Columba Arias Solís
Las reformas estructurales
Jueves 10 de Octubre de 2013
A- A A+

Con el actual gobierno federal, son ya tres administraciones en las que los presidentes que las encabezan y funcionarios de alto nivel, advierten con dramatismo que si las iniciativas de reformas propuestas no son aprobadas, no habrá crecimiento económico en el país, no habrá generación de empleo, no habrá inversiones extranjeras, no habrá obras, no habrá mejoras en casi nada, es decir, van las reformas o es el caos.
Desde el inicio del gobierno del panista Vicente Fox, la propuesta de reforma fiscal y energética de su administración se publicitaba con el señalamiento de que su aprobación generaría un crecimiento económico impresionante en México, toda vez que en el caso de la primera se allegarían millonarios recursos vía la aplicación del IVA a medicinas y alimentos, ya que el primero en proponer tal medida fue precisamente el ex presidente citado.
Luego vendría el sexenio calderonista, con sus propuestas bandera en materia de reforma energética y laboral, advirtiendo el propio ex presidente, así como sus secretarios, la urgencia de las llevadas y traídas reformas estructurales para resolver todos los problemas nacionales.
Han pasado los sexenios que se adujeron del cambio, y en su reconquista del poder también los tricolores intentan convencer de que la serie de reformas son absolutamente indispensables para volvernos un país feliz, empero las iniciativas propuestas -entre ellas la fiscal- han generado una serie de inconformidades que el propio presidente ha debido intervenir expresando su disposición a pagar el costo de dicha reforma, cosa que los líderes legislativos de su mismo partido no parecen compartir, puesto que al parecer están aplicando la tijera a la iniciativa presidencial y por lo pronto, ya han declarado que no pasará el IVA a las colegiaturas, ni tampoco a la vivienda, ni el incremento indiscriminado del ISR, además de que se encuentran haciendo el análisis de la homologación del IVA en las fronteras del país.
Los empresarios agrupados en la Confederación Patronal y en el Consejo Coordinador, no comparten la propuesta presidencial, pues consideran la reforma fiscal recesiva y demandan a los congresistas y a los funcionarios de la Secretaría de Hacienda cambiar el 90 por ciento de la iniciativa. A esas voces se han unido las del presidente y los legisladores de Acción Nacional, quienes extrañamente ahora se oponen a unas propuestas bastante parecidas a las que presentaron en su tiempo sus correligionarios presidentes.
El dirigente panista ya lanzó la advertencia de que su partido no habrá de dar ni un voto a la reforma hacendaria ya que tiene errores y es nociva para la economía del país y de los mexicanos. Hasta ahora el panismo parece oponerse a la reforma fiscal, en cambio se aprestan a fortalecer la iniciativa presidencial en materia energética, con la que no sólo están absolutamente de acuerdo, sino además la advierten corta de miras.
En ese estira y afloja de las mentadas reformas estructurales se han ido cerca de quince años y no obstante las amenazas del caos si éstas no se llevan a cabo, lo cierto es que el país ha salido adelante y que en algún tiempo incluso ha habido crecimiento económico.
Al respecto, en los primeros años del gobierno foxista, cuando la publicidad gubernamental giraba en torno a las necesarias reformas estructurales, el economista Alfredo Acle, en su colaboración periodística escribía: “Las pomposamente denominadas reformas estructurales -la laboral, la eléctrica y la fiscal- se han convertido para algunos en una especie de parteaguas de la vida del país”. Señalaba el analista, “así prevalece la idea de que gran parte del estancamiento económico se debe a su falta de aprobación y, por consecuencia se hace el supuesto en contrario de que cuando eso ocurra se desatarán una serie de fuerzas hoy ocultas que propulsarán el desarrollo del país hacia nuevos estadios de bienestar y crecimiento”.
El analista cuestionaba ¿Es en verdad la falta de aprobación de las citadas reformas lo que está atrancando el crecimiento del país o estamos inmersos en un debate viciado que nos impide examinar a fondo otras posibilidades, que ni siquiera nos hemos planteado?
Con relación a los impuestos, expresaba que estos transfieren recursos en manos privadas hacia el Estado, por ende, una reforma fiscal no produce en principio más recursos. Para ello -decía- es necesario que estos a través de la acción pública, se reorienten del consumo e inversiones socialmente improductivas que hacen los particulares, hacia una inversión productiva en infraestructura. Reiteraba que los países no crecen con reformas fiscales sino a través de inversión productiva.
Con razón, Acle señalaba que en el pasado la inversión pública en primer término y la privada nacional en segundo, actuaban como los impulsores del crecimiento económico. Pero las otras reformas estructurales -la privatización y la apertura- replegaron al Estado, mientras que el sector privado nacional no sólo no ha podido suplirlo, sino que ha sido sustituido gradualmente por el extranjero, cuya dinámica no necesariamente se mueve al ritmo, ni en la dirección de los intereses nacionales. Sería muy oportuno recordarles a los legisladores estas consideraciones.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada