Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?
Viernes 9 de Septiembre de 2016
A- A A+

La semana pasada, en el Encuentro Nacional de Diputados perredistas, fueron expuestas diferentes consideraciones que muestran, en efecto, la profunda crisis política, hacia adentro y hacia afuera, en la que se encuentra el PRD. Bastaría señalar algunos hechos que demuestran la naturaleza de “izquierda moderna” en que se ha convertido ese partido.

Primero, la salida de dos importantes personajes, fundamentales en la construcción de la identidad ideológica y política del PRD, como lo fueron Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador. No se trata de “caudillos” equivalentes a los caciques pueblerinos, sino de dos liderazgos identificados en su momento con la creación de un partido representativo de una opción ideológicamente válida y políticamente viable de la izquierda mexicana. Sin embargo, López Obrador fundó su propio partido y Cuauhtémoc Cárdenas estructura su propio movimiento. Vistos los hechos en la perspectiva del pasado, algo está corriendo en el PRD.
Algunos dijeron que los acontecimientos anunciaban la desintegración puesto que el PRD había dejado de representar una alternativa real de la izquierda en México.

Por otra parte, la pérdida de rumbo y la disminución constante de votos y presencia electoral, hasta las grandes derrotas sufridas en las pasadas elecciones de junio, junto a los conflictos entre sus corrientes internas, además de las dudas enormes que provocan sus dirigentes de hecho, han conducido a la pérdida de toda legitimidad reconocida, que obligan al PRD a la búsqueda de alianzas como medida de salvación de última instancia. En esta estrategia de alianzas rechaza ahora la posibilidad del PAN y se envalentona contra Morena, pero desde Michoacán no dice nada del PRI.

Pablo Gómez, de reconocida trayectoria del lado de la izquierda, de esa que algunos adjetivaron desdeñosamente como “izquierda ideológica”, ha dicho que “la crisis del PRD se tiene desde hace muchos años, la cual se caracteriza por la falta de un plan de trabajo específico que busque el beneficio de los ciudadanos, más no sólo la búsqueda del poder por el poder”. Agregó que “la izquierda debe estar unida pero bajo un verdadero proyecto”.

Por su parte, toda proporción guardada, Pascual Sigala habla del “aventurerismo ideológico” y de que “el pragmatismo impacta la esencia del PRD”, convirtiéndolo en un partido que busca el “poder por el poder”. Por tanto, el PRD se ha convertido, estrictamente, en un partido electorero, al servicio de las vanidades y el dinero, que como principios y práctica corresponden a una sociedad que funciona de acuerdo con las reglas del mercado, que de izquierdistas no tienen nada.

La ausencia de propósitos, de ideas y de un proyecto integral con el cual pueda identificarse al PRD queda de manifiesto en la década que corresponde a los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel. En las dos administraciones gubernamentales la historia no registra ningún hecho relevante, incuestionable, que pudiera representar el carácter distintivo de la izquierda perredista convertida en gobierno de Michoacán.

Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, dos liderazgos identificados en su momento con la creación de un partido representativo de una opción ideológicamente válida y políticamente viable de la izquierda mexicana.
Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, dos liderazgos identificados en su momento con la creación de un partido representativo de una opción ideológicamente válida y políticamente viable de la izquierda mexicana.
(Foto: Cuartoscuro)


Por el contrario, con el afán de hacer lo que llaman “buenos gobiernos”, la deuda pública se disparó generando problemas de financiamiento para el desarrollo futuro del estado, pero nuevos ricos surgieron y pudieron sumarse a las élites michoacanas. Con Godoy hubo referencias al tránsito de la democracia representativa a la democracia participativa, pero careció en absoluto de instrumentos creados que hicieran posible su conversión a la realidad.

Hoy el gobierno de izquierda dice presentar “realidades contundentes”, que bien vistas las acciones, sugieren semejanza con un cuadro populista, que hace de la caridad pública la idea central de gobierno, que habrá de producir, por incapacidad para cumplir, desencanto, frustración y rechazo, según las evidencias de los casos donde el modelo ha sido aplicado. “El remedio resultará peor que la enfermedad”. El viejo Roosevelt dijo alguna vez que “se puede engañar a parte de la gente todo el tiempo, a toda la gente durante cierto tiempo, pero lo que no podía ocurrir es engañar a toda la gente todo el tiempo”.

Lo que existe es fala de rumbo, vacíos conceptuales, carencia de proyectos y menos de proyecto histórico, haciendo evidente, perceptible, inocultable la demagogia y la dádiva por sobre las políticas gubernamentales en materia de empleo y salarios, de distribución y redistribución de los beneficios del desarrollo, de elevación de la conciencia ciudadana para entender que la democracia y el poder son solamente medios para alcanzar los objetivos de vida que la cultura propia permite establecer.

Este es el principal problema de cuya solución depende lograr la unidad política que demanda el PRD como axioma igualmente válido para cualquier grupo, organización o partido político. ¿Si los objetivos por alcanzar no están definidos, en función de qué puede haber unidad, entrega, disciplina y hasta sacrificio? ¡Los objetivos unen, los vacíos dispersan!

Los llamados a la unidad, sin propuesta y rumbo, sin futuros deseados y compartidos, crean las condiciones para que a partir de las ambiciones personales se practique el autoritarismo y la charlatanería, asumiendo que una personalidad, que no una organización, representa las aspiraciones de toda la sociedad. Consecuentemente, son tiempos para seguir debatiendo y muy en serio.

¿Qué decir a los campesinos, obreros, jornaleros, empleados, estudiantes, científicos y artistas, empresarios, todos ellos atrapados en una sociedad sin rumbo y cuyos problemas parecen no terminar nunca? En las circunstancias michoacanas del presente, los retos consisten en la formación de conciencia, en la organización y en la certeza de que el hoy puede transformarse en un mañana distinto, próspero, justo, democrático y libre de la desconfianza y los miedos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!