Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡De Colombia para México!
Martes 4 de Octubre de 2016
A- A A+

Debido a ese crimen masivo de la semana que terminó arrebatadamente, creo que sin analizarlo con profundidad, el general secretario de la Defensa Nacional indicó, en el homenaje a los soldados caídos, que “¡vamos con todo contra el Cártel de Sinaloa!”.
Debido a ese crimen masivo de la semana que terminó arrebatadamente, creo que sin analizarlo con profundidad, el general secretario de la Defensa Nacional indicó, en el homenaje a los soldados caídos, que “¡vamos con todo contra el Cártel de Sinaloa!”.
(Foto: Cuartoscuro)

“¡Despacio Sancho, que voy de prisa¡”, válgase esta paradoja dicha por el caballero de la triste figura para relacionar andanzas similares en las que el desgobierno está inmerso a través del Ejército Nacional y como consecuencia de la emboscada sufrida por un comando militar, en la que murieron varios soldados debido a una guerra estúpida que no debiera ser de ellos (ni de nosotros) en contra del crimen organizado. Debido a ese crimen masivo de la semana que terminó arrebatadamente, creo que sin analizarlo con profundidad, el general secretario de la Defensa Nacional indicó, en el homenaje a los soldados caídos, que “¡vamos con todo contra el Cártel de Sinaloa!”.

Se puede entender que sus expresiones responden al dolor y coraje por lo sucedido, pero debe calmarse y reflexionar (ahora ya expresadas sus amenazas), y ordenando su pensamiento recurrir a la inteligencia a efecto no tanto de ganar la guerra, sino de pacificar a nuestro país. Que busque el general secretario el porqué del inicio y cultivo de las drogas y el porqué de la suma de brazos de trabajadores sumándose al crimen organizado. Además debe preguntarse a quiénes beneficia la compra clandestina de armas, en lugar de estar pensando en amenazas advertidoras y atacar con mayor dureza con la que el crimen organizado ataca.

Seguramente que el coraje por la pérdida de sus soldados le hace olvidar al secretario de la Defensa Nacional la función fundamental que ha quedado inscrita en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos desde los principios del siglo anterior. El Ejército Nacional, así como la Marina Nacional, se han demeritado ante los ojos de los mexicanos pero debido a la negligencia y estupidez de los últimos titulares del Poder Ejecutivo, al que están obligados a obedecer, degradando en consecuencia a esas instituciones que constitucionalmente nada tienen que ver con el crimen organizado, que para eso están las secretarías correspondientes del Poder Ejecutivo.

Esas intervenciones recurrentes las desprestigian y pueden corromperlas, pues en ese campo hay millones de dólares de ganancias que sobran para comprar soldados y generales y consecuentemente hasta para comprar la Presidencia y desprestigiar a las instituciones, lo que se vuelve peligroso y dañino para los mexicanos.

Ciertamente estas dos secretarías están sujetas a las determinaciones y ordenamientos de nuestra Constitución y bajo el mando del Poder Ejecutivo, mismo que desafortunadamente, por el desconocimiento de la propia Constitución (debería pedir perdón también por no conocerla), su ineficiencia e incapacidad ha inmerso a las fuerzas militares en acciones que las desprestigian.

Los titulares de la Secretaría de Marina y de la Defensa Nacional debían estar indignados pero contra el propio titular del Poder Ejecutivo, por las tonterías cometidas constantemente, por lo que se ha visto obligado a pedir perdón a los mexicanos, aun cuando siga poniéndonos en ridículo (caso Trump) ante países extranjeros, sin olvidar desde luego los casos de Ayotzinapa, Tlatlaya y Oaxaca y sus casas blancas.

De paso recordemos aquellos tiempos del llamado “hijo desobediente”, cuando ridículamente vistió la larga casaca verde olivo y giró sus estúpidas instrucciones a la Secretaría de la Defensa para iniciar una guerra a muerte contra el crimen organizado en Michoacán. Desde entonces no se ha logrado estabilizar ni al estado ni a la República, pues esta guerra sigue entre autoridades y sicarios.

Ejemplos hay que indican con claridad que es una idiotez inmiscuir a las fuerzas militares en estos conflictos, que están íntimamente relacionadas con el tráfico de estupefacientes, desde hace más de 50 años, cuando por convenir a los intereses de nuestros buenos vecinos se permitió la producción de diversas drogas en el estado de Sinaloa.

Si este ejemplo no funcionara también como dato de la equivocación de meter a los militares en esta guerra, volteemos a ver un poco hacia Sudamérica, específicamente a Colombia, que permaneció más de 50 años en una guerra que mató a cientos de miles y que ahora afortunadamente han recapacitado, entendiendo que los muertos son de ellos y las ganancias de los vendedores de armas, quienes han incrementado sus largas y vastas fortunas vendiendo material bélico como consumiendo toneladas de cocaína en los Espantados Unidos.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?