Columba Arias Solís
Corrupción y fraude en las alturas
Jueves 6 de Marzo de 2014
A- A A+

Si hay un arquetipo de la corrupción que impera
en el sistema mexicano y que se hereda sexenio
tras sexenio, es el de la naviera Oceanografía. (Ana
Lilia Pérez en Camisas azules manos negras)

El pasado viernes 28 de febrero fue intervenida la empresa Oceanografía por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda, intervención derivada de la investigación de la Procuraduría General de la República por el presunto delito de fraude, a raíz de la denuncia de Citigroup, el banco de capital estadounidense del que es filial Banamex, quien le concedió créditos a la naviera por 585 millones de dólares y cuya mayor parte fueron respaldados con facturas falsas, cuyos pagos supuestamente correrían a cargo de la paraestatal Pemex.
Según declaraciones del procurador General de la República, aparecidas en diversos medios, el fraude de la empresa Oceanografía es lavado de dinero, ya que al tener como delito primigenio el fraude y al ser utilizado el dinero de otra manera, se convierte en lavado de dinero. Señaló el procurador que la averiguación se deriva de un problema en cuanto al pago de una fracción de fianzas, que son las que protegen los préstamos que se le hacen a Oceanografía por el pago provisional mensual respecto a las estimaciones que una vez aprobadas por Pemex sirven de base para que el banco -en este caso Banamex- le preste dinero; varias de las estimaciones resultaron apócrifas y a partir de entonces se originó la investigación.
Oceanografía es una empresa naviera que se constituyó el 10 de diciembre de 1979 ante el notario número 89 del Distrito Federal, bajo la denominación de Consultores y Contratistas en Oceanografía, Sociedad Anónima, para ofrecer servicios de ingeniería marítima, geofísica, geotécnica, buceo, posicionamiento, alquiler de barcos y obra pública; sus accionistas, Amado Yáñez Correa y sus hijos.
Apenas constituida, en 1980 la empresa quedó registrada como prestadora de servicios para Pemex. Relata la periodista Ana Lilia Pérez, quien documenta las actividades de corrupción, coyotaje y fraude de la naviera a lo largo de cerca de 100 páginas de su libro Camisas azules manos negras, que desde los primeros años de su constitución sus accionistas recurrían al soborno con el fin de obtener los contratos.
Luego de que la flota petrolera fuera desmantelada en la administración de Salinas de Gortari -señala la periodista- no hubo mejor negocio que el de rentarle a la paraestatal embarcaciones destinadas a trabajos en plataformas, traslado de personal, apoyo logístico o transporte de crudo y sus derivados dentro y fuera del país; aunque Oceanografía no contaba con el capital indispensable, entraron al negocio “convirtiéndose en los primeros coyotes del sector marítimo en la Sonda de Campeche. Cada vez que recibían un contrato de Pemex, les subarrendaban embarcaciones o se asociaban con navieras extranjeras”.
Hasta la fecha, relata Ana Lilia Pérez, “en contravención al mandato constitucional, Oceanografía simula que los barcos que renta a Pemex son de su propiedad. Los funcionarios de la petrolera a su vez fingen ignorar que en realidad pertenecen a navieras extranjeras”.
Diversos medios han documentado que hacia finales de los 90 Oceanografía se encontraba prácticamente en la bancarrota, pero la llegada de Vicente Fox al gobierno federal constituyó el salvavidas que la sacó a flote y a partir de entonces y hasta 2013 obtuvo poco más de 160 licitaciones públicas nacionales e internacionales para proveer servicios y obra pública a Pemex Exploración y Producción, subsidiaria de Petróleos Mexicanos; el valor de estos contratos, de acuerdo con los datos de la propia empresa de Pemex, suman una cantidad de 31 mil millones de pesos.
Durante el sexenio foxista se evidenció la influencia y protección de los hijos de la esposa del presidente para favorecer a Oceanografía con numerosos contratos, varios de estos por adjudicación directa, la relación de esos contratos está documentada en el libro de Ana Lilia Pérez, quien también señala que no obstante que la naviera había sido vetada por investigaciones de la Contraloría, se le siguieron entregando contratos vía las adjudicaciones.
Aun antes del sexenio calderonista, se empezaron a sentar las bases de lo que el periodista Raymundo Riva Palacio denomina “la influencia transexenal de Oceanografía”, a través del entonces director adjunto de la empresa, Leonardo Olavarrieta, y el en esa época subsecretario de Energía, Juan Camilo Mouriño. Eliminados los hijos Bribiesca, sería Mouriño y familia con el respaldo presidencial quienes impulsarían a Oceanografía, acota el periodista.
Con la investigación en curso sobre el presunto fraude cometido por Oceanografía contra Banamex y la intervención de Hacienda derivada de la denuncia, se espera que muchas cosas turbias salgan a flote. Está servida la oportunidad para que las autoridades lleguen al fondo de los actos de corrupción y los fraudes cometidos con la complicidad de altos funcionarios de la paraestatal Pemex, que aunque denunciados, siempre contaron con el velo de la complicidad de quienes obligados a defender a la empresa del Estado, mejor contribuyeron a su despojo, adquiriendo en el camino grandes fortunas personales*.

*Fuentes: Pérez Ana Lilia, Camisas azules manos negras. El saqueo de Pemex desde Los Pinos. Editorial Grijalbo, México 2010.
Riva Palacio Raymundo, Periódico El Financiero, marzo 3 de 2014.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada