Columba Arias Solís
Actividades vulnerables
Jueves 5 de Septiembre de 2013

Última parte

A- A A+

Derivada de las observaciones que el Grupo de Acción Financiera y el Fondo Monetario Internacional hicieran al gobierno mexicano, la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, obliga a las personas físicas y morales que realicen actividades vulnerables a observar políticas de identificación de clientes y usuarios, debiendo integrar y conservar un expediente único de identificación de cada una de aquellas, de acuerdo con lo dispuesto tanto en la ley como en el reglamento y en las reglas para el cumplimiento de dicho ordenamiento.
Bajo ese esquema, se deberá dar aviso a la Secretaría de Hacienda de todas las actividades vulnerables que en los diversos artículos de la ley se especifican, cuando los montos establecidos se rebasen a través de los formatos que la propia autoridad expida.
La ley restringe el uso de dinero en efectivo y en ese sentido, el artículo 32 establece la prohibición de “dar cumplimiento a obligaciones y, en general, liquidar o pagar, así como aceptar la liquidación o el pago, de actos u operaciones mediante el uso de monedas y billetes, en moneda nacional o divisas y metales preciosos”, en los siguientes casos:
En la constitución o transmisión de derechos reales sobre bienes inmuebles por un valor igual o superior al equivalente a ocho mil 25 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal (519 mil 699 pesos moneda nacional); en las transmisiones de propiedad o derechos sobre vehículos, nuevos o usados, aéreos, marítimos o terrestres por un valor igual o superior al equivalente a tres mil 210 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal; transmisiones de propiedad de relojes, joyería, metales preciosos y piedras preciosas y obras de arte, por un valor igual o superior al equivalente a tres mil 210 veces el salario mínimo .
En la adquisición de boletos para juegos con apuesta, concursos o sorteos, la entrega o pago de premios, la prohibición se establece cuando el valor sea superior o equivalente a tres mil 210 veces el salario mínimo en el Distrito Federal; lo mismo aplica en la transmisión de dominio o constitución de derechos de cualquier naturaleza sobre los títulos representativos de partes sociales o acciones de personas morales, manejándose los mismos montos.
Con relación a las sanciones administrativas, la ley señala que las multas que se determinen tendrán el carácter de créditos fiscales y se fijarán en cantidad líquida, sujetándose al procedimiento administrativo de ejecución que establece la legislación aplicable.
En ese sentido, el artículo 53 establece que se aplicará la multa correspondiente a quienes: se abstengan de cumplir con los requerimientos que les formule la secretaría en los términos de la ley; incumplan con cualquiera de las obligaciones establecidas en el artículo 18 de la ley; incumplan con la obligación de presentar los avisos a que se refiere el artículo 17, o de presentarlos en tiempo, o cuando los avisos no reúnan los requisitos establecidos en el artículo 24; así como a quienes participen en cualquiera de los actos u operaciones prohibidos por el artículo 32 del ordenamiento.
Las multas aplicables en los primeros casos, serán por el equivalente a 200 y hasta dos mil días de salario mínimo vigente en el Distrito Federal (doce mil 952 a 129 mil 520 pesos); a los notarios que incumplan con la obligación de identificar la forma de pago de las obligaciones derivadas de los instrumentos pasados ante su fe, cuando las operaciones tengan un valor igual o superior al equivalente a ocho mil 25 veces el salario mínimo en el Distrito Federal, se les sancionará con multa equivalente a dos mil y hasta diez mil días de salario mínimo en el Distrito Federal (129 mil 520 a 647 mil 600 pesos); y para quienes omitan la presentación de avisos o participen en cualquiera de los actos u operaciones prohibidos por el artículo 32 de la ley, la multa que se aplicará será equivalente a diez mil y hasta 65 mil días de salario mínimo en el Distrito Federal (647 mil 600 a cuatro millones 209 mil 400 pesos), o del diez al cien por ciento del valor del acto u operación, cuando sean cuantificables en dinero, la que resulte mayor.
Además de las sanciones anteriores, al notario que reincida en las omisiones de los avisos a la secretaría, o en la presentación extemporánea e incompleta de los mismos, le será revocada su patente para ejercer como fedatario.
Por último, y en cuanto al capítulo de delitos, la ley determina que se sancionará con prisión de dos a ocho años y con 500 a dos mil días de multa: a quien proporcione de manera dolosa a quienes deba dar avisos, información, documentación, datos o imágenes que sean falsas, o sean completamente ilegibles, para ser incorporados en aquellos que deban presentarse; a quien de manera dolosa, modifique o altere información, documentación, datos o imágenes destinados a ser incorporados a los avisos, o incorporados en avisos presentados.
A los servidores públicos que indebidamente utilicen información, datos o documentos a los que tengan acceso o reciban, o que transgredan las disposiciones de la reserva y manejo de información, se les sancionará con prisión de cuatro a diez años y con 500 a dos mil días de multa conforme al Código Penal Federal. Estas penas se duplicarán cuando quien cometa el ilícito sea al momento de cometerlo o haya sido dentro de los dos años anteriores a ello, servidor público encargado de prevenir, detectar, investigar o juzgar delitos.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada