Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Los querrán hacer capitular por hambre?
Lunes 12 de Septiembre de 2016

Los zapatistas le llaman la preguntadera, los filósofos, filosofía. Lo mismo da.

A- A A+

Después de más de dos semanas de la “toma” de la Universidad Michoacana por parte del Movimiento de Aspirantes y Rechazados, el Consejo Universitario y su presidente determinaron utilizar el “sagrado principio de autoridad”
Después de más de dos semanas de la “toma” de la Universidad Michoacana por parte del Movimiento de Aspirantes y Rechazados, el Consejo Universitario y su presidente determinaron utilizar el “sagrado principio de autoridad”
(Foto: Héctor Sánchez)

Después de más de dos semanas de la “toma” de la Universidad Michoacana por parte del Movimiento de Aspirantes y Rechazados, el Consejo Universitario y su presidente determinaron utilizar el “sagrado principio de autoridad” y con ello suspender el subsidio económico, el pan y agua a las casas para estudiantes que pertenecen a la Coordinadora de Universitarios en Lucha. Además, la autoridad ha promovido la impartición de clases fuera de las instalaciones universitarias. Ambas medidas de presión se me hacen extremas, así como la “toma” de la Universidad unilateralmente.

Para atizarle más al conflicto, la autoridad universitaria publicó el 9 de septiembre en su página electrónica asuntos sin sustento. Vea y analice: http://www.prensa.umich.mx/?p=23258. De la nota, una cita: “El Ceneval, garantía de imparcialidad en proceso de ingreso a la UMSNH: Salvador García Espinosa”. Al aceptar que un organismo de la iniciativa privada (cuyo fin, como el de toda empresa, es la utilidad económica) intervenga en asuntos que le competen únicamente a la Universidad Michoacana, denota una evidente violación a nuestra ya de por sí maltrecha autonomía. ¿Requerimos que alguien ajeno a nuestro estado y Universidad venga a decirnos qué es transparencia, imparcialidad, qué está bien y qué mal?, ¿acaso no nos sentimos los universitarios capaces de elaborar un procedimiento transparente y confiable de selección?, ¿no? Entonces algo anda mal, muy mal en nuestra Universidad.

¿En verdad la autoridad universitaria o alguien por ahí cree que los estudiantes que aspiran a un lugar dentro de la UM han tenido las mismas oportunidades de ingreso? Primera y fundamental contradicción: si el mismo Coneval-Inegi dicen que más de 50 millones de mexicanos viven en pobreza, ¿alguno de los hijos de algún profesor o empleado universitario padece pobreza? Pues los más de cinco mil estudiantes de las casas para estudiantes (cifra de la autoridad) la padece. En la Facultad de Ingeniería Eléctrica tenemos al menos cinco profesores (de casi 50) con estudios de posgrado egresados de alguna casa para estudiante, algunos de ellos distinguidos con el Premio Padre de la Patria que da la UM a los estudiantes destacados. Su testimonio en https://www.youtube.com/watch?v=qVGD8K1n78s.

¿Ficción?



En la publicación de la autoridad del pasado 9 de septiembre aparecen algunas fotos de los funcionarios de la Universidad junto a decenas de alumnos de diferentes facultades en el Planetario, la Casa de la Cultura, el Zoológico. Casi todos sabemos que la comunidad estudiantil es de más de 50 mil alumnos. ¿Dónde está el resto y dónde cabrían?, ¿el Consejo Universitario sabe qué porcentaje de alumnos toma clases extramuros y en qué parte?, ¿por qué oculta la realidad? Al menos en la Facultad de Ingeniería Eléctrica, la autoridad no ha informado del número de alumnos que reciben clases extramuros, cuáles grupos, en qué parte, qué profesores lo hacen. Semejante panorama se ve en otras facultades, los sitios electrónicos no publican las aulas ni el sitio donde se impartirán clases. ¿El petate del muerto?

Algunos profesores que han decidido dar clases extramuros quizá no se han dado cuenta de que están violando su Contrato Colectivo de Trabajo (cláusula 92, fracción IV) del SPUM, ese que protestaron respetar y hacer cumplir a la hora de su ingreso. Al respecto, en el documento de la UM referido se lee: “Ireri Suazo (la coordinadora general de Estudios de Posgrado) para subrayar que son excelentes docentes e investigadores quienes se han solidarizado en este esfuerzo de las autoridades universitarias por no detener la labor sustancial de la Universidad y continuar dando clases extramuros”. ¿Los que no estamos dando clases extramuros no lo somos?, ¿quién transgrede la ética?

¿Apostarle a la confrontación?



En las redes sociales se dice “a sacarlos a madrazos”, “fuera CUL-MAR de la Universidad”. La semana pasada, al igual que en años anteriores, ha habido manifestaciones de estudiantes de Medicina con letreros repudiando a los rechazados. Sería saludable que los futuros médicos y profesionistas se hicieran algunas preguntas como: ¿cuántos compañeros con pobreza están en mi grupo?, ¿cuántos de mis compañeros están en una casa para estudiante y cuántos de ellos estudiaron en una escuela de palitos?, ¿sería capaz de vivir en un cuarto de cuatro por cuatro con quince compañeros y soportar la pedorrera frijolera?, ¿dónde la manuela, el estudio, tareas y lavar la ropa?

El 10 de septiembre, ante estudiantes del sistema abierto de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, la autoridad de la UM, en la Escuela Primaria Hijos del Ejército, dijo: “Serna González hizo suyo el sentir del director de la Facultad de Derecho al señalar ‘podrán quitarnos nuestras instalaciones pero nunca nos despojarán de nuestra actitud de verdaderos nicolaitas, la cual lleva implícito el trabajo y la responsabilidad’”. ¿Los estudiantes y profesores que no toman-dan clase son malos nicolaitas? “Finalmente felicitó a los alumnos porque han sabido ganar su lugar en una de las mejores universidades del país a través del estudio, la ética y la civilidad, respetando los derechos de terceros, por lo cual –dijo– deben sentirse orgullosamente nicolaitas”... “Informó a los presentes que las autoridades siguen abiertas al diálogo una vez que se liberen las instalaciones de la Universidad Michoacana”. ¿Principio de autoridad?, vea nota http://www.prensa.umich.mx/?p=23301 ¿El discurso le apuesta a la confrontación?

¿Por qué no nos convocamos a un diálogo público sin condiciones, sin buscar quién capitula ni quién gane?, ¿o habrá que esperar a que alguna de las partes beligerantes sucumba?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?