José María Carmona
La universidad nicolaita neoliberal
Miércoles 7 de Septiembre de 2016
A- A A+

Medardo Serna, no ha querido reconocer ni tampoco tiene la sensibilidad social y política para enfrentar y satisfacer la demanda de los jóvenes que aspiran a un lugar a la máxima casa de estudios
Medardo Serna, no ha querido reconocer ni tampoco tiene la sensibilidad social y política para enfrentar y satisfacer la demanda de los jóvenes que aspiran a un lugar a la máxima casa de estudios
(Foto: Cambio de Michoacán)

En este país, los derechos sociales, principalmente en la educación y la salud, son negados a la juventud sistemáticamente por las autoridades de todos los niveles de gobierno y educativos, cancelando las pocas oportunidades como producto de la política neoliberal del gobierno de Peña Nieto. En ese contexto existen diez millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan y que tienen cancelado toda tipo de oportunidad de movilidad social, convirtiéndose en víctimas del crimen organizado.

En este contexto se da la lucha del Movimiento de Aspirantes y Rechazados de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde el rector, Medardo Serna, no ha querido reconocer ni tampoco tiene la sensibilidad social y política para enfrentar y satisfacer la demanda de los jóvenes que aspiran a un lugar a la máxima casa de estudios.

Hoy la Universidad se encuentra paralizada también por la fala de capacidad política del secretario general, Salvador García Espinosa, que una de sus obligaciones es encontrar soluciones a los problemas académicos, laborales y políticos de la universidad, en lugar de declarar a los medios de comunicación que detrás del movimiento del MAR existen “fuerzas políticas” ajenas a la Universidad. Su paso por la Secretaría General deja mucho que desear porque se ha dedicado a “controlar” la supuesta estabilidad de la Universidad utilizando todo tipo de métodos para golpetear a los nicolaitas disidentes.

Este movimiento del MAR se viene a sumar a una larga lista de asuntos pendientes, entre los cuales están las sistemáticas violaciones a los contratos colectivos de los sindicatos universitarios y para nadie es un secreto que detrás de la intención de reformar el sistema de jubilaciones y pensiones está la mano de Salvador García, que por cierto se puede consultar en la página oficial de la Universidad que no es un nicolaita de formación.

Para nadie es un secreto que la llegada del rector Medardo Serna González fue un pacto de sangre entre las diversas fuerzas políticas de la Universidad, alentadas por los partidos políticos de todos los colores y sabores, en una coyuntura donde la gubernatura estaba en juego; también por primera vez después de muchos años o décadas, el nuevo rector no iba a ser hombre de confianza del futuro gobernador, porque hay que señalar, y eso lo saben todos los nicolaitas, que a pesar de la autonomía universitaria, la posición de la Rectoría es una cartera más del gabinete del gobierno estatal.

Nadie duda de los meritos académicos de Serna González y de los positivos resultados por su paso en la Coordinación del Posgrado, y gracias a ello la mayoría de los programas de maestrías y doctorados están en el padrón nacional de calidad del Conacyt.

Pero a lo largo de su rectorado Serna González ha tenido la prioridad académica de coleccionar acreditaciones en escuelas y facultades, pero eso ha resultado insuficiente porque la Universidad nicolaita vive una cotidiana e intensa vida política donde se debaten todas las posiciones y, por qué no decirlo, hasta choca violentamente en el terreno ideológico, hasta ahora.

El destacado rector nicolaita ha tenido como política –por ciento equivocada– enfrentar al Consejo Universitario con la comunidad nicolaita, y para prueba un botón: el famoso protocolo de tomas de la Universidad.

Hoy el rector busca los espacios de las universidades privadas para mantener a la Universidad “trabajando” en vez de seguir el ejemplo de la rectora Sara Ladrón de Guevara, de la Universidad Veracruzana, y el rector Jesús Alejandro Vera Jiménez, de la Universidad Autónoma de Morelos.

De igual manera, con estos hechos se viola la cláusula 92 del Contrato Colectivo de Trabajo entre el SPUM y la propia Universidad, donde se establece que no se pueden dictar clases ni realizar actividades académicas fuera de las instalaciones universitarias.

El proceso de selección de los aspirantes a la Universidad fue entregado al Ceneval y con ello parte de la autonomía universitaria, marginando a los trabajadores académicos de su materia de trabajo.

De esta manera, los problemas pendientes de la Universidad nicolaita y principalmente de sus autoridades necesitan poner la política en el buen sentido de la palabra para encontrar soluciones al conflicto que hoy se vive con los rechazados y aspirantes, pero ante todo el rector Serna González tiene que salir a defender la autonomía universitaria demandando mayor presupuesto, hoy la Universidad nicolaita en los hechos es más neoliberal que los neoliberales en el gobierno.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Rescate financiero y reforma universitaria integral

Mitos y realidades de la crisis de la UMSNH

El centenario de la Revolución Obrera de Octubre 1917

La larga agonía del TLCAN

Universidad nicolaita centenaria

Realidades y mitos de las ZEE

Ante la emergencia nacional, suspender la elección de 2018

Marichuy Patricio, una candidatura independiente de los trabajadores

Paquete Económico para un año electoral

Quinto Informe de Peñalandia

Se tambalea el TLCAN

Renegociación a la defensiva del TLCAN

¿Reforma o revolución democrática?

El capital de Marx, a 150 años de su publicación

Por la insurrección del pueblo venezolano para derrocar a Maduro

Desarrollo social, demográfico y urbano

Salarios, desempleo y sindicalización

Larga vida para Cambio de Michoacán

Legalización de drogas, autodefensas y libertad a presos políticos

Condenemos el espionaje

Los precios por las nubes y los salarios caen

La economía política electoral

Evolución positiva de las finanzas públicas

¿Nos callamos o nos callan?

Deuda pública estatal bajo la opacidad

AMLO, con su gobierno de magnates y sus escándalos

Crece la economía mexicana

Reforma universitaria nicolaita integral

Arantepacua: toda la verdad

Las instituciones públicas deterioradas

Ajuste en el gabinete gubernamental

Ni populismo ni neoliberalismo: gobierno de los trabajadores

¿Más mercado o más Estado en 2018?

Inflación y crecimiento económico

La última palabra la tiene el rector

Por un congreso universitario para la reforma integral

Migrantes y remesas

Política económica de ajuste

La Constitución centenaria mutilada

El final de la era del libre comercio

Peña, arrodillado ante Trump

Respuesta a Peña Nieto

Piñata financiera navideña

Precandidata indígena independiente en 2018

La huida de Carstens y el miserable aumento salarial

La Revolución cubana y el adiós de Fidel Castro

La economía mexicana bajo la guillotina de Trump

Están apeñejados frente a Trump

La elección estadounidense, entre la dama y el vagabundo

Conflicto nicolaita y la defensa de las pensiones y jubilaciones

La investigación económica y financiera en Michoacán

Cuatro décadas de docencia económica en Michoacán

Por un diálogo público y transparente entre universitarios nicolaitas

Gobierno, administración y política pública

El peso cae por el despeñadero

Paquetazo económico de hambre y miseria

La universidad nicolaita neoliberal

Simplemente Juan Gabriel

Una propuesta profesional en gobierno y asuntos públicos

El Primer Informe de un gobierno independiente

Lección magisterial e implicaciones económicas

A punta de gasolinazos y tarifazos eléctricos

Medir la pobreza es una perversidad

Medir la pobreza es una perversidad

Eficaz política tributaria

La transición a la crisis económica

Good bye Europe

¡Justicia para Nochixtlán!

La decadencia del imperio norteamericano

Crecimiento económico amenazado

Apoyo total a la huelga del SUEUM

Solidaridad con la lucha magisterial y los presos políticos

Una propuesta para la reforma integral de la Universidad Michoacana

La seguridad social en México

El fundamentalismo monetario del Banco de México

Los pobretólogos

Las huelgas

Por la defensa del pleno derecho a huelga del SPUM

Primer ajuste financiero

La desaceleración de la economía global

Claroscuros financieros

Anticonstitucional, la reforma a la Ley Orgánica de la UMSNH

Impacto económico de la Universidad Michoacana

¿Ya llegó la crisis económica y financiera?

Escalera: el dólar sube; serpiente: el petróleo cae

Gélido invierno financiero

Poder presidencial devaluado

Planeación a la michoacana para un nuevo comienzo

El salario mínimo

Por el imperialismo, llora París

La renovación sindical en el SPUM

El espejismo de las Zonas Económicas Especiales

Docencia e investigación económica en Michoacán

Por la defensa del régimen de pensiones y jubilaciones en la UMSNH

No al examen de evaluación educativa

Ni populismo, ni neoliberalismo, gobierno de los trabajadores

El debate sobre los negocios internacionales

Abrir el debate académico en el Ininee, no a la persecución política

Discapacidad y el derecho al trabajo

El principio del fin del gobierno peñista

La devaluación del peso mexicano

Radiografía de los pobres en Michoacán

Peña, buena estancia en París: El Chapo Guzmán

El pueblo griego dijo “No” a la Troika

25 años no son nada, en medio de la tragedia griega

Por la unidad para defender las conquistas laborales del SPUM

Por una renovación democrática de la dirección del SPUM

Votación pulverizada

Decrece la economía

Empleo, remesas y consumo, motores del crecimiento

No hay democracia con presos políticos y desaparecidos

La situación de las finanzas públicas del país

Pulso económico y financiero

Agenda de gobierno para Michoacán

Michoacán, entre la opulencia y la miseria, retos para candidatos

Apuntes sobre el presupuesto base cero

La economía mexicana camino a la recesión

De la intervención a la regulación estatal

La recuperación estadounidense golpea al peso

La defensa incondicional de las pensiones y jubilaciones en la UMSNH

A Peña Nieto se le cayó la economía

Las pesadillas presidenciales (segunda parte)

2014: Año de contrastes económicos y financieros

2014: Año de contrastes económicos y financieros 1

Señor rector Serna, le tomo la palabra

Aproximación crítica a El capital de Piketty

Por una reforma democrática en la Universidad Michoacana

A dos años, se cae Peña Nieto

Solidaridad con la caravana de Ayotzinapa

El precio del petróleo a pique

El precio del petróleo a pique

Actividad industrial en México

Iguala: la masacre perredista

Iguala: la masacre perredista

La política social en México

La política social en México

La Inversión Fija Bruta en México

Reprobado el gobierno de Peña Nieto

Presos políticos libres

Impacto en primer semestre de la Reforma Hacendaria

¿Y qué con el salario mínimo?

Ante la contrarreforma energética, la consulta popular

Los gigantes de la telecomunicación

Las leyes secundarias en Telecom no terminan con el monopolio

Libertad inmediata para Mireles y todos los autodefensas

Los retos del gobierno de Jara Guerrero

Asalto a la nación

¿Por qué no crece la economía mexicana?

¿Por qué no crece la economía mexicana?

La economía mexicana se mueve lentamente