Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Nuestras violencias cotidianas
Miércoles 12 de Octubre de 2016
A- A A+

La violencia tiene múltiples expresiones, Las marchas, tomas de calles y de recintos universitarios es otra vertiente. En este caso, colapsar a la máxima casa de estudios es el objetivo.
La violencia tiene múltiples expresiones, Las marchas, tomas de calles y de recintos universitarios es otra vertiente. En este caso, colapsar a la máxima casa de estudios es el objetivo.
(Foto: TAVO)

Diversas violencias enfrentamos los ciudadanos comunes, quizá quienes defienden, con algo de irracionalidad, manifestaciones y marchas no lo vislumbren, pero muchas personas que no viven de las canonjías, privilegios y excentricidades que el Estado mexicano les dispensa a sindicatos y otras agrupaciones expresan su hartazgo.

La violencia tiene múltiples expresiones. Asesinar mujeres y hombres, basados en la macabra actividad de sicarios “profesionales”, está por convertirse en norma. Las marchas, tomas de calles y de recintos universitarios es otra vertiente. En este caso, colapsar a la máxima casa de estudios es el objetivo.

En México la violencia cotidiana poco parece impactar, pero las estadísticas confirman la preocupación de la ciudadanía. Acorde con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), la percepción de la inseguridad crece. En Michoacán, en Morelia y Uruapan el índice está entre 75.7 y 80.5 de la población de 18 años y más.

Sobre la sensación de inseguridad, en Morelia, de doce sitios considerados, la escuela (75), casa (75), centro comercial (64), automóvil (63.1) y trabajo (58.5), destacan por inseguros, aunque en los otros lugares (parque recreativo, carretera, mercado, transporte público, calles habituales, banco, cajero automático), la inseguridad preocupa.

En Uruapan, ciudad que últimamente es nota preocupante por diversos sucesos de violencia, casa, escuela, automóvil, parque recreativo y trabajo, con índices entre 62.8 y 45.9, son los sitios más inseguros. En los demás lugares, la sensación de inseguridad prevalece, pero los encuestados anotan los primeros como más inseguros.

Debería preocuparnos a todos los ciudadanos que lugares como la casa, escuela, trabajo y automóvil, estén entre los más inseguros, lo que implica que la inseguridad en espacios públicos y privados ha rebasado percepciones y sensaciones individuales y colectivas. Vivimos en sociedades que están naufragando.

Estas sensaciones y percepciones chocan con la costosa propaganda que los gobiernos locales, así como el estatal y el federal, privilegian. La Federación está fallidamente enfrascada en las apariencias de las supuestas “reformas estructurales” que marchan, y que la violencia delincuencial y los rezagos, pobreza, marginación, van a la baja.

A nivel estatal, el sicariato parece tener la palabra. Ejecuciones diarias, asesinatos de mujeres que no terminan, el patriarcado que se recompone, mientras la costosa mercadotecnia cubre ciudades y carreteras para aparentar que se construye “el futuro”, un lugar que la ciudadanía no logra percibir pues vive en la inseguridad.

Hay otras formas de violencia. Por ejemplo, los jóvenes que no estudian ni trabajan (ninis, de quince a 29 años), no encuentran un lugar en una sociedad que excluye cotidianamente. En 2015 la tasa alcanzó 22.1 por ciento, abajo del nivel de la recesión (2007-2009), pero arriba de la media (quince por ciento) de los países de la OCDE.

Igualmente, la corrupción puede ser percibida como otra forma de violencia. Según la OCDE, México es la nación más corrupta de las 34 que forman parte de este organismo. La famosa Casa Blanca presidencial, los 43 normalistas desaparecidos, las acusaciones contra varios gobernadores, son parte de una percepción persistente.

Inseguridad, nini, violencia delincuencial, corrupción, son parte de las percepciones y sensaciones de una ciudadanía que es parte de una sociedad que excluye, margina y violenta cotidianamente. En tanto, los gobiernos construyen falsas percepciones de seguridad pero los pobladores cuestionan su autoridad y desempeño.

La ENSU muestra, para el caso de Morelia y Uruapan, que los ciudadanos desconfían de las policías Estatal, Municipal y Federal. En la primera ciudad, las policías Estatal (33.3) y Preventiva Municipal (37.6), mientras en la segunda, las policías Federal (24.5) y Preventiva Municipal (28.8), son percibidas con “mucha desconfianza”.

Esta desconfianza en la autoridad que debe velar por la seguridad de los ciudadanos, también se refleja en la percepción de efectividad de los gobiernos. En Morelia, el índice alcanza 82.0, y en Uruapan, 71.8, en sentido negativo. Es decir, los ciudadanos coinciden en que ambos gobiernos municipales son un fracaso.

Obviedades. 1. En Morelia y Uruapan, la ENSU identifica que la percepción sobre la delincuencia va de mal en peor. 2. Entre los ninis en México, las mujeres son mayoría y más de la mitad de estas jóvenes son madres. 3. La violencia, inseguridad, colapso financiero, protestas, secuestro de la UMSNH, debería llevar al “nuevo comienzo” a una revisión seria del gobierno y sus funcionarios. 4. La organización Polaris Project detectó en Estados Unidos a mil 300 víctimas de trata de personas, entre mexicanos y centroamericanos. 5. Violencia entre estudiantes y rechazados, y reuniones nada claras de un funcionario del “nuevo comienzo” con rechazados, poco abonan a la solución del secuestro de la UMSNH. 6. CNTE, normalistas, rechazados, la triada cuyo radicalismo fascistoide-comunistoide pretende colapsar la educación pública y el estado como supuesto anuncio de la “revolución” de los jodidos. 7. Académicos de la UMSNH abogan por la solución del secuestro de la UMSNH con el diálogo, pero la pregunta ¿si a la triada fascistoide-comunistoide no le interesa dialogar, qué puerta tocar? 8. Haitianos y africanos en México, varados en la frontera con Estados Unidos, a punto de una crisis humanitaria, mientras el gobierno mexicano juega al papel asignado por el vecino del norte. 9. ¿La gira desesperada? Eso pareció la estancia del “nuevo comienzo” con la diáspora michoacana el fin de semana pasado. 10. Trump en picada y retiro de apoyos de importantes republicanos, mientras Hillary Clinton es sitiada por nuevas revelaciones de WikiLeaks y amenazas de cárcel por usar su cuenta privada de correos para dirimir asuntos gubernamentales, pero repunta once puntos según los más recientes sondeos.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”