Alejandro Vázquez Cárdenas
Incompetentes o cómplices
Miércoles 14 de Septiembre de 2016
A- A A+

“¿Culpables? No hay que buscarlos lejos, están en casa, en el gobierno del estado, en la propia Universidad
“¿Culpables? No hay que buscarlos lejos, están en casa, en el gobierno del estado, en la propia Universidad
(Foto: Héctor Sánchez)

El presente artículo fue escrito hace ya diez años. Uno pensaría que en una sociedad que evoluciona un lapso de diez años es suficiente para que un problema universitario, como el que se describe, estuviera resuelto, así fuera parcialmente. Pero no, nada, pues como sabiamente dijo Lord Audi: “Agarra la onda güey, estamos en México”.

Aclaro: al momento de transcribir este artículo las instalaciones de la Universidad Michoacana continúan tomadas, ignoro si las autoridades universitarias ya se doblaron o están por hacerlo.

“Como cada año, por estas fechas en la Universidad Michoacana se reproducen las tomas y el secuestro de instalaciones por parte de una beligerante y agresiva estructura pseudoestudiantil de turbio origen y sospechoso financiamiento, la calamitosa CUL. ¿El motivo?, el de siempre, permitir el ingreso, no de rechazados, sino de reprobados; un numeroso grupo de incompetentes, mediocres, fósiles y asnos. Como cada año las "autoridades" universitarias juegan a que tienen capacidad y valor para enfrentar a estos vándalos y como cada año terminan por arrodillarse y quedar en ridículo ante la opinión de los observadores.

“¿Cuál es razón del miedo de estas apocadas "autoridades" universitarias, del rector para abajo, para no exhibir, con todas sus letras, a quienes protegen a la CUL y aceptar esa humillación, año con año? ¿El sueldo?, puede ser, por dinero se llega a vender la dignidad. ¿Son acaso parte de un juego perverso de poderes? Puede ser, cuestión de analizar la evolución de cada grupo. ¿Afán de seguir en el presupuesto por incapacidad para sobrevivir en forma autónoma? También puede ser, una gran parte de ellos son verdaderas nulidades profesionales incapaces de sobrevivir en el medio privado. ¿Deseo de conservar una pequeña parcela de poder para extorsionar con dinero o sexo a alumnos, alumnas o suplentes de buscan trabajar? Muy probablemente.

“El resultado final es el mismo, una Universidad que no sale de la medianía académica, lastrada por una buena cantidad de maestros señalados por muchos como ignorantes, incompetentes y deshonestos.

“Ciertamente existen en la Universidad Michoacana buenos elementos, excelentes y dedicados maestros, varios de ellos altamente calificados, con un elevado nivel académico, comprometidos con sus alumnos y que se duelen de la tragedia que se abate sobre la Universidad desde hace años. Lamentablemente son minoría y por sí solos no logran revertir la negativa influencia de los mediocres personajes incrustados en puestos administrativos y sindicales.

“¿Y las autoridades estatales y federales, esas encargadas de otorgar los dineros con que funciona la Universidad? Esas no hacen ni harán nada. Lo que les interesa en mantener grupos de poder y de choque incrustados en la Universidad para beneficio personal.

“Mueve a risa ver que ante la notoria mediocridad de una buena parte de los egresados de la Universidad, algunos parásitos de la misma sólo atinan a refugiarse en la añoranza de un pasado que ya no existe, en una grandeza que sólo es recuerdo y no quieren ni pueden aceptar que la realidad es otra y que ya nada sobra de la antigua importancia académica que alguna vez llegó a tener la Universidad. Estos patéticos maestros se concretan a repetir como mantra que están en el “Alma máter de Hidalgo, Morelos y Ocampo", como si eso sirviera para remediar su pobre calidad. Me recuerdan la lapidaria frase de José Ingenieros: ‘Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van’.

“¿Culpables? No hay que buscarlos lejos, están en casa, en el gobierno del estado, en la propia Universidad, en sus autoridades, sus maestros y en sus laxos criterios académicos y administrativos y en su falta de capacidad para cumplir los reglamentos”.

Nada ha cambiado.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?