Rafael Mendoza Castillo
La dignidad como valor de la persona
Martes 18 de Marzo de 2014
A- A A+

Los derechos de los niños son importantes, pero también son importantes los derechos de los trabajadores de la educación. Los derechos humanos corresponden a la persona. No vale más el derecho de los niños, por haber sido nombrados de ese modo, sino por ser personas y por su dignidad (moral). El derecho al trabajo de un individuo, tampoco tiene que ser menos, porque éste tiene también dignidad, además de responsabilidad (ética). Ambos derechos deben ser tutelados por el Estado, sin distinciones. Pero no sólo tutelados desde el punto de vista formal, sino instalados en una distribución justa de las ventajas materiales y no materiales.
Recordemos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos los colocaba en el marco de una ética colectiva y establecía las normas para la sociedad cimentada en los derechos humanos, orientada a respetar la dignidad de todos los seres humanos sin exclusión (ver el artículo 25 de la Declaración Universal ). Ahí se afirma, que toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia la salud y el bienestar, alimentación, vestido, vivienda, asistencia médica, etcétera.
Por lo expuesto, los derechos humanos no se conciben exclusivamente en términos de tortura, presos políticos o masacres civiles, sino que tienen una perspectiva más amplia, como la señalada en el artículo arriba citado. En ese sentido, los derechos humanos deben contemplar el contenido de una estructura social, donde reina la desigualdad en lo material, lo intelectual y lo emocional. Por eso, construyamos una sociedad fundada en una ética crítica y disruptiva, que no reitere las lógicas del neoliberalismo. Este último se funda en un poder para sí mismo, el éxito y la acumulación de capital en pocos. Así, la globalización es contraria a los derechos humanos.
Nadie duda que los derechos humanos corresponden a la persona, porque en ésta se anida la dignidad, como valor humano y no se intercambia por nada. También hay que decirlo, ahí se instala un tipo de moralidad social reiterativa del orden social vigente. La persona se inscribe en el orden de la familia y ahí se ejerce la moral, con todas sus reglas para sostener lo establecido como sistema. De ahí la necesidad de ir más allá de ese marco y colocar a la persona en la ética disruptiva y la acción constituyente, esto es, la política, para transformar el orden de la globalización o transnacionalización del capital.
A este último no le importa la dignidad de la persona, la responsabilidad del individuo ni los valores cívicos, sino practicar la competencia, derribar derechos de trabajadores, violentar la soberanía de los países y colocar a la humanidad en una profunda crisis civilizatoria. Cualquier cosa que incremente el valor para los accionistas es buena y cualquier cosa que lo reduzca es mala. Ese es el sentido que hoy domina a México y al mundo. Con las reformas estructurales, la derecha en el poder coloca a México en la perspectiva del mercado y en la lógica del capitalismo corporativo financiero, empresarial, militar y mediático, nacional y extranjero.
Si el poder de dominación coloca como argumento moralino el derecho de los niños a la educación y anula el derecho de los trabajadores y sus conquistas, es más los castiga y los vigila (evaluación), entonces, debemos preguntarnos, ¿de qué juego se trata el respeto de los derechos humanos? Una buena Ley de Educación debe respetar a ambos. Los derechos humanos, no sólo son formales, sino que se concretizan en contenidos reales. La ley debe contemplar las condiciones materiales y no materiales, de tales sujetos de derecho.
Contemplar el respeto de unos y golpear al de otros, es un comportamiento político alejado de la justicia social y de la justicia cognitiva. Si el derecho humano respeta la dignidad de la persona, como se señala en la ley (artículo 6), entonces, no se puede calificar a unos como merecedores de derechos y a los otros como carentes de ellos. Uso discrecional de los derechos humanos y de la ley. No se vale.
Con la aprobación de la nueva Ley de Educación se castiga y se anulan derechos de los trabajadores. Estos derechos desconocidos por el poder, se ocultan ante la sociedad, utilizando como pantalla el derecho de los niños, para golpear los derechos de los trabajadores de la educación. Esta es la mente torcida y perversa de Emilio Chuayffet y los legisladores locales, que aprobaron la punitiva armonización de la Ley de Educación para Michoacán. Desde aquí felicitamos, a quien no la aprobó.
Para no llegar a la violencia, que ya es bastante en el estado, se requiere recuperar el diálogo entre el legislador y a quien se le quiere imponer, desde el monólogo, el secreto y el autoritarismo, una ley que violenta los derechos humanos. Si la ley se precia de ser humanista, significa, señor diputado Salomón Rosales (lástima de nombre, el de La Biblia era sabio y poeta), no imponer consignas, privilegiar lo público, respetar al otro y no manipular.
Porque el derecho del niño y el de los trabajadores son iguales, en cuanto a derechos humanos de la persona. El poder actual usa el derecho del niño para silenciar los derechos del individuo y del ciudadano. Esos comportamientos convierten a los derechos humanos en instrumentales, medios y dejan de ser fundamentos de la condición humana.
Antes de haber aprobado la ley punitiva se necesitaba el haber creado las condiciones necesarias para discutir y analizar el proyecto de educación y de nación, que la ley contempla, que los niños tienen derechos, que los trabajadores tienen otro proyecto educativo, de nación, otras alternativas de currículum y que tienen derechos y conquistas. Que la educación es un pleito político, en donde los contenidos, métodos y fines requieren ser discutidos y cuestionados, dado que constituyen un conflicto, a favor de unos o en contra de otros, es decir, seleccionar un contenido que libere al ser humano o escoger un contenido que lo esclavice o lo aliene. El proyecto social de la ley, apunta a la defensa de lo privado y da muerte a lo público.
El derecho humano es de la persona, ya sea niño, niña, joven, o viejo. Un buen legislador, con valores éticos críticos, construye la ley pensando en el bien de todos, sin excluir a ninguno, sin importar la edad, el sexo, color de la piel, religión o visión política. En la actual ley se excluye esto último (la ley escoge al interlocutor válido, el sumiso y excluye al rebelde, al que piensa distinto), cuya pretensión es, que los trabajadores de la educación dejen de ser sujetos políticos y se conviertan en seres sin voluntad, sin voz, sin acción, ante las indicaciones y aspiraciones del orden neoliberal. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos

Fetichismo, poder y creencias

Ideas para la sesión extraordinaria del CEPEC

El neoliberalismo produce crisis moral y social

Cultura, educación y política

La dignidad como valor de la persona

Adiós al filósofo Luis Villoro Toranzo