Columba Arias Solís
El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes
Viernes 9 de Mayo de 2014
A- A A+

El lunes 28 de abril apareció en un par de periódicos nacionales un desplegado que el cineasta mexicano Alfonso Cuarón dirige al presidente de la República, con diez preguntas sobre la Reforma Energética aprobada el pasado 2013. El cineasta señala que en el ánimo de disipar algunas dudas sobre dicha reforma, hace las preguntas: ¿cuándo bajarán los precios de la gasolina, del gas y la energía eléctrica?, ¿qué medidas se tomarán para proteger el medio ambiente y cómo se evitará la corrupción del sector?, ¿existen planes para desarrollar tecnologías e infraestructura de energías alternativas en nuestro país?, ¿qué medidas se tomarán para evitar que las grandes trasnacionales influyan en el proceso democrático de nuestro país a través de financiamientos ilícitos?, ¿cómo podrán evitarse fenómenos de corrupción a gran escala? Si Pemex aportó durante 70 años más de la mitad del presupuesto federal con el que se construyó la infraestructura nacional, ahora que el aporte del petróleo no será directamente de Pemex a las arcas de la nación, ¿cómo se cubrirá dicho presupuesto?
Las preguntas que Cuarón hace al presidente en realidad no son nuevas, ya desde que trascendió la privatización de la paraestatal, analistas, especialmente de medios nacionales, trataron el tema e hicieron énfasis en la mayoría de las interrogantes del cineasta sin que funcionario o legislador alguno emitiera alguna consideración; sin embargo, ahora planteadas por Cuarón levantaron ámpula, especialmente en cierto sector de opinadores nacionales, que de manera oficial u oficiosa se rasgaron las vestiduras ante el atrevimiento del director, al que acusaron de soberbio, ignorante del tema y de la realidad nacional por no vivir en México los últimos años; algunos prácticamente le dijeron que no tenía derecho a opinar, preguntar o cuestionar.
Cierta analista de un medio nacional incluso señala que se han publicado innumerables libros y artículos sobre la historia y el complejo funcionamiento de la industria petrolera y que es su responsabilidad informarse en ellos. Qué ganas de saber si esta opinadora habrá, por su parte, leído siquiera algún ensayo al respecto.
La pobreza de los argumentos para descalificar las preguntas de Cuarón es un reflejo de la –esa sí– ignorancia de los opinadores sobre la existencia de garantías que la Constitución Política de nuestro país otorga a todas y todos sus ciudadanos para expresarse, preguntar y cuestionar a sus gobernantes, sin importar la ubicación territorial en que los mexicanos se encuentren y sin exigir un diploma sobre el conocimiento del tema que se cuestione.
Es absurda la pretensión de que sólo los eruditos puedan emitir cuestionamientos u opiniones sobre determinadas normas o políticas públicas; si ese fuera el sentido, muchos secretarios de Estado, legisladores y el propio Ejecutivo tendrían que tener la boca cerrada por no ser expertos en la mayoría de los temas.
Si fuera un requisito indispensable esa erudición, el propio secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwel, no tendría que ser el titular de esa dependencia, porque de ese tema apenas se está capacitando ya que toda su vida en el sector público ha sido en las cuestiones de militancia partidista, de la burocracia política y de cargos de elección. Igualmente Felipe Calderón, y por las mismas razones, tampoco hubiera tenido que estar al frente de la misma Secretaría, como muchos otros personajes que se han desempeñado y se desempeñan en la alta burocracia y en el propio poder Legislativo, sin que se les requieran diplomas de conocimiento. Asimismo, los que descalifican tampoco podrían hacerlo, puesto que igualmente carecen de palmarés académico de cada tema que analizan y opinan.
Lo que realmente molesta a cierto sector de opinadores es que –como señaló Sergio Aguayo– es difícil ignorar a Cuarón porque es un personaje independiente, exitoso, de reconocimiento internacional, sin resentimiento social y su única preocupación es lo que pasa en México.
Es por eso que el propio presidente Peña Nieto, el mismo día del desplegado, en su cuenta agradeció las preguntas enviadas por el cineasta, preguntas que –dijo– muchos mexicanos comparten sobre la Reforma Energética. Consideró el presidente que las preguntas de Cuarón “enriquecen el debate y ayudarán a conocer con mayor precisión los alcances y beneficios que la reforma traerá a los mexicanos”. También señaló que el gobierno respondería puntualmente a todas las preguntas, una vez presentadas las leyes secundarias de la Reforma Energética.
Por su parte, tanto el secretario de Energía como el de Hacienda emitieron breves respuestas en sus cuentas de Twitter sobre algunas de las interrogantes que Cuarón había planteado, las cuales harían más extensas en el documento que el gobierno difundió el día 30, denominado “Preguntas y respuestas sobre la Reforma Energética”.
De lo sucedido en este episodio, lo preocupante es que “ilustrados” opinadores pretendan darle esquinazo al derecho que todos tenemos de opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes, salvo, por supuesto, al derecho de ellos a quienes nadie objeta que opinen, conozcan o no del tema.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada