Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Propaganda o estrategia
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Segunda parte

A- A A+

«El secuestro de la UMSNH no tiene final, a pesar de que más de mil lugares fueron ofrecidos a los supuestos rechazados que desde hace tres semanas se hicieron de la máxima casa de estudios.»
«El secuestro de la UMSNH no tiene final, a pesar de que más de mil lugares fueron ofrecidos a los supuestos rechazados que desde hace tres semanas se hicieron de la máxima casa de estudios.»
(Foto: Cuartoscuro)

Levantón, balacera, asesinato y fuga, fue el resultado de un enfrentamiento y persecución de unos delincuentes que habían secuestrado a un par de jóvenes, uno de los cuales murió acribillado. Horas después –varias irritables horas después– los forenses y la Ministerial hicieron su trabajo pero el hecho subraya la inseguridad prevaleciente.

Entre ese día y el martes, día en que este escribano entrega su colaboración, en distintos lugares asesinaron a tres mujeres, un encobijado fue hallado, balacearon al encargado de un negocio, un sacerdote fue asesinado, entre otros hechos violentos. La realidad de la violencia en Michoacán, a pesar de la costosa propaganda.

Asimismo, el secuestro de la UMSNH no tiene final, a pesar de que más de mil lugares fueron ofrecidos a los supuestos rechazados que desde hace tres semanas se hicieron de la máxima casa de estudios, quienes después de una pifia de fin de semana, habiéndose retirado algunas casas de “estudiantes”, retomaron las instalaciones “liberadas”.

En tanto, los medios chayoteros y chayoteados celebraron que el “nuevo comienzo” ofreciera más de 20 mil lugares para estudiantes. Buena parte en ese elefante blanco acertadamente llamado Universidad Virtual –orgulloso de su inexistencia–, creación del godoyato, más de mil en la UMSNH y unas decenas en las universidades privadas.

La pregunta: ¿si había tal cantidad de espacios porqué permitir el secuestro de la UMSNH tres semanas? Al parecer, los grupos de presión que derribarán un día de estos al rector ganaron, incluidos los adeptos al “nuevo comienzo” y de otras corrientes, de fuera y dentro, que están cansados de la fatuidad de la burocracia universitaria.

Efectivamente, mientras el rector declara ante los medios afines incongruencia tras incongruencia, varios de su equipo desayunan y comen con cargo a las colapsadas finanzas de la Universidad pública. La supuesta “transición” que alega el rector en cada entrevista es la metáfora del colapso de la educación pública en Michoacán.

La propaganda es perversa. Su costo en spots, imágenes, mentiras, no supera a la realidad, aunque lo pretende. La inseguridad, soluciones cínicas ante presiones de grupúsculos, desmerecen el accionar gubernamental. ¿O el ofrecimiento de más de mil espacios en la UMSNH era el botín político de un rector y un gobernador sin gran margen de acción?

Este escribano reconoce que el “nuevo comienzo” tiene la intención de resignificar Michoacán. El concepto sociológico implica un cambio en las percepciones de la ciudadanía, en este caso. Pero parece estarse agotando, como el tejido social y otras rarezas, hoy cuestionadas por la socioantropología, por el exceso mercadotécnico.

Mienten quienes suponen que la propaganda y la mercadotecnia cambiarán la realidad. Manipula y miente sobre la realidad, pero es simple propaganda. Al “nuevo comienzo”, además de imponerle funcionarios, el ex Virrey le impuso lo que en Los Pinos suponen, pero a juzgar por las estadísticas, es supina ignorancia y mentira.

Dicen los chayoteros medios que para “recuperar la legalidad” –en particular los noticieros de una compañía cablera dominante del mercado estatal, a donde acuden dizque críticos del sistema anquilosados en su nada, que suele mentir sobre una supuesta “universidad” privada patito y chayotera– es necesario reprimir a quienes exigen “educación”.

En este contexto, vale la pena considerar el impacto del recorte presupuestal que el gobierno federal está orquestando. Rubros como educación, salud, combate a la pobreza, fundamentales para el bienestar de millones de mexicanos, serían afectados por una visión que favorece al capital y desprecia los signos de alarma de una sociedad en picada.

Seguridad y pobreza, con múltiples vasos comunicantes, tendrán que esperar, pero los privilegios y privilegiados no. La alta burocracia, políticos, élites económicas, la corrupción, tendrán buenos dividendos. El “nuevo comienzo” deberá repensar su ausencia de estrategias y también cómo mantener a flote una entidad colapsada.

A pesar del vuelo de las campanas propagandísticas, Michoacán sigue financieramente colapsado. La intervención del gobierno federal ha sido crucial para aliviar los apuros económicos. Este escribano conoce a varias personas que trabajan en el “nuevo comienzo” y en cuatro, seis meses, no les han pagado, no así a la alta burocracia.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera