Juan Pérez Medina
Venezuela está pariendo revolución
Martes 25 de Febrero de 2014
A- A A+

Duele Venezuela, como nos duelen todos los pueblos en su lucha por emanciparse del colonialismo económico, político y cultural del capitalismo salvaje. Duele además, porque en todo el escenario mundial es el pueblo venezolano el que alumbra con más fuerza hacia otro mundo posible, representando para los pueblos el camino a seguir. Después de la caída del “socialismo” en Europa del Este y del desgaste de la Revolución Cubana, los corifeos del capital anunciaron “el fin de la historia” y proclamaron el dominio eterno del capital en el mundo. Sus dueños lanzaron fanfarrias y nos asestaron la idea del pensamiento único, acuñado en la frase de George Bush Jr.: “El que no está con nosotros es nuestro enemigo”, y enumeró a los países que se negaban a aceptar su idea de desarrollo y progreso, entre ellos Venezuela, entonces gobernada por el comandante Hugo Chávez Frías, quien llegara al poder en 1999 por medio del voto popular y que fuera reelecto en tres ocasiones, conservando siempre más del 54 por ciento de la votación general. Chávez denunció las atrocidades del capitalismo y, sobre todo al gobierno de los Estados Unidos por su política injerencista en todos los pueblos del mundo, y por mantener una permanente guerra encubierta en contra de su gobierno. Anunció en 2006, después de su tercer triunfo electoral, la construcción del socialismo del siglo XXI, como la vía necesaria para la paz, la conservación del hábitat y la vida misma en la Tierra. Es decir: para lograr una sociedad verdaderamente democrática, justa e incluyente.
Durante su gobierno, el pueblo venezolano casi en la miseria encontró un aliado que nunca había tenido. Un gobierno que destinó todos sus esfuerzos a pagar la inmensa deuda social que los gobiernos neoliberales entreguistas habían generado. Vivienda, trabajo, salud y educación fueron los motores de su accionar por toda Venezuela.
El imperialismo nunca aceptó el triunfo de Chávez y desde el primer día de su mandato conspiró y accionó para detener la utopía social que se viene desarrollando en ese país. No es casual que durante los cerca de quince años que duró en el poder hasta su muerte, la oligarquía local y el gobierno norteamericano hayan desarrollado un sinfín de planes para su derrocamiento, como la intentona de golpe de Estado a su gobierno, en abril de 2002, por parte del empresariado y un sector del Ejército, que lo mantuvo fuera del gobierno por 48 horas, tiempo que el pueblo y el Ejército leal necesitó para regresarlo al poder. Ante el fracaso, la oligarquía desarrolló a fines de ese año y hasta el 2003 el paro petrolero, también conocido como sabotaje petrolero, que fue un paro patronal con el objetivo de derrocar al gobierno de Chávez y promovido desde el exterior por Estados Unidos, e internamente por sus \"lacayos\" de la central patronal Fedecámaras, secundado por la directiva y trabajadores de la nómina mayor de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), los partidos de oposición aglutinados en la coalición Coordinadora Democrática, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) (algo así como la CTM), e incluso medios de comunicación privados de prensa, radio y televisión; quienes también sucumbieron.
La campaña no ha cedido, al contrario, se ha incrementado durante los últimos años tomando forma de una guerra económica y mediática de alto impacto, con el objetivo de restar apoyo popular al gobierno y promover la ingobernabilidad, como ocurre ahora.
La táctica obedece a una estrategia bien diseñada desde el Pentágono y que se propone deslegitimar el proceso revolucionario, desconociendo al gobierno de Nicolás Maduro, en un plan que no necesariamente adopta la forma de golpe de Estado tradicional, sino que se dirige a provocar la descomposición político-social venezolana; aprovechándose políticamente de los déficit en la gestión pública o problemática social no resuelta, como ha sido el desabastecimiento programado, la especulación y el acaparamiento, los apagones eléctricos y la inseguridad. En la estrategia imperial se conceptúa la conflictividad social como un vector de acumulación de fuerza, en lo político y militar.
En esa dirección, en las últimas semanas han venido creando un clima de caos e ingobernabilidad, que prefigura un escalamiento de la forma de lucha: pasar de la denuncia a las acciones de calle y de éstas a las acciones violentas y armadas, con capacidad de fijar en el terreno a una parte importante de los órganos de seguridad del Estado e inhibir o paralizar sus mandos.
Las herramientas más utilizadas para exponenciar la conflictividad y el cuadro de ingobernabilidad son las operaciones psicológicas (opsic), centradas en distorsiones informativas, rumores, tergiversaciones, alarmas infundadas, todas dirigidas a generar miedos e incertidumbres. En este contexto puede aparecer la tentación de explotar el síndrome de Atocha (fenómeno psicológico que resultó del impacto de una actividad armada ocurrida en Madrid), promoviendo acciones que generan conmociones o escándalos. Estos procedimientos mediáticos se dirige a explotar la simbología del caos, incendios, destrucción.
En el proceso de escalamiento de las formas de lucha de la derecha, que tienden hacia el empleo de la violencia y acciones armadas, el imperio y López y Cía., vienen trabajando en la radicalización de sus planteamientos políticos, los cuales han pasado de las demandas y denuncias en torno a la inseguridad (realizadas por el movimiento estudiantil), a la propuesta traducida para el momento en la consigna “Maduro vete ya” o el desespero de “No regreses a tu casa hasta que (Maduro) renuncie”. La estrategia que subyace en estas actividades, es el escalamiento del conflicto: violencia de calle, acciones armadas, intentos de paro, pronunciamiento militar.
Este escalamiento está en pleno desarrollo y puede verse en algunas ciudades, en donde han intentado generalizar la estrategia realizando incendio de vehículos y empleando armas de fuego, con un saldo de heridos y muertos.
Venezuela está en riesgo y con ella el alumbramiento de una real alternativa al capitalismo salvaje y depredador que promueve la desigualdad y la miseria y la destrucción planetaria. En su voracidad de acumulación, promueve el consumismo al extremo, creando estereotipos y necesidades falsas que producen en la mente de las personas una necesidad por comprar y comprar sin sentido, dañando con ello al planeta, que ya presenta daños irreversibles. Los dueños del dinero están interesados en que otra forma de vida no se arraigue entre nosotros y desafíe su control económico y psicológico. Venezuela representa esa posibilidad. La posibilidad de construir “otro mundo posible”. Actualmente, la revolución conduce cinco estrategias fundamentales para el cambio: educación bolivariana promotora de la democracia, la igualdad y las capacidades productivas; agroecología que se sustenta en establecer una relación armoniosa con la naturaleza, alejando los agrotóxicos de los cultivos y el monopolio, en la construcción de una nueva soberanía alimentaria en una tierra que, a partir del petróleo, siempre ha sido rentista; control y autogestión obrera, en la intención de que la producción se socialice y quede en manos de los trabajadores de fábrica en un primer momento y de la sociedad en segunda instancia; la generación de una nueva forma de comunicar la verdad creando y estimulando la creación de medios alternativos de comunicación y formas de comunicación más directa y; la comunalización de la sociedad, bajo la consigna de desarrollar y consolidar la democracia directa en poblaciones, comunidades y barrios, como el elemento fundante de la nueva república socialista, en donde la Asamblea Popular y el gobierno funda su acción y orienta su liderazgo. El socialismo avanza y como prueba de ello está la reducción de la jornada de trabajo a seis horas para lograr emplear a más personas y un mayor descanso para quienes trabajan; la gratuidad de la educación en todas sus modalidades, la garantía de la seguridad social y la jubilación a los 25 años de laborar con el 100 por ciento más prestaciones y más los intereses de las prestaciones; el derecho a la salud para todos, la seguridad en el empleo (no existen los contratos a prueba, ni el contratismo, ni la tercearización) y donde la gasolina se paga al precio que cuesta producirla y no al precio del mercado; por eso es que con menos de un dólar llenas un tanque de 40 litros.
Pero la creación de esta nueva sociedad no está siendo fácil, sobre todo por la injerencia externa y la reacción oligárquica nacional que ha ganado mediáticamente y psicológicamente a un sector de las masas, sobre todo de las clases medias. La tradición de subalternidad de un amplio sector de masas, proclive a la obediencia, a las tareas prácticas parcializadas y alienadas, los sectores políticos que consideran que “el que no tranza, no avanza” y el individualismo egoísta enraizado entre nosotros, está haciendo mucho más difícil y larga la tarea.
De todas maneras, creo que existe un bastión muy amplio que de manera organizada está atendiendo la actual contingencia y, no me queda duda de que lograrán sortear la actual crisis y sobreponerse a ella, para realizar los cambios que son necesarios en el seno de la revolución. ¡Venezuela Vive, la lucha sigue!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!

Desmitifiquemos los dichos sobre la evaluación