Juan Pérez Medina
¿De qué independencia estamos hablando?
Martes 6 de Septiembre de 2016
A- A A+

El plagiario de Enrique Peña Nieto saldrá al balcón de Palacio Nacional para hacer la misma ceremonia.
El plagiario de Enrique Peña Nieto saldrá al balcón de Palacio Nacional para hacer la misma ceremonia.
(Foto: Cambio de Michoacán)

La noche del 15 de septiembre de 1810, al conocer que su conspiración había sido descubierta, el cura don Miguel Hidalgo y Costilla, Padre de la Patria mexicana, convocó al pueblo de Dolores, en el estado de Guanajuato, a levantarse en armas en contra de la dominación española, dando con ello inicio de la lucha armada por la Independencia de México. Once años después, el 27 de septiembre de 1821, finalmente se logró su consumación con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México y la declaración de Independencia. Tiempo después este territorio asumió el nombre de Estados Unidos Mexicanos y se dio una Constitución y gobierno propio, que pasó todo ese siglo en permanentes asonadas, guerras de facciones y hasta invasiones extranjeras con un alto costo para el nuevo país. En resumidas cuentas, fueron 100 años perdidos para la naciente república que, incluso, llegó a perder la mitad de su territorio a manos de Estados Unidos a causa de su vulnerabilidad evidente generada por sus guerras intestinas.

Fue Morelos, nuestro más insigne general y michoacano de cepa, quien daría a la Independencia su sentido de identidad y su carácter autónomo con respecto al resto de los pueblos al redactar un documento fundacional y fundamental en la historia patria: Los Sentimientos de la Nación. En él dejaba claro el sentido de libertad e independencia de la república, su carácter soberano y los derechos generales que al nacer adquirían los oriundos de estas tierras y la moral de su gobierno y sus gobernantes, así como la estructura del gobierno. Pero sobre todo, dejaba claro su sentido altamente social e igualitario. Es de tal magnitud su importancia que hoy, a casi 200 tres años de promulgación, es aún de plena actualidad.

Cuando el Padre de la Patria convocó a “coger gachupines” y el general Morelos promulgó Los Sentimientos de la Nación, el territorio nacional comprendía los actuales estados de Texas, Nuevo México, Nevada, Utah, California y parte de Arizona, Colorado, Kansas y Oklahoma. Hoy, en el CCVI Aniversario del inicio de la lucha por la Independencia es necesario traer a la situación actual el estado de cosas que guarda la nación mexicana con respecto de su nacimiento.

Habría que comenzar diciendo que en el sentido estricto de la utopía que encabezaron los hombres más preponderantes de esta gesta hay mucho que hacer aún. Imbuida la actual clase en el poder en el desarrollo del capitalismo financiero voraz y depredador, han asumido las nuevas conceptualizaciones respecto al sentido de la independencia y, fieles a los dictados de los organismos financieros internacionales y el centro del poder mundial, consideran un acto de soberanía concesionar la tercera parte del territorio nacional a particulares extranjeros para su explotación y beneficio, además de entregar los litorales, el petróleo y la energía eléctrica, los servicios de salud, las pensiones y la educación. Los ferrocarriles antes nacionales, que hacían llegar a los rincones de la patria a las personas y materiales, se utilizan de puente para llevar mercancías de los países del sudeste asiático a Estados Unidos y Canadá y viceversa y materias primas del país al extranjero. En nada relevante le sirven al país por donde circulan, con la salvedad de otorgar los empleos más precarios a cierto número de nacionales.

El modelo de desarrollo ha seguido favoreciendo a una casta de ambiciosos en contrapartida de la gran mayoría del pueblo sumido en la pobreza y el abandono, sobre todo los pueblos originarios, ensanchando el abismo entre ricos y pobres, aun considerando que nuestra economía es la número once del mundo, cuestión que uno no logra explicarse en relación al alto grado de pobreza que padecemos.

Es esta casta de facinerosos la que ejerce su dominio sobre la nación desde adentro. Como fieles gerentes de las grandes corporaciones financieras del mundo, imponen sus políticas culturales del individualismo, el consumismo y los estereotipos propios del modelo neoliberal: “Sé exitoso, aunque por ello debas pasar por encima cualquier otro individuo, aunque éste fuera tu hermano o tu padre y tengas que utilizar métodos o argucias nada éticas para lograrlo, pues lo que importa es el éxito”, tal y como nos lo ha demostrado Enrique Peña Nieto, el mentiroso corrupto y plagiario presidente que no me representa. No existen leyes capaces de “moderar la opulencia y la indigencia, de tal suerte que se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña y él hurto” y mucho menos “constancia y patriotismo” de parte del Congreso, quienes han demostrado su lealtad a la clase en el poder, tal y como lo señalan Los Sentimientos de la Nación.

La palabra “independencia” se refiere a la capacidad de tomar decisiones de manera autónoma sobre los asuntos que nos son propios. En el caso del Estado mexicano, significa que las estructuras del poder actúan con independencia de otros países u organismos externos, como no ocurre en nuestro país, pues el gobierno y el Congreso atienden desde hace ya decenios a “recomendaciones” hechas por los organismos foráneos, ajenos siempre a los intereses de la mayoría de los mexicanos.

Además, estas “recomendaciones” forman parte del interés de la clase política y económica que al interior del país es parte orgánica del poder trasnacional.

Las contrarreformas llevadas a cabo para despojar a la nación de sus bienes contenidos en el territorio nacional –dígase de sus suelos, subsuelo, litorales, aguas profundas, mares y el espacio aéreo, así como de su patrimonio histórico y cultural–, iniciadas con Carlos Salinas de Gortari y continuadas por sus sucesores, son un vivo ejemplo de pérdida de soberanía y, por tanto, de la independencia del país con respecto de otras naciones o poderes. El usufructo de los bienes nacionales por intereses extranjeros impone, querámoslo o no, condiciones a la conducción de nuestro país y lo vuelve vulnerable en su autonomía, haciendo imposible culminar su proyecto de país donde, como lo mencionara Morelos a nombre del Congreso de Anáhuac en su acta de Declaración de Independencia, se buscaba que la América Septentrional fuera capaz por sí sola de “…establecer las leyes que le convengan, para el mejor arreglo y felicidad interior: para hacer la guerra y la paz y establecer relaciones con los monarcas y repúblicas”.

Este 15 de septiembre, en todas las plazas del país se celebrarán actos que intentarán replicar a aquel que realizara don Miguel Hidalgo y Costilla, el Padre de la Patria, en 1810, repitiendo las frases de cada año en un supuesto reconocimiento a los que encabezaron aquella gesta por la Independencia.

Lo que se refiere a un hecho histórico relevante se ha convertido en un motivo de festividad consumista cuyo pretexto es la Independencia nacional. Una celebración popular que cada vez tiene menos significación identitaria y de orgullo patrio, para convertirse en una festividad donde prolifera la parranda.

Hoy será el año en que estos actos estarán más carentes de sentido y significación. Lo dicho por los gobernantes en plazas y balcones se escuchará mucho más falso y carente de significado patrio. La mexicanidad se vivirá, como ha sido en los últimos decenios, como un acto mercadológico donde, como siempre, serán los “mercaderes del templo” los que salgan ganando. De lo que se trata es de olvidar la historia, extraviar a los mexicanos y convertir el hecho en un convite de carnaval. En el corazón de la patria, en la plaza mayor, el plagiario de Enrique Peña Nieto saldrá al balcón de Palacio Nacional para hacer la misma ceremonia. En un país digno una persona como él no llevaría a cabo tal acto, pero ni modo, estamos en México y cosas como estas suceden. Su desempeño ha sido el peor de que se tenga memoria, y vaya que los hemos tenido malos y muy malos presidentes. Representa a la casta de facinerosos de la que hemos hablado y trae consigo las reformas estructurales hechas en contra del interés nacional, responsable de la muerte de más de doce mil mexicanos y la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa. Por eso invito a quienes me leen a abandonar a estos malos gobernantes y asumir una actitud crítica y digna ante esta importante celebración. Abandonemos las plazas o apoderémonos de ellas y desagraviemos a quienes nos han dado esta patria, que hay que defender a toda costa.

Como los años anteriores, me pregunto: ¿qué festejamos este 15 de septiembre?, ¿de qué independencia estamos hablando? Creo necesaria, como hace 206 años, una segunda independencia si de país soberano, libre y democrático estamos hablando. De lo contrario, como dijera Fernando Benítez: ¿Qué festejamos?

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!

Desmitifiquemos los dichos sobre la evaluación