Columba Arias Solís
Una mujer para Chile
Viernes 20 de Diciembre de 2013
A- A A+

Michelle Bachelet regresará a la Presidencia de Chile el próximo 11 de marzo, fecha en que rendirá protesta como lo previene la Constitución de su país, luego de haber ganado la segunda vuelta electoral encabezando la formación de centro izquierda Nueva Mayoría, derrotando a la candidata de la derecha, a quien con una gran mayoría arrolló tanto en la primera elección como en la segunda vuelta electoral, convirtiéndose así en la cuarta mujer gobernante en América Latina, junto a las presidentas Dilma Russeff, de Brasil; Cristina Fernández, de Argentina, y Laura Chinchilla, de Costa Rica.
Michelle Bachelet, pediatra de profesión, en su juventud tuvo que emigrar de su país como otros miles de chilenos a causa de la dictadura pinochetista, que en su caso ocasionó la muerte de su padre, Alberto Bachelet, general de aviación, quien a la caída del gobierno del presidente Allende fue detenido y murió de un ataque cardiaco provocado por las torturas a que fue sometido en la Academia de Guerra Aérea.
La familia Bachelet emigró primero a Australia y luego a Alemania, de donde en 1979 Michelle decidió regresar a Chile para combatir a la dictadura ingresando a las juventudes socialistas y donde tendría a sus tres hijos. Con la llegada de Ricardo Lagos a la Presidencia de la República, Bachelet es nombrada secretaria de Salud y dos años después ocuparía la cartera del Ministerio de Defensa, lo que se considera fue su mayor reto en virtud a que hubo de tratar cotidianamente con los militares siendo hija de uno de ellos, pero víctima de la dictadura.
Su presencia y actividad públicas fueron derivando en una gran popularidad que la impulsó a la candidatura y a ser la primera mujer presidenta de Chile, cargo que desempeñaría de 2004 a marzo de 2010, y que al terminarlo lo haría con la más alta popularidad, un 84 por ciento de chilenos opinaban favorablemente.
Luego de dejar de ser presidenta, pasó a ocupar la dirección ejecutiva de ONU Mujeres, cargo que dejaría en marzo de este año, regresando a Chile, luego de conocer las encuestas que la posicionaban con un 54 por ciento de intenciones de voto de sus compatriotas si se postulaba, no obstante que se encontraba lejos de su país.
Bachelet iniciará su periodo como presidenta de Chile debiendo emprender una formidable lucha contra la desigualdad, promesa que los gobiernos de la última década no han podido cumplir, pese a sus ofrecimientos de campaña, como también queda por cumplir la otra gran promesa: reformar el sistema educativo chileno, que es considerado la gran fábrica de desigualdades.
El economista de la Fundación Sol, Marcos Kremerman, presenta datos duros de la realidad chilena, señalando que “el cinco por ciento más rico de la población gana 257 veces más que el cinco por ciento más pobre. El uno por ciento de los más ricos concentra el 31 por ciento de los ingresos”. El lugar donde más se percibe la desigualdad es en el trabajo: El 50 por ciento de los trabajadores gana menos de 251 mil pesos chilenos (345) euros. De tal modo que la brecha entre un gerente y un trabajador que menos gana supera las 100 veces.
Para diversos analistas de la problemática del país andino, no se puede ignorar lo que consideran “la estafa de un sistema donde sólo los más ricos consiguen una educación lo suficientemente buena para superar las pruebas de ingreso en las dos grandes universidades públicas en las cuales también hay que pagar. En tanto el resto de los chilenos se ven obligados a endeudarse para estudiar en universidades privadas, la mayoría de las cuales tienen un pésimo nivel docente”.
Otro de los grandes retos de Bachelet es también enfrentar la ancestral deuda con las mujeres, habida cuenta que Chile es uno de los países con mayor discriminación en áreas laborables por la cuestión de sexo, ya que las mujeres cobran un 30 por ciento menos que los hombres.
La tarea que tiene por delante la presidenta electa chilena es verdaderamente ardua: cumplir sus promesas de campaña en un nuevo periodo gubernamental que forzosamente debe ser diferente al anterior, en el que las discretas medidas de sus políticas fueron cuestionadas incluso por algunos de los sectores que la apoyaron para su arribo a la Presidencia.
Una nueva Constitución -la actual es herencia de la dictadura pinochetista-, una verdadera reforma fiscal en la que paguen los que más tienen, con miras a financiar mejoras en la educación pública y una reforma educativa que permita a los jóvenes chilenos el acceso a una educación de calidad, son las tareas en las que ya ahora debe estar haciendo sus proyecciones. Ya se verá si este nuevo periodo de Michelle Bachelet es también una nueva época de avanzada para los chilenos.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada