Alejandro Vázquez Cárdenas
La educación universitaria en México
Miércoles 2 de Marzo de 2016
A- A A+

No es ninguna novedad el enterarnos que México ocupa uno de los últimos lugares mundiales en educación. Diversos informes de organizaciones internacionales ubican a México, de manera habitual, en los últimos lugares en lo referente a calidad, comprensión competitividad, investigación, cantidad y calidad de científicos, matemáticas y en el colmo somos de los peores en comprensión de lectura. Dicho en otras palabras, el mexicano, aparte de leer poco, no entiende lo que lee.

Para mayor vergüenza estamos incluso por abajo de países que uno consideraría como ejemplos del atraso y pobreza, ya que resulta que la educación en estas naciones ha mejorado en los últimos decenios, mientras que la de nosotros va de mal en peor. En determinado momento llegamos a estar por abajo de Uganda, Zimbabue, Jamaica y Kenia, y para mayor desgracia, Michoacán ocupa, con la firme ayuda de la CNTE, uno de los últimos lugares a nivel nacional.

De nada sirve reconocer esta tragedia si no hacemos algo por remediarla. Concretarnos a constatar nuestra ignorancia, entregarnos a la autoconmiseración y buscar culpables externos es hacernos tontos.

La tragedia educativa en México es un gran filón aprovechado por demagogos y oportunistas, siendo el más activo en este renglón el señor López Obrador, mesiánico líder de Morena, ese que ya tiene un elefante blanco universitario, la “Universidad Autónoma de la Ciudad de México”, oneroso esperpento pagado con recursos públicos.

Vale la pena reflexionar sobre esto, ¿la educación universitaria debe ser para todos o sólo para aquellos que tengan la capacidad e inteligencia para aprovecharla? Si nos ponemos a pensar un poco esta pregunta ya la ha respondido la dura realidad desde hace tiempo; para ingresar a las mejores universidades del mundo se requieren muy altas calificaciones y demostrar aptitud. Así es en el primer mundo y en su momento también lo fue en el llamado bloque socialista; en las mejores universidades de la URSS, China, Alemania Oriental, etcétera, sólo los mejores ingresaban. Nada de que “educación para todos” o el sonsonete estúpido de “educación primero al hijo del obrero, educación después al hijo del burgués”. Tratándose del futuro de un país esas idioteces no aplican. Si alguien no tiene el cerebro suficiente para cursar una carrera universitaria, nada tiene que hacer dentro de una universidad.

López Obrador, demagogo hasta la médula, rebuznó en octubre pasado: “Morena va a auspiciar universidades en las delegaciones donde ganó. Así va a hacer Morena, donde gobierne ningún joven va a ser rechazado, porque la educación no es privilegio, es un derecho del pueblo”.

Veamos ahora cómo funciona la “admisión” en esta universidad patito. Para que no digan que lo hago con sesgo transcribo literalmente de la página oficial de dicha universidad.

“La UACM no realiza un procedimiento de selección, sino que considera que todos los registrados tienen la misma oportunidad de ingreso. Sin embargo, debido a que no cuenta con la posibilidad de admitir a todos los aspirantes, acude a un sorteo ante notario público. Los solicitantes que no son favorecidos en el primer periodo son considerados en lista de espera y tienen la posibilidad de ingresar en el siguiente ciclo, dependiendo de la capacidad de la universidad. La convocatoria y los resultados del sorteo se notifican en diarios de circulación nacional y en la página de Internet www.uacm.edu.mx”. Fin de la transcripción.

Genial, en esta “universidad” no hay exámenes de ingreso, los “estudiantes” ingresan por sorteo. Peor imposible.
¿Cómo andan las universidades en México? Mal, o más bien, muy mal. En el ranking mundial que se investigue ninguna aparece entre las primeras 50, y en algunos sitios como el prestigiado “Shangairanking.com” no existe ninguna universidad mexicana entre las primeras 200 del mundo.

Los norteamericanos tienen una sentencia: “En educación, recibes lo que pagas”. Parece ser que así es.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba