Columba Arias Solís
Una reforma notarial
Jueves 23 de Enero de 2014
A- A A+

Este 23 de enero entró en vigencia una reforma a la Ley del Notariado del Estado de Michoacán, con la cual se concluye el capítulo del protocolo cerrado, para dar inicio -como en las demás entidades de la República- al protocolo abierto, mismo que ha de funcionar con folios donde se deberán asentar y autorizar las escrituras públicas y luego de sumar los 200 folios, encuadernarse en un volumen.
No obstante que se dejó pasar la oportunidad de llevar a cabo una profunda reforma legislativa a una institución que es garante de la seguridad y la certeza jurídica y coadyuvante con las tareas del gobierno, cuya marco jurídico data de hace 30 años y por ende ha quedado rezagado en relación con las disposiciones notariales de otros estados del país, cuyas legislaciones se han modernizado acordes a las necesidades de los tiempos, el gobierno estatal impulsó una reforma a la Ley del Notariado para implementar el protocolo abierto con el uso obligatorio de folios, dejando de ser Michoacán el único estado de la República que utilizara el arcaico sistema de transcribir los documentos con el procedimiento de las conocidas como “gelatinas”, esa suerte de almohadillas del tamaño de la hoja de testimonio que colocada sobre la misma y restregada pasaba el contenido del documento dejando ese inconfundible color morado como la violeta de genciana, ya también descontinuada.
La historia del protocolo notarial se remonta hasta el derecho romano, cuando el tabelión -antecesor del escribano y luego del notario- además de anotar los actos en el pergamino que entregaba a las partes, comienza a tomar nota de cada acto también en un pergamino que retiene; luego continúa en las novelas -la compilación jurídica del emperador Justiniano- en el siglo VI, y se formaliza entre los siglos XII y XIII.
En el derecho castellano, Isabel la Católica dicta la Pragmática de Alcalá de Henares, en el año de 1503, donde queda establecido que cada escribano debe tener un libro de protocolo encuadernado y ser diligente en guardar libros de registros y protocolos.
Según relata don Carlos N. Gattari, los protocolos surgen ante la necesidad de conservar aquellos actos importantes relacionados con el patrimonio y los derechos de los habitantes, así como de comprobar la existencia de dichos actos con los cuales se cotejan sus copias y se expiden otras.
En nuestro país, el 9 de agosto de 1525 se abre el volumen primero del protocolo de Juan Fernández del Castillo, con el otorgamiento de un instrumento que lleva el número uno, relativo a un mandato otorgado para cobrar cierta cantidad de dinero, y señala Froylán Sánchez Bañuelos, en su libro de Derecho notarial, que el anterior es el protocolo más antiguo que se encuentra en el Archivo General de Notarías de la capital del país.* En la antigua Valladolid el protocolo más antiguo data del año 1588, mismo que obra en el Archivo de Notarías de la capital moreliana.
Hasta antes de la reforma señalada líneas arriba, la Ley del Notariado del Estado de Michoacán en su artículo 34 estipulaba que el protocolo “está constituido por los libros en los cuales el notario debe asentar las escrituras públicas, las actas notariales y los anexos del apéndice que contengan los actos y hechos jurídicos sometidos a su autorización.
Llevará el protocolo en uno o varios libros, según el movimiento de los asuntos de su notaría; deberá usarlos por el orden riguroso de numeración de las escrituras públicas, pasando de un libro a otro en cada acta, para lo cual serán numerados del uno en adelante.
El notario podrá optar libremente por el número de libros que considere conveniente, sin pasar de seis en forma simultánea”.
El artículo 34 fue reformado por decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado de fecha 26 de julio de 2013, derogándose el segundo y tercer párrafo, quedando de la siguiente forma:
“El protocolo está constituido por volúmenes de hasta doscientas hojas denominados folios, los cuales deberán ser numerados y sellados, donde el Notario debe asentar y autorizar las escrituras públicas con sus respectivos apéndices y anexos que contengan los actos y hechos jurídicos”.
Por su parte el artículo 37 de la misma Ley establece que la Dirección del Notariado y Archivo General de Notarías, imprimirá, autorizará y entregará los folios a los notarios, quienes cubrirán el costo respectivo.
Dicha dependencia llevará un registro, en el que se indique la fecha, cantidad y número de folios entregados cada Notario.
Atendiendo las disposiciones del artículo Segundo Transitorio del Decreto de reformas, el 23 de enero han entrado en vigor aquellas, y el notariado michoacano –aunque tardíamente- entra a la era del protocolo abierto y de los folios.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada