Xuchitl Vázquez Pallares
Cómo quisiera que estuvieras aquí…
Jueves 20 de Octubre de 2016
A- A A+

El día de ayer se conmemoró el XLVI Aniversario Luctuoso del General Lázaro Cárdenas del Río. Pero fue sólo una partida física porque murió su cuerpo físicamente hablando, mas sigue vivo en el corazón de miles de mexicanos y en los ideales aún por realizarse.

Cada año acudo al Monumento a la Revolución a rendirle homenaje, es de esas fechas que no se olvidan.

Es importante impedir el olvido de la lucha librada por el pueblo de México por hacer valer sus derechos, por la igualdad y la justicia. Al rememorar la obra del General, irremediablemente evocamos los ideales de la Revolución Mexicana.

Falleció el 19 de octubre de 1970, en mi memoria los hechos se proyectan como si hubiese sido ayer. La enorme tristeza de saber que moriría, el inmenso dolor reflejado en el rostro de mi padre, las vivencias sucediéndose en mi mente como fotografías imborrables. El momento en que llegó mi padre a casa para que lo acompañara a Andes, a la casa del General, donde sería velado.

Recuerdo aún la rabia mezclada con el dolor al llegar a la casona de Andes, en las escaleras vi justo iban saliendo Echeverría y Díaz Ordaz, tenía ganas de gritarles, mi padre me contuvo.

Minutos después, entrando, al ver el féretro, me hizo ver que era real lo que hasta momentos antes sentía yo era una pesadilla. ¿Por qué se mueren los valiosos, los buenos, los que aman al país, los que trabajan para beneficio del pueblo?, ¿por qué la escoria sigue ahí como si nada?, pensaba llena de tristeza.

Y esa tristeza aún la siento, sobre todo cuando veo el campo abandonado, los ríos y mares contaminados, los cerros talados, cuando veo a los indígenas, propietarios originarios de estas tierras sumidos en la pobreza, y lo peor de todo, siendo mal vistos, discriminados, despojados de sus tierras y derechos. Cuando leo las noticias sobre jóvenes y/o periodistas desaparecidos o asesinados, cuando veo la pobreza, cuando veo por doquier tanta injusticia y violencia.

¡Cómo no recordar y rendir honor a quienes dieron su vida por un México sin injusticias, por un México soberano e independiente!

No debemos permitir el olvido de nuestra historia, debemos recordarla, difundirla, analizarla, aprender de ella y recordar que no hay enemigo, por más grande que parezca, que no se pueda vencer; que las ideas son el arma más poderosa.

Usualmente, al pensar en la historia, pensamos sólo en los hechos pasados, olvidando que la historia se hace cada día y que la hacemos todos nosotros.

Generalmente no nos damos cuenta, pensamos que la historia es sólo lo escrito en los libros, olvidamos que la estamos haciendo en el día a día. Los acontecimientos, los actos cotidianos van haciendo la historia. Somos parte de la historia pasada, presente y futura. Somos, nos demos cuenta o no, integrantes de un proceso histórico. No podemos eludir nuestra responsabilidad histórica por lo que pasa actualmente y lo que pasará a futuro.

Si hiciéramos conciencia de lo trascendental de cada uno de nuestros actos, por más pequeños que parezcan, quizá pensaríamos más antes de hacer cualquier cosa.

Lázaro Cárdenas del Río era un ser con consciencia histórica. Tenía un gran conocimiento de nuestra historia, la valoraba y sabía también que el hacer diario conforma la historia de los pueblos.

Recuerdo como si fuera ayer, cuando un día estando en su casa de Andes, me pasó a su estudio y puso a funcionar una grabadora donde se escuchaba la voz del Che Guevara, empezamos a platicar y salió a la plática la importancia de estar conscientes de lo que sucede y de nuestra responsabilidad histórica. “Siempre hay que luchar por lo que uno cree “, me dijo mirándome a los ojos.

¡Cómo no recordar y rendir honor a quienes dieron su vida por un México sin injusticias, por un México soberano e independiente!
¡Cómo no recordar y rendir honor a quienes dieron su vida por un México sin injusticias, por un México soberano e independiente!
(Foto: TAVO)

Se pueden decir muchas cosas del General Cárdenas. Hay mucho escrito sobre él. Mis ojos lo conocieron siendo yo muy niña. En él vi al que mi padre consideraba como a un padre, su amigo, su compañero de luchas. Era un ser muy amado y cercano a él, a nosotros. Nos causó un gran dolor su partida física. Sin embargo, con su muerte aprendí que siguen vivos en nuestro corazón y mente a los que amamos, que siguen vivos los ideales y que son más fuertes que muros y/o metrallas que intenten acabar con ellos.

Él me mostró con sus actos lo que es la amistad y la congruencia en los ideales, imposible no recordarle y rendirle honor.
Le pienso en Apatzingán, en Tacámbaro, en la Huasteca hidalguense, en Coalcomán, donde pacificó a los cristeros. Fue justamente en la Casa Museo Natalio Vázquez Pallares donde se llevaban a cabo las reuniones de pacificación de toda la región.

Le imagino los días anteriores y subsecuentes al acto patriótico y valiente de expropiar y nacionalizar el petróleo.
Su valor y patriotismo son ejemplo a seguir.

Mucho trabajo, luchas y hasta vidas costó implementar el proyecto de nación producto de la Revolución Mexicana, hubo muchos obstáculos, intereses económicos y políticos que se oponían a perder sus privilegios. Obviamente las grandes potencias siempre estuvieron deseosas de recuperar el petróleo mexicano e hicieron siempre todo lo que podían para volver a hacerse de él.

Hicieron todo para volver a hacerse del país y lo lograron sin tirar ni una bala. La Constitución fue violada, alterada y acomodada a gusto y necesidades de los grandes consorcios e intereses totalmente ajenos y distantes a los del pueblo de México.

¡Que diferente es hoy de lo que queríamos que fuera México!

Sin embargo, esto no es motivo para rendirse ni para darse por vencidos. Al contrario, que sea motivo para reforzar esfuerzos, para lograr los anhelos.

Ayer, al entrar a donde están los restos del General Lázaro Cárdenas, buscando esos ojos que tantas veces me sonrieron, le dije: “¡Cómo quisiera que estuvieras aquí!”.

vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…