Rafael Mendoza Castillo
Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río
Lunes 24 de Octubre de 2016
A- A A+

El 19 de octubre del presente se cumplieron 46 años de la muerte de Lázaro Cárdenas del Río, motivo por cual le dedico las siguientes reflexiones y, sobre todo, como una batalla entre la memoria y el olvido. Veamos.

Lázaro Cárdenas del Río
Lázaro Cárdenas del Río
(Foto: Especial)

Es incuestionable que el hombre, como ser histórico, práctico y social, se propone alcanzar determinados fines, valores y objetivos en todo movimiento histórico. Así, las masas trabajadoras en 1910 iniciaron una ruptura social-histórica en la estructura existente en ese momento de la sociedad mexicana. Ruptura que les permitió nuevas formas democráticas, que todavía no se consolidan en pleno siglo XXI y, consecuentemente, recuperaron la capacidad política para decidir la marcha histórica del país. Como bien lo señaló Carlos Marx: “Si el hombre es formado por las circunstancias, será necesario formar las circunstancias”.

En los últimos años de la historia nacional (ya no muy nuestra), los mexicanos observamos que en el discurso político del Estado se nota la ausencia del pensamiento progresista y de izquierda del general Lázaro Cárdenas del Río.

No cabe la menor duda de que el Estado mexicano, a través del gobierno, ha venido adoptando un discurso neoliberal y monetarista desde 1982, el cual alejó y aleja de su campo de acción a las clases subalternas que un día le dieron sustento y razón. Esto se traduce en un desplazamiento de la sociedad civil y, por ende, la instalación de una hegemonía al interior del Estado, de fuerzas conservadoras y tecnócratas orientadas por priistas y panistas.

La crisis profunda que vive el país (moral, política, económica y social) nos obliga a la recuperación del pensamiento político más avanzado de nuestros héroes y a la construcción de un contrapoder donde participen fuerzas democráticas, progresistas y de izquierda para enfrentar la clara derechización del país. Esta nueva hegemonía política, desde la sociedad civil, es posible.

En este momento de contradicciones políticas y sociales, en las que el pueblo está poniendo en duda el proyecto de vida nacional que hoy impulsan las clases hegemónicas y los poderes fácticos, encabezados por las cúpulas priistas y panistas, se hace necesaria la recuperación de acciones y pensamientos de nuestros próceres, y dentro de ellas a Lázaro Cárdenas del Río, que este 19 de octubre de 2016 cumplió 46 años de muerto.

El mejor homenaje que se le puede brindar al general Lázaro Cárdenas es no utilizar su memoria en los discursos políticos retóricos, maniqueístas, llenos de simplificaciones y lugares comunes, sino manifestar en la práctica que su pensamiento político, social y cultural es vigente. No es suficiente decir que era un hombre de hechos y de pocas palabras, sino la congruencia entre el pensar, hablar y hacer.

La política de los últimos gobiernos, priistas y panistas ha venido endeudando aceleradamente al país y poniendo en grave peligro la soberanía, la independencia de la nación y las condiciones de vida de la población. Todo esto queda muy alejado del pensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río, cuando afirma: “La autonomía política del país descansa en su plena independencia económica. Para llegar a obtener ésta cabalmente, habría que examinar objetivamente la situación en que se encuentran las finanzas y, en general, la economía del país y disponer de las armas para reiniciar su defensa con insobornable criterio nacionalista”.

En los últimos años hemos visto la existencia de un monopolio sobre los medios de comunicación, especialmente Televisa y TV Azteca, quienes manejan un información enajenante, más acorde con la lógica del capital transnacional y nacional. Todo ello con el visto bueno del gobernante en turno.

El general Lázaro Cárdenas pensaba distinto a lo anterior: “Más grave aún que la penetración del capital norteamericano, si cabe, es la inevitable consecuencia, de que para consolidar su posición extiende su influencia, como la mala hierba, hasta los centros e instituciones de cultura superior, pugnando por orientar en su servicio la enseñanza y la investigación y, asimismo, se introduce en las empresas que manejan los medios de información y comunicación, infiltrando ideas y normas de conducta tendientes a desnaturalizar la mentalidad, la idiosincrasia, los gustos y las costumbres nacionales y convertir a los mexicanos en fáciles presas de la filosofía y las ambiciones del imperialismo norteamericano”.

Los últimos gobiernos, dado el modelo neoliberal que practican, han permitido que unos cuantos se enriquezcan, negando con estos hechos los postulados fundamentales, ahora olvidados por los gobiernos priistas y panistas, de la Revolución Mexicana. Este fenómeno lo veía con mucha claridad el general Lázaro Cárdenas cuando afirma: “La concentración de la riqueza no es, por cierto, una meta de la Revolución Mexicana y, sin embargo, es necesario reconocer que es un fenómeno en proceso ascendente”.

En otro orden de ideas, el general Cárdenas observó, al interior del sindicalismo oficial, que éste se alejaba cada vez más de los intereses de los trabajadores agremiados y que el Estado los ha sometido a su órbita de poder para que la explotación patronal se acelere. Por este motivo, el general habla de la inoperancia de los sindicatos: “Como organizaciones de resistencia, debido en parte a la abatimiento del ejercicio de la democracia interna y, también, a la inacción de sus dirigentes”.

El general Lázaro Cárdenas nunca utilizó el monopolio de la fuerza legítima del Estado para golpear al pueblo, como sí lo hizo el asaltante del poder, Felipe Calderón, cuando se autonombró el dueño del monopolio del poder, pensando que él era el fundamento del mismo al declarar una guerra en contra del narcotráfico, misma que todavía produce miles de muertos, y también Díaz Ordaz y Luis Echeverría en 1968 y 1971 respectivamente; antes bien el general entendía que “el problema de la juventud es de conciencia y que si lo manifiesta en actos desesperados es por su violenta inconformidad con un mundo en que conviven, impunemente, la opulencia y los privilegios de unos cuantos”.

Se observa que él eligió la racionalidad crítica y la ética crítica en la acción política constituyente y nunca la política de la fuerza, que hoy practica el prianismo en el poder al reprimir el normalismo y el magisterio democrático.

El pensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río se agiganta hoy, cuando los intereses norteamericanos, económicos y financieros, someten a los países latinoamericanos. Él se opuso desde su trinchera ideológica nacionalista a que esos recursos del imperialismo fueran utilizados para explotar y oprimir a los pueblos, para ejercer presiones políticas o económicas. Sus ideas avanzadas se oponían a que los pueblos se convirtieran en socios menores de los monopolios.

Nunca olvidó, porque tenía memoria histórica, a los pueblos indígenas y, en los últimos días de su vida, se quejaba de que aún vivían y viven en un estado de atraso y de abandono y que continúan siendo objeto de explotación. Murió pensando que la Revolución Mexicana no reñía con el socialismo. Que la educación debe corresponder a las necesidades del desarrollo independiente y acabar con el burocratismo de las organizaciones campesinas. Deseo terminar estas palabras con un pensamiento más de Lázaro Cárdenas del Río: “No los olvidaré, al menos mi tiempo tengo para darles”. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción