Columba Arias Solís
¿Un comisionado para el Estado de México?
Viernes 4 de Abril de 2014
A- A A+

El pasado lunes 31 de marzo, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, manifestó que el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, pidió apoyo del gobierno federal para atender la problemática en la entidad, donde municipios de la Zona Metropolitana del Valle de México han reportado un incremento en los asesinatos durante los primeros meses de 2014, por lo que habrán de aplicarse medidas especiales tendientes a combatir los hechos delictuosos.
Durante los tres primeros meses de este año 2014 en el municipio de Cuautitlán Izcalli -en el norte de la entidad- se registraron al menos 39 asesinatos; en tanto en los municipios de Los Reyes La Paz, San Vicente Chicoloapan y Ecatepec -en la zona oriente- entre el 28 de febrero y el 19 de marzo fueron asesinadas trece personas.
Estos hechos fueron considerados por el gobernador como un fenómeno atípico y temporal, atribuido por el gobernante a la vecindad con el estado de Michoacán, donde el combate a la delincuencia organizada produce el efecto cucaracha, es decir, la delincuencia se habría mudado a la vecina entidad, empero tal afirmación es desmentida por los propios antecedentes de la violencia en aquella entidad, toda vez que desde el año 2011, el Estado de México ha superado la violencia de otras entidades federativas, incluyendo al Distrito Federal, en los municipios conurbados con éste.
En un estudio elaborado por la empresa Perfil D4, con el título “18 gráficas para medio entender la violencia en el Valle de México”, publicado en la página http: //www.animalpolitico.com., se establece que desde el año 2007 no hay un solo delito que no haya crecido en el Estado de México. A partir del año 2010 la tasa de secuestros superó a la del Distrito Federal. Por primera vez desde que se cuenta con datos, la tasa de robos con violencia en el estado mexiquense superó también la del Distrito Federal. En enero de 2013 se cometieron 158 homicidios, en tanto que en el mismo mes en 2014 se incrementaron a 185.
Para enero de 2014, no hay un solo delito en el que la tasa por cada 100 mil habitantes no sea mayor en el Estado de México que en el Distrito Federal, y a excepción del secuestro, también son mayores respecto al promedio del resto del país.
En otro estudio presentado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, AC, de los 20 municipios más violentos del país, cinco se ubican en el Estado de México, ello de acuerdo a los indicadores que se basan en seis ilícitos: homicidio doloso, secuestro, violación, lesiones dolosas, robo con violencia y extorsión.
El presidente del Consejo Ciudadano coincide en señalar que la violencia se concentra en la zona conurbada con el Distrito Federal. En el ranking que concentra más de 200 municipios violentos cuya población es mayor a 100 mil habitantes, cinco se ubican en el Estado de México. Los datos del estudio fueron elaborados con cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, quien a su vez los toma de las denuncias que se presentan en las procuradurías de Justicia de las entidades federativas.
Tampoco debe perderse de vista que el Estado de México desde hace años ocupa el primer lugar, entre aquellas entidades donde los feminicidios y la violencia contra las mujeres se incrementan año con año y donde las estadísticas sobre violencia son deficientes debido a que no hay una cultura de la denuncia, toda vez que aunque se llevan a cabo estas agresiones, no son denunciadas por las víctimas a causa de la vergüenza o por temor a las represalias por parte de sus agresores; aun así, las cifras del Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio muestran que de 2005 a la fecha, mil 500 mujeres han sido asesinadas en el Estado de México.
En conclusión, ciertamente el Estado de México está hoy en su peor momento en violencia y criminalidad de los últimos ocho años, sin embargo ésta es una tendencia que se ha venido mostrando desde el año 2011, pero además se concentra en municipios conurbados con el Distrito Federal, no en aquellos que colindan con el estado de Michoacán.
Por lo pronto, entre las medidas anunciadas por el secretario de Gobernación para ciertos municipios del Estado de México, se habrá de duplicar la presencia de policías federales aumentando además la de elementos de las Fuerzas Armadas y la PGR; acciones conjuntas de fuerzas federales, estatales y municipales para reducir la violencia; se aumentará la capacidad tecnológica en labor de seguridad; se hará más efectiva la coordinación de policías con el mando único estatal, y se activarán grupos especiales con capacidades técnicas adecuadas para enfrentar delitos como el secuestro y la extorsión, así como más despliegue policial coordinado en aquellas colonias más afectadas por robos y asaltos.
En fin, si las medidas anteriores no resultan efectivas, tal vez la próxima noticia del secretario de Gobernación se refiera a la designación de un comisionado de seguridad para el Estado de México. ¿Por qué no?

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada