Rafael Mendoza Castillo
Opinión
La lógica del capital y la política
Lunes 19 de Septiembre de 2016
A- A A+

Cuando una formación social y su entramado institucional ya no protege la vida de los ciudadanos, entonces éstos tienen todo el derecho legal y legítimo de transformarlas y construir otras que sí protejan la vida de aquellos (artículo 39 constitucional). Hoy vemos que cada grupo, clase social o comunidad se constituye como sujetos de autodefensa. Unos se rebelan en defensa de la vida y otros para defender sus intereses privados. Aquí surge necesariamente una pregunta, ¿dónde está el Estado y sus instituciones? Vemos que los oligarcas y los poderes fácticos colocan al Estado y su régimen político como mecanismo de autodefensa de sus privilegios. Son instituciones al servicio del capital y no al servicio de la comunidad.

La lógica del capital incluye una relación de poder, de fuerza, de dominación, pero también una relación de explotación.
La lógica del capital incluye una relación de poder, de fuerza, de dominación, pero también una relación de explotación.
(Foto: TAVO)

La lógica del capital incluye una relación de poder, de fuerza, de dominación, pero también una relación de explotación. El capitalismo depredador que se ha impuesto a la nación mexicana desde el poder (política) no sólo utiliza para su propia reproducción la fuerza, vía la militarización del tejido social, para seguir imponiendo la voluntad y las creencias de la oligarquía financiera, industrial y comercial, que al final del día se convierte en el mecanismo administrativo para concentrar la riqueza en pocas familias, sino que además produce ideas y representaciones para quitar fuerza a los ciudadanos con el fin de doblegarlos, convertirlos en súbditos, es decir, de autodefensas en policías del orden del capital, seres vivos obedientes.

Esto último se lleva a cabo a través del duopolio televisivo comercial, gran parte de la prensa escrita y de la radio. La mayoría de los mexicanos se informa vía la televisión. La conciencia pública está atrapada en estos medios. Desde éstos se programan procesos políticos y culturales para someter la conducta de los individuos. La lógica del capital impone, por medio de la educación formal e informal, las actuales formas dominantes de internalización de lo externo.

En términos generales, el sistema educativo mexicano tiene la tarea de producir un conformismo generalizado en determinados modos de internalización (Escuelas de Calidad, Escuelas de Tiempo Completo, planes y programas oficiales, sindicalismo corporativo, evaluaciones punitivas y excluyentes, y otros a fin de subordinar a las personas a las exigencias del orden establecido (sistema)). Como bien decía José Martí: “La escuela y el hogar son las dos cárceles formidables del hombre”. Ahora incluimos a la televisión comercial.

La historia crítica, no la historia oficial que todo lo oculta y reprime, muestra y demuestra que el propio capitalismo genera mecanismos administrativos para su reproducción, su sobrevivencia, creando sus propias instituciones. Cómo no recordar el llamado Estado de bienestar, mismo que más o menos repartía algo de la riqueza hacia las mayorías pero siempre se quedaba con la mayor tajada. Ese Estado y el actual continúan administrando la economía a través de los monopolios, dado que estos últimos disminuyen la incertidumbre económica, planifican las inversiones, los costos, los precios, los salarios, etcétera.

Hoy vemos que los mecanismos de reproducción de la lógica del capital entran en una franca descomposición desde las formas de dominación que incluyen las ideas alienantes, leyes, modelos partidarios, procesos electorales, organizaciones sindicales, agrarias y otras. Al tronar estos mecanismos de control sobre la sociedad, a los oligarcas les queda solamente la fuerza militar y policial con la finalidad de continuar sirviendo a la lógica de acumulación de capital en pocas familias de ambiciosos, instalados en la incompletud. Como bien afirma Lorenzo Meyer: “En grados diferentes, españoles, árabes y mexicanos consideran que la corrupción de sus respectivas clases políticas, unida a la ostensible y desmesurada riqueza de las élites económicas-riqueza acumulada, en buena medida como resultado del contubernio entre la élite económica y la política”.

Así, los partidos de izquierda colaboracionistas y de derecha viven de la política y nunca han vivido para ella. Por eso es importante rescatar la acción política transformadora, ya que los partidos la han convertido en arreglos, en monopolio y en concesiones a los oligarcas. Nuevamente la lucha partidaria se aleja de las luchas civiles y convierten al ciudadano, al sujeto político, en un ser votante y consumidor, alejado de la acción política constituyente (praxis histórica). Por eso algunos intelectuales proponen ir más allá de la autodefensa, es decir, hacia la autogestión o toma de conciencia, para transformar el actual modelo neoliberal.

Al sistema político y su modelo económico le están fallando los mecanismos de reproducción, desde la corrupción y la impunidad hasta sus creaciones, como la delincuencia organizada. Estas formas de organización de lo social están llegando a su fin. Ya nadie aguanta o resiste más humillaciones y explotación de la vida y de la naturaleza. Cómo no recordar a José Saramago en su novela Ensayo sobre la lucidez, donde nadie salió a votar el día de la elección, o por la lluvia o por rechazo e indignación. Esto lo veremos muy pronto en México.

Tanto el Estado, hoy achicado y simplificado, como los partidos políticos, han monopolizado la administración de la política y la han domesticado, dado que la lucha de clases dejó su lugar a la tutela estatal, la colaboración (Pacto por México). Este hecho se traduce en un neocorporativismo social, fundado éste en la alienación de los movimientos sociales, organismos civiles, partidos políticos y el Estado. Estos hechos conducen al final de cuentas al fascismo. Como bien dice Severo Iglesias: “Alienados, los esclavos pregonan la ideología de los amos y actúan contra sí mismos. Felices, detestan la actividad política y se alejan de la participación social “.

Romper las lógicas del capital implica construir lógicas alternativas de liberación del trabajo, de lo público, de la condición humana, organizadas desde la voluntad popular, desde abajo, con los humillados y empobrecidos y pensar más allá de la lógica del capital. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)