Rafael Mendoza Castillo
Opinión
Trilogía de la oligarquía financiera
Lunes 5 de Septiembre de 2016
A- A A+

La primera postura considera a la impunidad, la corrupción y el autoritarismo como cuestiones naturales, propias de la condición humana
La primera postura considera a la impunidad, la corrupción y el autoritarismo como cuestiones naturales, propias de la condición humana
(Foto: TAVO)

La impunidad, la corrupción y el autoritarismo constituyen, debido a condiciones históricas y sociales, que no naturales, antropológicas o inherentes a la naturaleza de los mexicanos, el cemento que sostiene a grupos políticos conservadores, a la oligarquía financiera, comercial e industrial, y al poder de dominación, de explotación, realmente existente.

De lo anterior se desprenden dos posturas frente a esa circunstancia. La primera considera a la impunidad, la corrupción y el autoritarismo como cuestiones naturales, propias de la condición humana. Esta actitud paraliza la acción, la imaginación, la crítica de la gente y la somete a un tiempo eterno, sin posibilidad de transformar la realidad, es decir, sin horizonte de futuro. Así, el presente es eterno.

La segunda postura frente al mundo ubica la trilogía mencionada como una construcción histórica, cultural y social, la cual debe ser transformada por voluntad humana y plantea la posibilidad de producir opciones de futuro distintas al orden de cosas existente. Esta última actitud se asume en un pensamiento crítico, disruptivo, ético, fundado en la ira y la rabia. Como bien dice Adolfo Gilly: “Que no nos vengan con que es el tiempo de la esperanza. Es ahora el tiempo de la ira y de la rabia. La esperanza invita a esperar, la ira, a organizar. Después de la ira viene la esperanza”.

La corrupción, la impunidad y el autoritarismo han exiliado de la política a la ética crítica, es decir, la acción pública, como contenido de lo político, se cambió por un pragmatismo sin principios históricos, ni morales, ni cívicos ni constitucionales, donde solamente importa el éxito personal o de mafias y donde el poder es medio para que los pocos, los privilegiados del sistema de dominación, acumulen riquezas exorbitantes. Estos comportamientos someten a humillación, sufrimiento y empobrecimiento a millones de personas.

El sistema político, el poder de dominación y su entramado institucional, cada día que pasa se aproximan a una descomposición tal que pierden sus atributos fundamentales y los fines que los justifican, esto es, se corrompen porque lo político se les olvida y solamente les queda la búsqueda de lo privado y el fortalecimiento de sus privilegios. El dinero es lo que importa y la dignidad se ausenta. Donde la dignidad no está presente todo se puede intercambiar, todo se puede pactar (alianzas) con tal de continuar en el poder. No hacer alianzas cuando conviene se intercambia por el aumento de precios en bienes y servicios (aumento en el precio de la gasolina y electricidad).

De lo anterior surgen algunas preguntas. ¿Dónde están la ley, el límite, la ética, la justificación de la acción política conforme a la razón, lo público, el respeto al otro, a su diferencia; lo solidario, la justicia, la igualdad y la paz?, ¿dónde está la seguridad? Todo ello no está presente en las relaciones sociales reales, sino que se colocan en lo formal, lo ficticio del discurso del poder (delirio de Enrique Peña Nieto y su espectáculo con jóvenes), para continuar engañando y mintiendo a la mayoría de la sociedad mexicana.

No cabe duda que el espectáculo político sustituye a la realidad. Lo más grave que sucede es que el espectáculo político de luz y sonido se convierte en pantalla para expulsar al pensamiento crítico y a la acción constituyente. La verdad no importa, lo que interesa es persuadir, convencer, ocultar y reprimir.

El sistema y su poder de dominación no viven ni existen para servirles a los excluidos, los marginados, los desiguales en todo, sino para servirle a la oligarquía, a los poderosos y a los satisfechos totalmente. En este caso la impunidad les permite colocarse por encima de la ley (Casa Blanca). Desregular para que el libre comercio permita la entrada a los monopolios y oligopolios en bienes y servicios.

Un país o una nación donde no imperan la ley y el Estado de Derecho como límite a la voracidad del más fuerte, del dueño de los medios de producción y del sistema político y sus instituciones, produce condiciones para desorganizar el tejido social y cultural, ya que la completud de los oligarcas o dominadores debilita, destruye creencias compartidas y representaciones comunes como la solidaridad, el sentido de comunidad y la diferencia (anomía).

Si lo anterior se tambalea se afecta el orden simbólico, es decir, el Estado de Derecho, la moralidad social, y se coloca la arbitrariedad y la anomía como articuladores del sistema de dominación. Con lo anterior ganan los satisfechos y pierden los subalternos. ¿Hasta cuándo?

Los impunes, corruptos y autoritarios viven por encima de la ley. Lo anterior posibilita la creación de grupos o mafias que se sienten como la fuente misma del poder (corrupción de la política), sean de la oligarquía, de la delincuencia organizada, de las cúpulas partidarias de distintos colores, sus objetivos son particulares y no contemplan la voluntad, las aspiraciones y los deseos del pueblo.

Por eso vemos a diario que la norma se aplica a los subalternos, a los desprotegidos, a los pobres. Los impunes, corruptos y autoritarios nunca llegan a la cárcel: Ulises Ruiz, Mario Marín, Luis Echeverría, Vicente Fox y su megabiblioteca, los hijos de Martha Sahagún, Arturo Montiel, César Nava y los contratos de servicios múltiples en Pemex, Enrique Peña Nieto y otros.

Como bien afirma Julio Scherer Ibarra: “Los impunes se comportan como inocentes. Son la ley y la ley no castiga a los de arriba, a los grandes, a los conductores. En el búnker todo se arregla entre correligionarios”. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción