Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”
Martes 8 de Marzo de 2016

Llamar a la mujer el sexo débil es una calumnia, es la injusticia del hombre hacia la mujer. Si por fuerza se entiende la fuerza bruta, entonces, en verdad, la mujer es menos brutal que el hombre. Si por fuerza se entiende el poder moral, entonces la muj

Mohandas Karamchand Gandhi, Mahatma. Político, pensador y abogado.

A- A A+

Este día -8 de marzo-, se festeja, de nueva cuenta, el Día Internacional de la Mujer, desde hace ya varios años vemos cómo se dan discursos de políticos y políticas, todos señalando la necesidad de luchar por la igualdad, la no discriminación, el respeto y el empoderamiento de las mujeres, discursos, eso son, sólo discursos, vemos cómo a las mujeres les dan el día o se les envía una rosa, se les ofrece un desayuno, todo eso para cumplir con una agenda, todo para salir en la prensa y que se advierta que tal o cual dependencia, de todos los niveles y órdenes de gobierno, están enterados que este día se dedica a sus mujeres.

Todo esto sin ningún tipo de trascendencia y menos aún de compromiso, incluso las propias mujeres, burócratas o no, jóvenes o no, trabajadoras o no, saben que es solamente protocolo, que es una flor en su escritorio, en su mesa o en su casa, que es un día sin actividad laboral, que es un día con pronunciamientos hacia ellas, verán promocionales alusivos al día pero hasta ahí, al día siguiente, mañana 9 de marzo, todo será igual, no me refiero a que tendrán que presentarse a trabajar o que no les llegará una flor, ni un desayuno, todo será igual, seguirán sufriendo y soportando el acoso sexual, seguirán siendo re victimizadas cuando se presenten a denunciar hechos de violencia en su contra, seguirán siendo violentadas en sus derechos de igualdad social, seguirán siendo vistas como objetos ante muchos ojos, incluso por algunas mujeres, seguirán viviendo en una sociedad que les obstaculiza su avance, que las discrimina, que las limita, que pretende frenarlas y pretende venderles una falsa realidad de políticas sociales en pro de su lucha, seguirán esperando que transcurra un año más para poder escuchar los mismos discursos, vivir los mismos festejos y ser testigos de la misma falta de compromiso.

La mujer no necesita que nuestras leyes o nuestras gobernantes las empoderen, la mujer requiere ser respetada, requiere ser dignificada, requiere tener igualdad y gozar plenamente de sus derechos humanos
La mujer no necesita que nuestras leyes o nuestras gobernantes las empoderen, la mujer requiere ser respetada, requiere ser dignificada, requiere tener igualdad y gozar plenamente de sus derechos humanos
(Foto: Cambio de Michoacán)

De ahí la invitación a reflexionar sobre lo que verdaderamente sirve a nuestras mujeres, olvidarse de falsos festejos y emprender verdaderas acciones con causa y fines concretos, respetarlas, dotarlas de herramientas en igualdad de condiciones, dejar de verlas y tratarlas como objetos sexuales o pseudo personas; sin duda el comprometerse a conocer, difundir y respetar sus derechos fundamentales es necesario para dignificar a la mujer, no empoderarla -término de moda en el argot político-, se debe dignificar y reconocer a la mujer… empoderar a la mujer, como si nosotros fuéramos los encargados de dotar de poder a tal o cual género o grupo social o incluso fuéramos los indicados para decidir a quién empoderar; y, en consecuencia, a quiénes desempoderar…
nada más absurdo, la mujer no necesita que nuestras leyes o nuestras gobernantes las empoderen, la mujer requiere ser respetada, requiere ser dignificada, requiere tener igualdad y gozar plenamente de sus derechos humanos y garantías que el derecho convencional y la Constitución les otorga, dotándolas de esto, nuestras mujeres se encargarán de que todo lo demás venga en consecuencia, tendrán el poder que el esfuerzo individual, que la preparación individual, que por sí mismas generen, como todos.

Me consta, porque he vivido muy de cerca la lucha interna de una mujer, he visto como enfrentan sus divorcios, he vivido los abusos de las que son víctimas, he conocido su sufrir y su valentía para levantarse una y otra vez, y seguir adelante; esto debe cambiar, no pueden tener una carga extra de sufrimiento por el solo hecho de ser mujeres en una sociedad que no está preparada para competir con ellas, en una sociedad de falacias y con altos índices de violación a los derechos humanos, la mujer debe dejar de ser solamente festejada en un día internacional, este día debemos reportarles resultados de las acciones tomada en la totalidad del año, este día debe ser consagrado a renovar compromisos y dejar de lado los estigmas sociales o generacionales, debemos enarbolar discursos que reflejen las acciones realizadas no por hacer, resultados no promesas y sobre todo avances y no para recordar lo que ha sufrido una mujer o lo que se merece.

Es sin duda una tarea de todos, la mujer no puede ni debe luchar sola, debemos unirnos con ellas, la lucha de la mujer es también obligación de los hombres, debemos aliarnos a este esfuerzo, pues significa un desarrollo social importante en el que todos saldremos beneficiados y estaremos dejando una sociedad cada vez más preparada para ofertar a nuestros hijos un mejor lugar para vivir.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa