Hugo Rangel Vargas
Los pendientes de los Calderón
Viernes 23 de Septiembre de 2016
A- A A+

En efecto, el sexenio de Enrique Peña Nieto ha concluido. Concluyó quizá desde el momento de su ascenso. “El que consigue la soberanía con el auxilio de los grandes se mantiene en ella con más dificultad que el que la consigue con el pueblo, porque, desde que es príncipe, se ve cercado de muchas personas que se tienen por iguales a él”; este es el pecado original del sexenio peñanietista que dibuja con claridad Nicolás Maquiavelo.

Si el colofón de la administración calderonista fue la estrepitosa derrota de su partido en la elección presidencial de 2012, el del desgobierno de Enrique Peña Nieto se antoja que también traerá el viento de la alternancia a Los Pinos.
Si el colofón de la administración calderonista fue la estrepitosa derrota de su partido en la elección presidencial de 2012, el del desgobierno de Enrique Peña Nieto se antoja que también traerá el viento de la alternancia a Los Pinos.
(Foto: Cambio de Michoacán)


El ascenso al poder a través de un pragmatismo ramplón que es capaz de empeñar las decisiones presidenciales mismas, fue también la falla de origen con la que se gestó el mandato de Felipe Calderón. Por ello es que el destino manifiesto de la indiferencia y de la incapacidad de cambiar el rumbo del país son el sello característico de ambas gestiones, y el punto de arranque de la actual crisis en ciernes de convertirse en colapso.

Si el colofón de la administración calderonista fue la estrepitosa derrota de su partido en la elección presidencial de 2012, el del desgobierno de Enrique Peña Nieto se antoja que también traerá el viento de la alternancia a Los Pinos.

Pese a que hay un claro puntero en la adelantadísima carrera por la sucesión, el nefasto resultado del regreso del PRI al gobierno de la República ha despertado al demonio del marasmo y la desmemoria, colocando a Margarita Zavala en la posibilidad de una reedición del calderonato en 2018. Por ello es que resulta conveniente utilizar un hilo de Ariadna para transitar por un puñado de decisiones que sin duda enlazan al gobierno de Calderón con la actual crisis del país.

Ya se ha dicho que la ola de violencia que mantiene a México bañado en sangre inició durante el gobierno del michoacano, dejando entre 100 mil y 300 mil víctimas directas e indirectas de 2006 a 2012, según datos del Centro de Análisis de Políticas Públicas México Evalúa.

También se sabe que las reformas estructurales del país comenzaron a gestarse con la Reforma Laboral, aprobada y promulgada al final del sexenio de Felipe Calderón, por lo que el fracaso de las mismas bien podría ser un quite al alimón entre su administración y la de Enrique Peña Nieto.

Ni que decir de la conducción de la economía, que ha recaído en el mismo grupo de economistas ortodoxos como José Antonio Meade, secretario de Hacienda en las dos últimas administraciones federales; Miguel Messmacher, cerebro del Plan Nacional de Desarrollo en el gobierno de Calderón y subsecretario de Ingresos en el gobierno peñanietista, o la recientemente designada subsecretaria de Planeación, Vanessa Rubio Márquez, cuya trayectoria dentro de la administración pública se construyó fundamentalmente durante los gobiernos panistas.

La línea de conducción de las políticas económicas de los sexenios calderonista y peñanietista tiene además el resultado común del endeudamiento, el paupérrimo crecimiento económico y la elevación de la pobreza.

El fenómeno del crecimiento de la deuda pública, que hoy equivale prácticamente al 50 por ciento del PIB, tuvo en el gobierno de Calderón un punto crucial al elevarse en una tasa del 207 por ciento en todo el sexenio. El Producto Interno Bruto, reiteradamente revisado a la baja en términos de sus expectativas de crecimiento en cada año de la actual administración, creció apenas en 1.93 por ciento durante la administración calderonista. Por su parte, la pobreza, cuyas cifras resultan ahora inequiparables en su serie histórica debido al “cambio de metodología” realizado por el Inegi, sumó a 15.9 millones de personas con Calderón al frente del país.

La conexión entre Calderón y Peña está más allá de las especulaciones sobre pactos entre ambos. Los resultados para el país de ambos sexenios están a la vista y son parte de los pendientes que tiene la ex primera dama, Margarita Zavala, ante la opinión pública de cara a sus aspiraciones presidenciales.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad