes, las operaciones de compra o venta de estos bienes cuyo valor sea igual o superior al equivalente a 805 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal, exceptuando aquellos en los que intervenga el Banco de México; la subasta o comercialización de obras de arte, en las que se hagan operaciones de compra o venta con un valor igual o superior a dos mil 410 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal.
Son actividades vulnerables la comercialización o distribución de vehículos, nuevos o usados, ya sean aéreos, marítimos o terrestres con un valor igual o superior a tres mil 210 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal; la prestación de servicios de blindaje de vehículos terrestres por una cantidad igual o superior a dos mil 410 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal, así como la prestación de servicios de traslado o custodia de dinero o valores, excepción de aquellos en los que intervenga el Banco de México y las instituciones dedicadas al depósito de valores.
Hay otras actividades vulnerables a que me referiré en la próxima entrega, así como a los avisos, la restricción para el uso de efectivo y las sanciones previstas en la ley.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada