Juan Pérez Medina
El derecho a exigir justicia y vida digna
Martes 11 de Octubre de 2016
A- A A+

Los últimos años las manifestaciones han crecido en número
Los últimos años las manifestaciones han crecido en número
(Foto: Héctor Sánchez)

Son tiempos de crisis neoliberal, tiempos de malestar social que se expresa en múltiples y variadas formas, tiempos difíciles en el que el poder, como siempre, actúa fortaleciendo las leyes que le permiten accionar para inhibir, frenar e impedir que la gente tome las calles y haga crecer la inconformidad y acción social.

El Estado como tal, en medio de profundas contradicciones sociales, actúa desde su visión de poder limitando la acción de protesta antes que ceder a la atención de las causas que generan la inconformidad de las masas. Los gobiernos nacionales de corte neoliberal no escapan a esta realidad y se manifiestan invocando a la ley para defender el orden y los derechos de terceros afectados. Los últimos años las manifestaciones han crecido en número, cantidad de manifestantes y, sobre todo, se han caracterizado en su mayoría por hechos de violencia que han servido para que la fuerza pública justifique su intervención, a pesar de que no han cesado las denuncias y se ha documentado de que al interior de las marchas se alojan provocadores con la pretensión de generar disturbios que justifiquen la acción del Estado y para descalificar a los manifestantes, que no es un asunto menor.

Cierto que muchas movilizaciones, sobre todo la que han encabezado los jóvenes, se han realizado en la línea de la legalidad e ilegalidad constitucional existente, en cuanto a que en ellas se han afectado a terceros y, diciéndolo en palabras de los dueños de los medios de comunicación y los propios funcionarios del gobierno, han atentado contra el libre tránsito y el orden público.

Sin embargo, no quiero dejar de afirmar que estas maneras no han estado exentas de justificación. Las acciones desarrolladas por los manifestantes han estado enmarcadas en una serie de elementos políticos y decisiones gubernamentales que han orillado a la gente a actuar de esa forma. La acción política del Estado ha afectado a diversos sectores sociales que en mayor o menor medida se han mostrado, no sólo para ejercer su derecho a manifestarse, sino para exigir respuestas puntuales a sus problemas de seguridad, violencia, pobreza y afectación de derechos conquistados. Así han sido las manifestaciones de los estudiantes de las escuelas Normales en su lucha por conservar su derecho a la contratación que históricamente se había tenido y que hoy, para darle entrada al mercado educativo, se ha cancelado para dar paso a los concursos, y por mantener abiertas las escuelas donde estudian y que representan la base angular del normalismo en México.

La lucha por estas causas, que se niegan en la implantación de la Reforma Educativa de Peña Nieto, generó los hechos de Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014, donde murieron personas y desaparecieron 43 estudiantes.

En medio de este escenario, el gobierno del PAN en su momento y ahora el PRI han insistido en la necesidad de regular las manifestaciones para que éstas no se conviertan en problemas de orden público como así ha ocurrido. Por este sendero avanza en Michoacán la iniciativa de reforma a la Constitución del Estado para limitar el derecho a la libre manifestación con medidas que pretenden mediatizar la expresión de la inconformidad. Y no se trata de sólo manifestarse, como lo dije ya párrafos arriba, sino de exigirle al gobierno solución a los asuntos planteados y a la exigencia de detener las medidas económicas y políticas que nos han venido afectando.

La diputada Macarena Chávez Flores del PAN y el diputado Ernesto Núñez del PVEM/PRI son los responsables de esta nueva iniciativa cuyo objetivo es frenar la inconformidad social y de paso legalizar la intervención policial en la acción de los manifestantes en las calles bajo esta pretensión de generar un nuevo marco de regulación de la libertad de expresión y manifestación contenida en la declaración universal de los derechos humanos.

En un país en paz, bajo un gobierno democrático y favorable a la mayoría de los mexicanos, preocupado por la atención al combate a la pobreza y la generación de empleos dignos y bien remunerados lo anterior no estuviera sucediendo. Ni las manifestaciones que se han generado, ni los hechos que nos han denigrado como país, como Ayotzinapa y Nochixtlán, hubieran sucedido sí el gobierno fuera distinto y se dedicara a defender el país y buscar el bienestar de los mexicanos, esto no estaría sucediendo y la derecha no buscara maneras legales de cómo acallar la protesta, como ocurre ahora.

En este momento los diputados de derecha del PRI, el PAN y el PVEM están buscando los votos necesarios para alcanzar la mayoría calificada para lograr que esta iniciativa en tiempos neoliberales sea sancionada y con ello intenten limitar las manifestaciones y buscar con esta posible nueva herramienta reprimir con mayor fortaleza a los manifestantes, lo que sin duda generaría mayor violencia y descomposición política.

En el fondo de todo esto está la profunda crisis del gobierno actual que se acerca a una recesión económica con claras afectaciones sociales en medio de una enorme impopularidad producto de su manifiesta corrupción, impunidad e incapacidad política, junto con un ambiente creciente de violencia e inseguridad.

Los proponentes, son fieles representantes del régimen, son representantes de una visión que desprecia la acción de los que se manifiestan, no sólo por los problemas de todo tipo que les generan, sino además por el tipo de ciudadanos que son. Hay un profundo desprecio por los pobres e indígenas y eso no puede soslayarse de su planteamiento.

Toca a todos detener estas graves intenciones. No podemos confiar en los diputados que se dicen de izquierda porque ya nos han demostrado con creces que cuando se trata de votar por acuerdo político entre partidos, les vale un cacahuate lo que están votando. Esta semana el dictamen tratará de amarrar la mayoría necesaria y depende de los diputados del PRD, PT, MC y Morena que ésta no se alcance. Ya lo veremos. Por lo pronto, es necesario que estemos atentos y hagamos presencia en el Congreso. La manifestación no sólo es un derecho, sino que además, es ahora, más que nunca, una imperiosa necesidad y una expresión del nivel de confrontación social en la disputa por el tipo de país que necesitamos. Si ellos logran avanzar nosotros no debemos retroceder.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Un cúmulo de emociones por lo nuevo que llega

La CNTE y la disputa por la dirección nacional del SNTE

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP