Columba Arias Solís
Acto de barbarie
Viernes 16 de Mayo de 2014
A- A A+

Hace unas semanas en el mundo entero se dio a conocer el acto de barbarie cometido el pasado 14 de abril, en el poblado llamado Chebok, en el estado de Borneo, perteneciente a la República de Nigeria, donde una secta de fundamentalistas musulmanes secuestró a 276 niñas y adolescentes de las aulas de su escuela donde pernoctaban.
A un mes del desgraciado suceso, todavía se desconoce el paradero de las jóvenes que fueron violentamente arrancadas de la escuela en medio de la noche por sujetos armados que arribaron a la institución en diversos vehículos. Los secuestradores que reivindicaron este acto criminal, forman parte de la secta denominada Boko Aram, la que pretende imponer un Estado islámico radical y quien se opone a que las mujeres acudan a las escuelas.
La falsa interpretación del Corán en ciertas sociedades islámicas ha propiciado el maltrato y la discriminación de las mujeres, puesto que los islamistas fundamentalistas han establecido las reglas que consideran a las mujeres como seres inferiores, a quienes se mantienen al margen del mundo externo; en varias de dichas sociedades las mujeres no participan ni siquiera en el acto de elegir marido, y en cuanto al divorcio es el hombre el que tiene el derecho de pedirlo, ya que si es la mujer la que pretende el divorcio, debe renunciar a la pensión alimenticia y devolver la dote que el marido pagó por ella.
La periodista de origen saudita Wajeha Al-Huwalder, reconocida defensora de los derechos humanos y particularmente de las mujeres, hace unos años escribía que la primera parada de la discriminación contra las mujeres entre los árabes empezaba normalmente en el hogar, donde se favorecía al varón en todos los aspectos: económicos, sociales y educativos. El joven crece -señalaba Wajeha- para ser profesionista, funcionario o cualquier cosa, en tanto que la hija crece para ser esposa, madre o abuela; el hombre tiene oportunidades y las mujeres obligaciones. La segunda parada de la discriminación es en la escuela, donde la parte de sumisión y pensamiento-prevención para las muchachas es doble y triple que para los muchachos.
Para la activista, la tercera parada discriminatoria es en el trabajo, toda vez que las leyes obreras no tratan a la mujer justamente, además del tratamiento racista que sufren por parte del sector del clero. Wajeha ha insistido que “en los países árabes y particularmente en los países del Golfo, el ciclo de discriminación contra la mujer empieza cuando es feto en el útero de su madre, continúa cuando emerge y respira aire del mundo, y sigue hasta su muerte”.
Es entonces en ese contexto discriminatorio, fundamentalista y de violencia que se inscribe el acto de barbarie cometido por la secta Boko Aram, cuyo actual líder, Abuhakar Shekau, se ha vanagloriado del secuestro de las niñas en un video que ha circulado por las redes, manifestando que “hay un mercado para vender humanos. Alá dijo que venda, él me manda vender”, expresó el terrorista.
Boko Haram es un grupo fundamentalista que lanza condenas contra quienes han sido educados en el sistema occidental y se opone a que las mujeres tengan acceso a la educación, pretendiendo imponer un Estado islámico radical en la República de Nigeria. La secta fue fundada en el año 2002 por el clérigo musulmán Mohamed Yeesuf, quien en la ciudad de Maidugueri, capital del estado de Borneo, creó un complejo religioso que comprende una escuela islámica, cuyo objetivo no se refiere precisamente a las cuestiones educativas, sino con el reclutamiento de jóvenes para adoctrinarlos y capacitarlos para la lucha en contra del gobierno de Nigeria y la instalación de un Estado regido por la Saharia o Ley Islámica.
El grupo terrorista comenzó desde el año 2009 a realizar atentados contra instalaciones del gobierno, y a la muerte de su fundador por las fuerzas de seguridad, sus integrantes se reagruparon bajo el liderazgo del teólogo Abukar Shekam, quien encabeza la lucha por intentar imponer su Estado religioso y en la cual han perdido la vida más de tres mil personas, principalmente en el noreste del país, donde tiene su base de operaciones y donde miles de personas han debido abandonar sus hogares.
El secuestro de las 273 adolescentes nigerianas no parece ser el primer acto de barbarie cometido por la secta, ha trascendido que otras mujeres víctimas de otros secuestros fueron obligadas a casarse con los comandantes del grupo terrorista, y otras más dedicadas al esclavismo sexual.
El gobierno nigeriano se ha visto demasiado lento en la reacción ante el criminal acto. No ha podido ubicar el sitio donde los radicales tienen capturadas a las jóvenes. Tal vez la presión internacional logre que las autoridades de aquella nación permitan la participación de otros países expertos en seguridad, y pronto puedan rescatar a las niñas sanas y salvas, reintegrándolas a sus familias.
En ninguna parte del mundo, ningún gobierno debe permitir que se sigan cometiendo tan deleznables hechos, como tampoco ninguna sociedad debiera ser indiferente al dolor de estas jóvenes y de sus familias.

• Con información recabada en la página http://noticiasuniversia.es/vida-universitaria/noticia/2005

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada